Cómo bendecir la Corona de Adviento

En algunas parroquias o colegios aún se organiza la bendición de las coronas de Adviento. Si no se pudo asistir a estas celebraciones, o en su parroquia ya no se llevan a cabo, la puede bendecir ya sea el papá o la mamá con la siguiente oración:

Guía: Señor Dios bendice con tu poder nuestra Corona de Adviento para que, al encenderla, despierte en nosotros el deseo de esperar la venida de Cristo practicando las buenas obras, y para que así, cuando Él llegue, seamos admitidos al Reino de los Cielos. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Todos: Amén.

La siguiente es una fórmula de bendición comunitaria para los sacerdotes.

Guía: Al comenzar este nuevo Año Litúrgico, vamos a bendecir, como comunidad cristiana, esta Corona con que inauguramos también el tiempo de Adviento. Sus luces nos recuerdan que Jesucristo es la LUZ DEL MUNDO. Su color verde significa la vida, nuestra vida de la gracia, y la esperanza de ser mejores y unirnos más como comunidad.

Todos: Por eso, al Ir encendiendo, Domingo tras Domingo, los cirios de la corona, debemos significar nuestra gradual preparación para recibir la luz de Navidad: Jesucristo, Nuestro Señor, que viene para salvarnos.

Guía: Démosle gracias a Dios por esta corona, pero especialmente porque nos permite estar reunidos, como comunidad, para darle gracias y bendecirlo.

Todos: Te damos gracias, señor, porque siempre estás con nosotros en el camino de la vida y porque nos ayudas a bendecirte y a tenerte presente cada día. Te damos gracias por nuestra convivencia comunitaria y por esta corona de adviento que hoy queremos bendecir, o sea, que queremos ponerla en tu nombre para que sea el centro de nuestra oración y reflexión comunitaria.

Escucha, pues, padre bueno, nuestras súplicas: bendice, esta corona de adviento, y al bendecirla, bendícenos también a nosotros como comunidad, danos tu paz, tu amor y tu unidad. ayúdanos a vencer las tentaciones. no nos dejes caer en el pecado que nos aparta de ti. antes bien, ayúdanos a preparar la venida de tu hijo jesucristo, luz del mundo, para que ilumine toda nuestra vida y nos guíe por el camino de la verdad y del bien, el que vive y reina contigo, en la unidad del espíritu santo, por los siglos de los siglos. amén.

(Se rocía la corona con agua bendita… y se enciende la primera vela…).

Guía: Si encendemos una vela es porque queremos alumbrar, porque queremos tener una señal que pueda ver el que viene hacia nosotros. Es un signo externo de nuestra disposición interior de esperanza.

Todos: Por eso, en este Tiempo De Adviento, seguiremos con atención y con buena disposición, las enseñanzas de la palabra de Dios en las lecturas dominicales; y nos prepararemos, de todo corazón, para la venida del Señor a nuestra comunidad parroquial, a nuestra familia y a nuestra vida personal.

Guía: Su venida histórica, que recordamos cuando el Hijo de Dios nace como Hijo de María, como Hombre para habitar entre los hombres; su venida litúrgica en cada Eucaristía, en su Palabra y en la Comunión; y su venida escatológica, que esperamos con viva fe, al final de los tiempos.

Todos: Por Eso, encender una vela tiene sentido en la medida en que, personal, familiar y comunitariamente, nos dispongamos a recibir al Hijo De Dios, a Nuestro Señor Jesucristo, que viene a nosotros para salvarnos.

Guía: Cristo, en su Evangelio, nos invita a “Velar y a estar preparados, porque no sabemos cuando llegará el momento”.

Todos: por eso, nos comprometemos a prepararnos, en familia, a través del perdón, de la comprensión y del amor entre esposo y esposa; entre padres e hijos; entre hermanos y hermanas; y entre amigos y compañeros.

Nos comprometemos, también, a manifestar nuestro cariño y buena voluntad para con los amigos y vecinos sobre todo, estando dispuestos a prestar ayuda si alguien necesita de nosotros, de nuestro tiempo, de nuestro servicio y de nuestras cosas.

Y le pedimos a Dios, Nuestro Señor, su gracia y su fuerza para cumplir fielmente estos propósitos. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *