El Cardenal Napier pone en su sitio a James Martin: “No existen los católicos LGTB”

Infocatolica / Aciprensa.- El Cardenal Wilfrid Fox Napier, Arzobispo de Durban en Sudáfrica, respondió al polémico sacerdote jesuita James Martin, que alentó a incluir el término “católicos LGBT” (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) en los documentos de la Iglesia.

A través de Twitter, el 4 de octubre Martin criticó a “quienes objetan el término ‘católicos LGBT’ porque es de alguna forma divisivo reconocer a grupos distintos dentro de la Iglesia”.

Traducción del Tweet de James Martin, SJ:

Para aquellos que se oponen al término “católicos LGTB” porque es algo divisivo reconocer grupos distintos dentro de la Iglesia. Nosotros hablamos, p.e, de “católicos latinos” y “jóvenes adultos católicos” sin objeción. “católicos LGTB” son simplemente otros miembros del Cuerpo de Cristo.

Traducción del Tweet del Cardenal Napier:

La cuestión es: ¿Por qué definir a la gente por su inclinación, o preferencia o práctica sexual? ¿Especialmente cuando va en contra de la Naturaleza, la Ley, la Tradición y la Enseñanza de la Iglesia?

Traducción del Tweet de James Martin, SJ:

Su Eminencia: No se trata tanto de cómo se les define como de reconocerles como miembros del Cuerpo de Cristo. Este grupo particular en nuestra Iglesia (como otros grupos: católicos latinos, p.e) necesitan un nombre. Y el nombre que ellos prefieren es LGTB. Para la mayoría no es tanto una “ideología” como un nombre.

Traducción del Tweet del Cardenal Napier:

Una vez que usas las palabras: “Tienen derecho a”, y no estableces la fuente de ese derecho, estás invocando una ideología, ¿verdad? Después de todo, no revelas su fuente o autoridad. ¿Es de Dios, de las Escrituras, de la enseñanza de la Iglesia o de algún grupo de presión de las Naciones Unidas?

Ese mismo día, en el Sínodo de los jóvenes en el Vaticano, el Arzobispo de Filadelfia (Estados Unidos), Mons. Charles Chaput, dijo que “‘LGBTQ’ y un lenguaje similar no se deben usar en los documentos de la Iglesia, porque su uso sugiere que estos son grupos reales y autónomos, y la Iglesia simplemente no categoriza a las personas de esa manera”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *