Cómo memorizar fácilmente las Letanías a la Virgen María

Desde aproximadamente el siglo XVI, los fieles y devotos del Santo Rosario, la han honrado con la recitación de las Letanías de la Virgen, también conocidas como Letanías de Loreto, (el lugar donde tuvieron origen, Loreto, Italia) que son una recolección de los más hermosos títulos con la Santa Iglesia Católica ha ido reconociendo sus virtudes y agradeciendo los múltiples favores que por medio del rezo del Santo Rosario, ha obtenido de Dios para sus devotos.

Si bien es cierto, todos podemos memorizar los Misterios de cada día y no tenemos problemas con oraciones básicas como el Padre Nuestro y el Avemaría, la figura es muy distinta cuando se trata de las Letanías. De esto trata justamente la presente entrada del blog. Una forma  sencilla de facilitar el aprendizaje de las Letanías.

Adicionalmente siguiendo el siguiente enlace, puedes saber el significado de las invocaciones de la Letanías a la Virgen María.

Quizás la mejor forma de memorizar las Letanías, es dividiéndolas en diversos grupos según sus características principales. Esto nos da un total de diez grupos: Dios padre y Dios Hijo, las tres personas de la Trinidad, el título “Santa”, el título “Madre”, el título “Virgen”, el grupo “Doméstico”, el grupo “Místico”,  el grupo de los “beneficiados”, el grupo “Reina”, y el grupo de las  “Glorias”

Primer grupo: Dios padre y Dios Hijo

Las Letanías comienzan con cinco invocaciones a Dios padre y a Dios Hijo pidiendo piedad y que escuchen nuestras súplicas. En total son cinco invocaciones.

  • Señor, ten piedad, Señor, ten piedad
  • Cristo, ten piedad, Cristo, ten piedad
  • Señor, ten piedad, Señor, ten piedad
  • Cristo, óyenos, Cristo, óyenos
  • Cristo, escúchanos, Cristo, escúchanos

Segundo grupo: Las tres personas de la Trinidad

Luego se prosigue con una sección dedicada  a las tres personas de la Santísima Trinidad, misma que es bastante fácil de memorizar. En total son cuatro invocaciones.

  • Dios, Padre celestial, Ten piedad de nosotros.
  • Dios, Hijo, Redentor del mundo, Ten piedad de nosotros.
  • Dios, Espíritu Santo, Ten piedad de nosotros.
  • Santísima Trinidad, un solo Dios, Ten piedad de nosotros.

Tercer grupo: El título “Santa”

Aquí comienza realmente la recitación de los títulos marianos relacionados con el testimonio bíblico de su Santidad (Lucas 1:38)  y de su perpetua virginidad. Conforman un total de tres invocaciones. Como ayuda mnemotécnica, fíjese en la estructura de estas tres invocaciones: Santa, Madre y Virgen, pues los siguientes dos grupos seguirán esta misma secuencia.

  • Santa María, ruega por nosotros 
  • Santa Madre de Dios, ruega por nosotros 
  • Santa Virgen de las Vírgenes, ruega por nosotros 

Cuarto grupo: El título “Madre”

Este es el grupo más largo de todos, pero esto no quiere decir que sea difícil. Son un total de trece invocaciones. Recuerde a Cristo y a sus doce apóstoles.

  • Madre de Cristo, ruega por nosotros
  • Madre de la Iglesia, ruega por nosotros
  • Madre de la divina gracia, ruega por nosotros
  • Madre purísima, ruega por nosotros 
  • Madre castísima, ruega por nosotros 
  • Madre siempre virgen, ruega por nosotros 
  • Madre inmaculada, ruega por nosotros 
  • Madre amable, ruega por nosotros 
  • Madre admirable, ruega por nosotros
  • Madre del buen consejo, ruega por nosotros
  • Madre del Creador, ruega por nosotros
  • Madre del Salvador, ruega por nosotros 
  • Madre de Misericordia, ruega por nosotros

Quinto grupo: El título “Virgen”

Este grupo corresponde a las virtudes de María Santisima, comenzando con la “prudencia”, la principal de todas. Son un total de seis las invocaciones que honran las Virtudes se la Santísima Virgen.

  • Virgen prudentísima, ruega por nosotros
  • Virgen digna de veneración, ruega por nosotros
  • Virgen digna de alabanza, ruega por nosotros
  • Virgen poderosa, ruega por nosotros
  • Virgen clemente, ruega por nosotros
  • Virgen fiel, ruega por nosotros

Sexto grupo: El grupo “Doméstico”

Llamado así pues hacen referencia a objetos que encontramos en nuestros hogares. Bueno, casi todos, pero es de gran ayuda mnemotécnica dividirlos así. Son un total de seis invocaciones.

  • Espejo de justicia, ruega por nosotros
  • Trono de la sabiduría, ruega por nosotros
  • Causa de nuestra alegría, ruega por nosotros
  • Vaso espiritual, ruega por nosotros
  • Vaso digno de honor, ruega por nosotros
  • Vaso de insigne devoción, ruega por nosotros

Séptimo grupo: El grupo “Místico”

Aquí puede emplear un poco la imaginación. Puede servirle como ayuda nemotécnica el visualizar este grupo de siete títulos místicos de la siguiente manera: María, le lleva una rosa al rey David, que se haya en una torre, la torre está hecha de marfil y protege la casa hecha toda de oro. Dentro de la casa esta el Arca de la Alianza y al lado de ella hay una puerta que lleva al Cielo, desde la que se puede apreciar la estrella de la mañana.

  • Rosa mística, ruega por nosotros
  • Torre de David, ruega por nosotros
  • Torre de marfil, ruega por nosotros
  • Casa de oro, ruega por nosotros
  • Arca de la Alianza, ruega por nosotros
  • Puerta del cielo, ruega por nosotros
  • Estrella de la mañana, ruega por nosotros

Octavo grupo: El grupo de los “beneficiados”

Este grupo se compone de cuatro invocaciones en las que se nos habla de quienes se benefician de los favores de María Santísima. Como ayuda nemotécnica imagínese a nuestra Señora caminando por el pasillo de un hospital. En una habitación se hallan los enfermos, en otra los pecadores, luego los afligidos, todos los cristianos.

  • Salud de los enfermos, ruega por nosotros
  • Refugio de los pecadores, ruega por nosotros
  • Consoladora de los afligidos, ruega por nosotros
  • Auxilio de los cristianos, ruega por nosotros

Noveno grupo: El grupo “Reina”

Este es el grupo teológico e histórico. Estos grupos siguen una progresión clara: El Cielo (ángeles) El Antiguo Testamento (patriarcas y profetas), Nuevo Testamento (Apóstoles) y finalmente la historia de la Iglesia: mártires, confesores, vírgenes, todos ellos Santos. Son un total de ocho invocaciones.

  • Reina de los Ángeles, ruega por nosotros
  • Reina de los Patriarcas, ruega por nosotros
  • Reina de los Profetas, ruega por nosotros
  • Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros
  • Reina de los Mártires, ruega por nosotros
  • Reina de los Confesores, ruega por nosotros
  • Reina de las Vírgenes, ruega por nosotros
  • Reina de todos los Santos, ruega por nosotros

Décimo grupo: El grupo de las  “Glorias”

Finalmente el grupo que refleja las principales doctrinas marianas: La Inmaculada Concepción y la Asunción. Desde allí, el Cielo, ella nos ha regalado el Santísimo Rosario, mismo que debemos procurar rezar en familia, para alcanzar la paz (como lo prometiese nuestra Señora en Fátima). Son un total de cinco invocaciones.

  • Reina concebida sin pecado original, ruega por nosotros
  • Reina asunta a los Cielos, ruega por nosotros
  • Reina del Santísimo Rosario, ruega por nosotros
  • Reina de la familia, ruega por nosotros
  • Reina de la paz. ruega por nosotros
Conclusion

La práctica hace al maestro reza el dicho. Memorizar un texto tan largo como el correspondiente a las Letanías de la Virgen, no es tarea fácil. Procure practicar a diario tomando pequeños grupos cada vez. Quizás sea un buen consejo es de escribir una pequeña tarjeta que le ayude a recordar los grupos. Con la práctica, podrá en breve, recitar la Letanías de la Virgen sin necesidad de quitar la mirada de aquella imagen a la que le tiene tanta devoción.

 

Fuentes

http://www.catholicstand.com/how-to-memorize-the-litany-of-loreto/
Traducido y adaptado por Proyecto Emaús

Dejar una respuesta