El Cardenal Walter Kasper sostiene que hay quienes buscan un nuevo cónclave

El teólogo alemán favorito del Papa, el cardenal Walter Kasper, ha declarado que hay “personas” que intentan a aprovechar la crisis de los abusos sexuales en la Iglesia para forzar la abdicación del Papa y convocar un nuevo cónclave. En declaraciones a la red alemana ARD, el  Cardenal sostuvo:

 “¿Qué quiere que le diga, es obvio?… que los católicos estén queriendo otro Papa me parece evidente, lamentablemente.

Y añadió:

“Hay personas que simplemente no quieren este pontificado. Quieren que se termine lo antes posible para lograr un nuevo cónclave. Quieren que vayan incluso a su favor, por lo tanto, habrá un resultado que se adapte a sus ideas”

Pero las declaraciones no quedaron meramente en el ámbito alemán. El día 18 de este mes, agregó ante el Corriere della sera:

– “Lo que sucede está a los ojos de todos: las razones las conocéis mejor que yo. Algunos me contestan con que es la doctrina; otros, sus juicios sobre las cuestiones sociales; la pobreza, los inmigrantes, el capitalismo financiero. Y además de la oposición conservadora, está la progresista: católicos que quizás contaban con que concediese el sacerdocio a las mujeres u otra cosa… Todos los Papas han sufrido oposiciones: Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI… Cada Papa debe afrontar críticas; es normal. Pero esta vez, con Francisco, la oposición me parece más intensa”.

Algunos dicen que está preparando el terreno, porque algo huele mal en Roma… Es que en el mes de Febrero próximo, el Papa ha convocado a las cúpulas de las conferencias episcopales de todo el mundo para tratar el tema de la crisis sexual en la Iglesia. Es entonces cuando Kasper piensa que los descontentos con el Papa se mostrarán más fuertemente, de ambos bandos, poniendo en riesgo –agrega él– el pontificado de Francisco.

¿Será cierto? Pues no lo sabemos, pero no sería improbable que, en el próximo cónclave se profundizara la “grieta” eclesiástica. Por otra parte, si se refiere a algo real, a una verdadera conjura con planes, estrategias, coordinación y movimientos en la sombra, resulta de todo punto irresponsable y temerario que un príncipe de la Iglesia haga semejante acusación sin ofrecer un solo nombre y un solo dato.

Y es que, a diferencia de esta ‘conjura fantasma’, Benedicto XVI se enfrentó a un complot absolutamente real en el que, por cierto, estaba implicado el propio Kasper junto con el belga Godfried Danneels, el holandés Ad van Luyn, el alemán Karl Lehmann, el italiano Achille Silvestrini, los británicos Basil Hume y Cormac Murphy-O’Connor, José Policarpo y el ucraniano Lubomyr Husar. Sí, hablamos de la Mafia de San Galo, llamada así en tono jocoso por el propio Danneels, que recibe su nombre de la diócesis suiza de San Galo donde se reunían de forma regular. Por eso es posible que el de Kasper sea un caso de lo que los psicólogos llaman ‘proyección’, ver en los demás impulsos que siente uno mismo. En cuanto a que fuera o no eficaz, nada podemos decir, salvo que Benedicto XVI sigue vivo y ya no es Papa.

No deja de ser curioso que teólogos y prelados que se han pasado décadas en oposición apenas disimulada -o nada en absoluto- a los pontífices anteriores muestren un súbito entusiasmo por una interpretación totalitaria del primado petrino, tachando cualquier crítica o disenso de “conspiración“.

 

Fuentes

http://www.quenotelacuenten.org/2019/01/19/cisma-en-puerta-el-cardenal-kasper-habla/
https://infovaticana.com/2019/01/21/el-cardenal-kasper-denuncia-una-conjura-para-deshacerse-del-papa/
https://cruxnow.com/vatican/2019/01/16/german-prelate-says-papal-enemies-want-a-new-conclave/