El Cardenal Kasper afirma que el grupo de San Galo ni conspiró ni habló sobre futuros Papas

El cardenal Walter Kasper estuvo seguro de la candidatura del cardenal Bergoglio sólo después de una reunión de aproximadamente 15 cardenales llevada a cabo el 11 de marzo, un día antes que comenzara el cónclave del 2013. La reunión es mencionada en el libro de Gerald O’Connell, The Election of Pope Francis [La elección del papa Francisco].

Sin embargo,  en un artículo publicado por el sitio web LifeSiteNews.com, Kasper subraya que este grupo no era lo suficientemente grande como para elegir a Bergoglio como el nuevo Papa y que «no hubo ninguna red de trabajo» durante el cónclave.

Kasper condena las «estúpidas sospechas«, «la manipulación» y las «teorías conspirativas» que han surgido en torno a la elección de Bergoglio y destaca que el grupo de San Galo deliberó sobre experiencias y perspectivas pastorales, no sobre candidatos para un futuro cónclave.

Es por eso que él califica de «totalmente erróneo» el comentario del recientemente fallecido cardenal Daneels sobre una mafia que conspiró en San Galo, afirmando que el grupo se reunió solamente hasta el 2006.

Muchos miembros del clero, encuentran sin embargo, respuesta a muchas interrogantes gracias a las declaraciones de Daneels. El obispo jubilado René Gracida (95 años de edad), de la diócesis de Corpus Christi) está convencido que la elección de Francisco en el 2013 fue inválida, a causa de la mencionada conspiración, llevada a cabo por la denominada “mafia de San Galo”, que primero trató de impedir la elección del cardenal Ratzinger y luego conspiró para provocar su renuncia, con el fin de elegir a Jorge Bergoglio.

“No hay duda de que hubo una conspiración durante más de 20 años desde comienzos de la década de 1990”, dijo Gracida, recordando que la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis, promulgada en 1996, amenaza con la excomunión a los que tratan de manipular un cónclave.

Gracida redactó sus conclusiones y las envió a un cierto número de cardenales, pero [no es sorprendente que] nunca recibió una respuesta.

Es necesario destacar que fue el propio cardenal Daneels, quien hiciera público el complot durante una entrevista llevada a cabo el 24 de Septiembre del 2015, admitiendo la existencia de la «Mafia de San  Galo» (algo que ya se rumoreaba en la prensa especializada).   Sin embargo, el cardenal Kasper jamás se atrevió a contradecirle, por lo menos públicamente, hasta ahora, después de su fallecimiento.