La mayoría de los círculos menores del sínodo están a favor de los sacerdotes casados ​​y diaconisas


(CNA / Infocatolica) Al menos cuatro de los 12 grupos de trabajo distribuidos lingüísticamente en el sínodo amazónico, proponen abiertamente la ordenación de hombres casados ​​al sacerdocio en informes resumidos publicados por el Vaticano el viernes, y la mayoría de los grupos de discusión expresaron su apertura a la idea.

«Le pedimos, Santo Padre, que acepte, para la región de la Amazonía Panamericana, hombres al ministerio sacerdotal y mujeres al diaconado, preferiblemente indígenas, respetados y reconocidos por su comunidad, incluso si ya tienen una familia constituida y estable, a fin de asegurar los sacramentos que acompañan y sostienen la vida cristiana de la comunidad», afirmó en su informe el 18 de octubre el grupo de lengua portuguesa A, moderado por el obispo Jesús María Cizuarre Berdonces de Bragança do Pará.

El Vaticano publicó informes resumidos en español y portugués de los 12 «circoli minori» (Círculos menores) del sínodo del Amazonas, pequeños grupos de discusión del sínodo divididos por idioma: cinco en español, cuatro en portugués, dos en italiano y uno en inglés / francés.

Los cuatro grupos de discusión portugueses expresan su apertura a la posibilidad de la ordenación del viri probati, un término que se refiere a hombres maduros y casados, en áreas remotas de la Amazonía para el sacerdocio.

El grupo B de lengua portuguesa resumió en su informe: “La ordenación del viri probati se consideró necesaria para Panamazonía. Los hombres casados ​​candidatos a la ordenación, después de un fructífero diaconado, deben cumplir los siguientes criterios, entre otros: vida de oración y amor a la Palabra de Dios y a la Iglesia, vida eucarística que se ve reflejada en una vida de donación y  servicio, experiencia comunitaria y espíritu misionero».

El grupo portugués moderado por el arzobispo Pedro Brito Guimarães de Palmas propuso que la implementación de la ordenación de los hombres casados ​​como sacerdotes podría delegarse en las conferencias de los obispos en la región o confiarse a los obispos locales.

El primer grupo italiano señaló que había preocupación entre algunos padres sinodales de que la propuesta de sacerdotes casados ​​en el Amazonas tendría implicaciones para la Iglesia en otras regiones del mundo.

«Otros padres sinodales creen que la propuesta concierne a todos los continentes, que podría reducir el valor del celibato o hacer que se pierda el impulso misionero de servir a las comunidades más distantes. Creen que, en virtud del principio teológico de la sinodalidad, el tema debe colocarse ante la opinión de toda la Iglesia y, por lo tanto, sugerir un Sínodo universal a este respecto«, afirmó el informe del grupo italiano A.

La mayoría de los grupos de habla castellana también expresaron su apoyo abierto a las alternativas ministeriales para las mujeres, incluidas las diaconisas.

«Dada la tradición de la Iglesia, es posible reconocer el acceso de las mujeres a los ministerios existentes del lectorado y el acólito, así como el diaconado permanente», grupo en español C, moderado por el obispo Jonny Eduardo Reyes Sequera, vicario apostólico de Puerto Ayacucho, declaró.

El grupo de lengua castellana E, sin embargo, declaró que estaba en contra de la ordenación de las diaconisas, pero propuso en cambio otra alternativa ministerial para las mujeres. Este grupo de idiomas es moderado por el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga de Tegucigalpa.

Los italianos que participaron en el sínodo amazónico propusieron en su informe el desarrollo de un «Rito amazónico» que abriría un camino para los sacerdotes casados ​​y las diaconisas.

El grupo, moderado por el cardenal Luis Francisco Ladaria Ferrer, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dijo que la creación de un «Rito amazónico» expresaría el patrimonio litúrgico, teológico, disciplinario y espiritual de la cultura local.

 

Resumen de la cuestión por Círculos

Círculo italiano A, cuyo relator es el P. Darío Bossi y está moderado por Mons. Flavio Giovenale, indicó en su relación que es posible ordenar hombres casados en la Amazonía pero proponen que el tema se discuta universalmente en un futuro evento eclesial.

Círculo italiano B, cuya relator es Mons. Filippo Santoro y está moderado por el Cardenal Luis Ladaria Ferrer, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, propuso la creación de un «Rito amazónico» que permita «desarrollar bajo el aspecto espiritual, teológico, litúrgico y disciplinar la riqueza singular de la Iglesia Católica en la Amazonía». Este grupo se abre de manera más discreta hacia la posibilidad de ordenar hombres casados y diaconisas, aunque no lo menciona directamente.

Círculo portugués A, cuyo relator es Mons. Neri J. Tondello y está moderado por Mons. Jesús Cizaurre Berdonces, propone abiertamente el sacerdocio de hombres casados y la ordenación de diaconisas.

«Además de los ministerios de lector, acólito, diácono permanente, ministerio de la palabra, ministerio del bautismo, entre otros, pedimos al Santo Padre que admita para la región Panamazónica hombres al ministerio presbiteral y mujeres al diaconado, de preferencia indígenas, respetados/as y reconocidos/as por su comunidad, que ya tienen una familia constituida y estable, con la finalidad de asegurar los sacramentos que acompañan y sustentan la vida cristiana de la comunidad».

Círculo portugués B, cuyo relator es Mons. Evaristo P. Spengler y está moderado por Mons. Pablo Brito Gumaraes, también propone abiertamente la ordenación de hombres casados y de diaconisas.

«Fue considerada como necesaria para la Panamazonía la ordenación de los viri probati. Los hombres casados candidatos a la ordenación, luego de un fecundo diaconado deben responder a los siguientes criterios, entre otros: vida de oración y amor a la Palabra de Dios y a la Iglesia, vida eucarística que se refleje en una vida de donación y de servicio, vivencia comunitaria, espíritu misionero»

 

«En la implementación de la ordenación de los viri probati presentamos dos caminos para la región Panamazónica: 1) Delegar a las conferencias episcopales presentes en la Panamazonía la implementación de este ministerio. 2) Confiar a los obispos la realización de esta experiencia», indicaron.

 

«Dada la presencia decisiva de las mujeres en la historia de la salvación, como María en la misión de la Iglesia, de las santas, doctoras y consejeras de Papas, dado que la presencia de las mujeres es decisiva en la vida y en la misión de la Iglesia en la Amazonía y que el Concilio Vaticano II restauró el diaconado permanente para los hombres –porque es bueno y útil para la Iglesia– juzgamos que ese mismo argumento es válido para crear el diaconado para las mujeres en la Iglesia en la Amazonía».

Círculo portugués C, cuyo relator es Mons. Vilson Basso y está moderado por Mons. José B. Da Silva, también solicita la ordenación de hombres casados.

«En la dimensión pastoral misionera, destacamos la necesidad de conversión personal y pastoral, de recuperar la centralidad de la palabra y la Eucaristía, de profundizar en el tema de la ministerialidad y las varias posibilidades en relación al diaconado, viri probati, mujeres, sacerdotes casados, del protagonismo de los laicos, resaltando a las mujeres».

Círculo portugués D, cuyo relator es Mons. Wilmar Santin y está moderado por Mons. Alberto Taveira Correa, reafirma el valor del celibato, y considera que el tema de los viri probati y de las diaconisas debe ser discutido y profundizado.

«Reafirmamos el valor del celibato y la necesidad de un mayor empeño en la pastoral vocacional. Consideramos esencial la valoración de los ministerios existentes y las instituciones de nuevos ministerios conforme a las necesidades»

 

«Las escucha realizada previamente en el Sínodo manifestó el deseo de conferir la ordenación presbiteral a los viri probati, así como el ministerio de la diaconía para las mujeres. Esos dos puntos piden una posterior maduración y profundización».

Círculo español A, cuyo relator es Mons. José Luis Azuaje Ayala y está moderado por el Arzobispo Primado de México, Cardenal Carlos Aguiar Retes, no se pronuncia sobre los viri probati o las diaconisas pero señala que «se hace necesario que en una Iglesia Sinodal la mujer asuma responsabilidades pastorales y de dirección, debe haber un reconocimiento de la mujer en la Iglesia a través de la ministerialidad; por ello se propone que se realice un Sínodo dedicado a la identidad y servicio de la mujer en la Iglesia donde las mujeres tengan voz y voto».

Círculo español B, cuyo relator es Mons. Francisco J. Múnera Correa y está moderado por Mons. Edmundo Valenzuela, expresó su apoyo a la ordenación de los viri probati.

«La propuesta va encaminada a pedir al Santo Padre la posibilidad de conferir el presbiterado a varones casados para la Amazonía, a modo excepcional, bajo circunstancias específicas y para algunos pueblos determinados, estableciendo claramente las razones que lo justifican. No se trataría de ningún modo de presbíteros de segunda categoría. Es de tener en cuenta que son muchas las voces que insisten para que este tema sea decidido para la Amazonía en la actual Asamblea Sinodal. Otras voces, en cambio, piensan que debería ser estudiado y definido en una Asamblea Sinodal específica».

Sobre la posibilidad del diaconado para las mujeres en la Iglesia indicaron:

«Acogiendo, y en sintonía, con varios pareceres expresados en el Aula Sinodal, este círculo alienta para que se siga estudiando este asunto mirando más a sus posibilidades futuras que a su historia pasada».

Círculo español C, cuyo relator es el P. Roberto Jaramillo y está moderado por Mons. Jonny E. Reyes Sequera, también se manifestó a favor de la ordenación de los viri probati y las diaconisas.

«Dada la tradición de la Iglesia, es posible reconocer a las mujeres el acceso a los ministerios instituidos del lectorado y del acolitado, así como al diaconado permanente».

«Constatamos también que muchas de las comunidades eclesiales del territorio Amazónico tienen enormes dificultades para acceder a la Eucaristía. Sin embargo, el Espíritu Santo continúa actuando en el seno de esas comunidades y distribuyendo dones y carismas, de tal manera que también se encuentran allí hombres casados de buena reputación, responsables, ejemplo de virtudes ciudadanas y buenos líderes comunitarios, que sienten el llamado a servir al pueblo de Dios como instrumentos de la santificación del pueblo de Dios. Será importante discernir, mediante la consulta al pueblo de Dios y el discernimiento del ordinario del lugar la conveniencia de que esas personas prepararse adecuadamente y posteriormente elegidas para el servicio presbiteral»

Círculo español D, cuyo relator es el P. Alfredo Ferro Medina y está moderado por Mons. Omar de Jesús Mejía Giraldo, se manifestó favorable a la ordenación de los viri probati

«Y en este sentido, afirmando, que el celibato es un don para la Iglesia, se pide que desde las comunidades, se promueva la ordenación presbiteral de personas virtuosas, presentadas por sus mismas comunidades y respetadas por la misma».

Círculo español E, cuyo relator es Mons. José J. Travieso Martín y está moderado por el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, no propone la ordenación de hombres casados y se manifestó en contra de la ordenación de diaconisas, pero sí a favor de alguna alternativa ministerial para las mujeres.