Conozca a la orden de Las Hermanitas con síndrome de Down

En marcado contraste con un mundo que prefiere hacerlas de lado o, lo que es peor aún, de eliminarlas, encontramos en un tranquilo y discreto lugar de Francia a  Las Hermanitas Discípulos del Cordero, una orden religiosa católica para mujeres con Síndrome de Down.

Siguiendo el “Pequeño Camino” de Santa Teresa de Lisieux, estas pequeñas flores llevan una vida sencilla de oración, trabajo, sacrificio y adoración. Bajo la guía de Hermanas que no tienen Síndrome de Down, aprenden a trabajar y rezar en la tradición de San Benito, cumpliendo su vocación religiosa tal como Dios los ha llamado, a pesar de las limitaciones que puedan tener.

Los orígenes de la comunidad se remontan hace algunos años atrás, luego de la reunión entre dos jóvenes mujeres, la Madre Priora Line y la pequeña Veronique, una niña con síndrome de Down. La Madre Priora Line reconoció en Veronique una verdadera vocación a la vida religiosa, pero sabía que sería poco probable que alguna comunidad existente estuviera equipada para aceptarla y guiarla en su vocación.

Poco después y justamente por aquella razón, la orden de las Hermanitas Discípulos del Cordero se establecería en el pueblo de Buxeuil, en la diócesis de Tours, en 1985 tras el estímulo del científico cuya investigación descubrió la anomalía cromosómica, Trisomía 21, que causa el Síndrome de Down, el profesor Jerome Lejeune, Siervo de Dios.

En 1990, el grupo fue canónicamente reconocido como una asociación pública por el Arzobispo de Tours y se convirtió en un instituto religioso de vida contemplativa en 1999.

El Instituto de las Hermanitas Discípulos del Cordero es una orden contemplativa y ofrece a las jóvenes con síndrome de Down la oportunidad de cumplir su vocación religiosa. Este logro solo es posible porque es apoyado por Hermanas sin Síndrome de Down que respondieron un llamado al amor, dedicándose a Dios con sus hermanas pequeñas discapacitadas para formar una sola comunidad.

Es una vocación única dentro de la Iglesia. Juan Pablo II testificó que toda la vida es preciosa a los ojos de Dios. (Encíclica Evangelio de la vida – Juan Pablo II). La Iglesia, al reconocer el Instituto, recomendó específicamente que la Comunidad no estuviese vinculada a ninguna Orden o Congregación existente. Ella les pidió a las Hermanas que busquen hacer su camino adaptándose a la discapacidad de las Hermanitas.

Después ver esto, ¿a quien la cabe duda de que Cristo siempre, es y será la verdadera luz del mundo?

Fuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *