De Cervantes a los emoticones…