Virgen de Guadalupe | Proyecto Emaús

12 de Diciembre: Nuestra Señora de Guadalupe

uestra Señora de Guadalupe apareció en México, como la Madre embarazada de Dios, al indígena azteca,…

¿Música en el manto de la virgen de Guadalupe?

Son varios los descubrimientos científicos que se han dado en torno a la imagen de Nuestra…

Los misteriosos ojos de la Virgen de Guadalupe

La imagen, impresa en la tilma de un campesino del siglo XVI, llevó a millones de…

9 de Diciembre: San Juan Diego

Juan Diego, canonizado por Juan Pablo II en el 2002, tuvo la dicha de presenciar la…

Qué nos dice el manto de la virgen de Guadalupe

  La imagen de la virgen de la Virgen de Guadalupe, tiene una fuerte connotación del…

El origen del nombre “Guadalupe”

uadalupe, por extraño que parezca, es muy probable que no sea un nombre de origen mexicano.…

Hoy inicia la Novena a la Virgen de Guadalupe

ye y pon bien en tu corazón, hijo mío el más pequeño: nada te asuste, nada…

Festividad de Nuestra Señora De Guadalupe

En total fueron 4 apariciones las que tuvieron lugar. Estas se dieron entre los días 9…

Oración a la Virgen de Guadalupe

Virgen Santísima de Guadalupe, Madre de Dios, Señora y Madre nuestra!, Venos aquí postrados ante tu santa imagen, que nos dejaste estampada en la tilma de Juan Diego, como prenda de amor, bondad y misericordia.
Aún siguen resonando las palabras que dijiste a Juan con inefable ternura: “Hijo mío queridísimo, Juan a quien amo como a un pequeñito y delicado,” cuando radiante de hermosura te presentaste ante su vista en el cerro del Tepeyac.
Haz que merezcamos oír en el fondo del alma esas mismas palabras.
Sí, eres nuestra Madre; la Madre de Dios es nuestra Madre, la mas tierna, la mas compasiva. Y para ser nuestra Madre y cobijarnos bajo el manto de tu protección te quedaste en tu imagen de Guadalupe.
Virgen Santísima de Guadalupe, muestra que eres nuestra Madre. Defiéndenos en las tentaciones, consuélanos en las tristezas, y ayúdanos en todas nuestras necesidades. En los peligros, en las enfermedades, en las persecuciones, en las amarguras, en los abandonos, en la hora de nuestra muerte, míranos con ojos compasivos y no te separes jamás de nosotros.
Amen.En agradecimiento por el milagroso retrato, milagro y continuo testimonio, rezar:

Un Padre Nuestro:
Un Avemaría:
Un Gloria:

 

Rosario a la Virgen de Guadalupe (histórico)

vdg

Por favor, le rogamos encarecidamente, incluya en sus oraciones las intenciones de todos nuestros visitantes, muy especialmente, las de aquellos que nos hacen llegar sus peticiones todos los días. Puede verlas o dejar las suyas haciendo clic en este enlace (abrirá una ventana nueva, no cerrará esta ventana).

Que la Santísima Virgen siempre le acompañe.


Haga clic o tap en la vela para encenderla. La vela quedará encendida acompañándole en el rezo del Santo Rosario

 


Oraciones Preparatorias

Señal de la Cruz:
El Credo:
Padre Nuestro:
Avemarías:
Gloria:

rosaSeñora gracias por que nos amas a pesar de nuestra pequeñez, gracias. Por que nos amas, precisamente me atrevo a decirlo, por nuestra pequeñez y miseria.
Si nos convirtiéramos en un volcán de amor no agradeceríamos debidamente tu ternura.
Sigue amándonos para que nuestra patria tenga no la gloria efímera y superficial de la tierra, sino la gloria que consiste en ser amado por Ti, en vivir dulcemente en tu regazo hasta que llegue el día en que vivamos no solo allí, sino en el seno amoroso e inmenso de Dios.

11

Primera Aparición: Sábado 9 de Diciembre

rosaEn la Mañana del Sábado 9 de Diciembre de 1531, una mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies y con su manto tachonado de estrellas, se le apareció a un indígena Mexicano y le dijo:

Juan Dieguito, ¿A donde vas?
Señora y Niña mía, voy a las cosas divinas que nos dan y enseñan nuestros sacerdotes, los delegados de Nuestro Señor.
-Yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios por quien se vive, Señor del cielo y de la tierra. Deseo que se me erija aquí un templo, donde mostraré mi amor a los moradores de estas tierras y a los demás que me invoquen, pues yo soy vuestra Piadosa Madre.
Ve a decir al señor obispo de México que yo te envío a manifestarle mi deseo.
Voy Señora Mía a cumplir tu mandato, por ahora me despido de Ti, yo tu humilde siervo.

Padre Nuestro:
Avemarías:
Gloria:

Mi corazón en amarte enteramente se ocupe y mi lengua en alabarte Madre Mía de Guadalupe.

Santa María de Guadalupe Reina de (mencione su país), salva nuestra patria, salva nuestros hogares, conserva y aumenta nuestra fe.

22

Segunda Aparición: Sábado 9 de Diciembre

rosaEse mismo día (9 de Diciembre) por la tarde, el desconsolado Juan Diego, regresa a aquel mismo lugar en donde se había encontrado con la Santísima Virgen María algunas horas antes para comunicarle el resultado de su entrevista con el Obispo.
Al llegar al lugar, la Madre de Dios se aparece nuevamente ante Juan Diego, quien arrodillado inicia la conversación:

Señora y Niña Mía. El prelado me recibió benignamente y me escuchó, pero comprendo que cree que cuanto le he dicho es invención mía, que Tu quieres que te hagan un templo. Te ruego que le encargues tu mensaje a uno de los principales, conocido y estimado, para que así le crean. Yo, soy un hombrecillo insignificante, soy cordel, soy hoja seca…
Oye hijo mio, ten por cierto que son muchos los mensajeros a quienes puedo encargar mi mensaje, pero es de todo punto preciso, que seas tu mismo quien lo entregue y que por tu mediación se cumpla mi voluntad. Te ruego que otra vez vayas a ver al obispo y le digas que Yo en persona, la siempre Virgen María, Madre de Dios te envía. Que haga el templo que le pido
Señora y Niña mía, iré a hacer tu voluntad, pero seguro no me creerá. Mañana vendré a decirte lo que me respondió el prelado.

Padre Nuestro:
Avemarías:
Gloria:

Mi corazón en amarte enteramente se ocupe y mi lengua en alabarte Madre Mía de Guadalupe.

Santa María de Guadalupe Reina de (mencione su país), salva nuestra patria, salva nuestros hogares, conserva y aumenta nuestra fe.

32

Tercera Aparición: Domingo 10 de Diciembre

rosaAl Día siguiente, muy temprano de madrugada, salió Juan Diego con rumbo a Tatlelolco a instruirse en las cosas divinas. Después de asistir a la Santa Misa, fue a ver al señor Obispo, se arrodilló ante él y llorando, le expuso el mandato de la Señora del Cielo. El obispo le hizo muchas preguntas relacionadas a las apariciones y le dijo, que era necesaria alguna señal para que se le pudiera creer. Entonces Juan Diego le contestó:

Dime cual ha se ser la señal que quieres y luego iré a pedírsela a la Señora del Cielo.

Viendo el señor obispo que Juan Diego, sin contradecirse todo lo ratificaba, lo despidió.
Llegó pues Juan Diego a donde lo estaba esperando la Virgen. Allí le dio la respuesta del señor obispo. Nuestra Señora respondió:

Bien. Hijito mio, tienes que volver aquí mañana para que lleves al obispo la señal que te ha pedido. Con esto te creerá y ya no dudará. Y sábete hijito mio que yo te pagaré, el cuidado, el trabajo y el cansancio que por mi haz hecho.

Padre Nuestro:
Avemarías:
Gloria:

Mi corazón en amarte enteramente se ocupe y mi lengua en alabarte Madre Mía de Guadalupe.

Santa María de Guadalupe Reina de (mencione su país), salva nuestra patria, salva nuestros hogares, conserva y aumenta nuestra fe.

42

Cuarta Aparición: Martes 12 de Diciembre

rosaAl llegar a su casa, Juan Diego encuentra gravemente enfermo a su tío Juan Bernardino, por esta razón, pasó todo el día 11 buscando médicos y medicinas sin lograr conseguir la mejoría de su tío. Debido a esto, resolvió que al día siguiente (Martes 12 de Diciembre) iría temprano a traerle un sacerdote para que le diera los últimos auxilios. Para evitar encontrarse con la Virgen, Juan Diego tomó está vez un camino diferente, pero la Señora del Cielo le salió al encuentro y le dijo:

Hijito mio, a donde vas?

Al verse descubierto, Juan Diego con gran pena y vergüenza le respondió:

Señora y Niña mía, esta para morir un siervo tuyo que es mi tío, voy a llamar a uno de los sacerdotes amados de Nuestro Señor para que vaya a confesarlo y disponerlo. Volveré luego para llevar tu mensaje.
Oye hijito mio, no se turbe tu corazón. No estoy acaso yo aquí que soy tu Madre?, no soy Yo vida y salud?, no estás en mi regazo y corres por mi cuenta? No te aflija la enfermedad de tu tío, que no morirá ahora de ella, ten por seguro que ya sanó…

Según después se supo, Juan Bernardino sanó en ese mismo momento. Estas palabras de Nuestra Señora, la Santísima Virgen María lo consolaron mucho y rogó a la Virgen que lo mandara a enviar la señal al señor obispo.

Sube hijito mio a la cumbre del cerrillo. Corta las rosas que allí hallarás y tráelas a Mi presencia.

Obedeció Juan Diego. Subió al cerrillo y encontró una gran variedad de coloridas y fragantes rosas de Castilla, las que cortó y llevo a la Virgen. Ella las tomó en sus manos y con gran delicadeza, las puso en la tilma de Juan Diego diciéndole:

Hijito, estas rosas son la señal que llevarás al obispo. Le dirás que vea en ellas mi voluntad.

Padre Nuestro:
Avemarías:
Gloria:

Mi corazón en amarte enteramente se ocupe y mi lengua en alabarte Madre Mía de Guadalupe.

Santa María de Guadalupe Reina de (mencione su país), salva nuestra patria, salva nuestros hogares, conserva y aumenta nuestra fe.

51

Quinta Aparición: Martes 12 de Diciembre

rosaJuan Diego, contento y seguro de salir bien de la encomienda, se fue a ver al señor obispo, desplegó ante él su manta, se esparcieron las flores y apareció la hermosa imagen de la Virgen Santa María de Guadalupe, Madre de Dios. Al verla, el señor obispo y todos los que con él estaban, cayeron de rodillas y mucho la admiraron. Pidió perdón a Dios y a su humilde siervo, por no haber creído en el mensaje de Nuestra Señora. Muy emocionado, desató la tilma del cuello de Juan Diego y la llevó a su oratorio.
Ese mismo día Martes 12 de Diciembre, se apareció la Santísima Virgen a Juan Bernaridno; tío de Juan Diego, en su casita de Tulpetlac.
Cuando volvió Juan Diego a su casa, encontró sano y repuesto a su tío. Lo llevaron a la presencia del señor obispo, ante quien ratificó que se le había aparecido la Santísima Virgen María, devolviéndole la salud e indicándole el nombre con el que quería ser llamada: Santa María de Guadalupe.


Padre Nuestro:
Avemarías:
Gloria:
Salve Regina:


Mi corazón en amarte enteramente se ocupe y mi lengua en alabarte Madre Mía de Guadalupe.

Santa María de Guadalupe Reina de (mencione su país), salva nuestra patria, salva nuestros hogares, conserva y aumenta nuestra fe.

Señor ten piedad de nosotros.
Señor ten piedad de nosotros.

Cristo ten piedad de nosotros.
Cristo ten piedad de nosotros.

Señor ten piedad de nosotros.
Señor ten piedad de nosotros.

Cristo óyenos.
Cristo óyenos.

Cristo escúchanos.
Cristo escúchanos.

Dios Padre Celestial,
Ten piedad de nosotros.

Dios hijo redentor del mundo,
Ten piedad de nosotros.

Espíritu Santo que eres Dios,
Ten piedad de nosotros.

Santísima Trinidad que eres un sólo Dios,
Ten piedad de nosotros.

Santa María de Guadalupe,
Ruega por nosotros (emplear esta respuesta de ahora en adelante).

-Santa Virgen de las Vírgenes,
-Hija del Padre Creador del cielo y de la tierra,
-Madre del hijo que vino a traernos la vida en abundancia,
-Esposa del Espíritu Santo de quien concebiste al redentor,
-Madre Virgen,
-Madre de todos los hombres,
-Madre de la Iglesia,
-Madre de tus servidores a quienes prefieres humildes y sencillos,
-Madre que agradeces y pagas lo poco que hacemos para servirte,
-Madre que nos das tu amor, tu compasión y tu auxilio,
-Madre que remedias nuestras miserias, penas y dolores,
-Madre que nos llevas en tu regazo y nos haces correr en todo por tu cuenta,
-Madre que sales al encuentro de tus hijos desviados,
-Madre que te complaces en quienes buscan las cosas de Dios como Juan Diego,
-Madre Admirable que tomas en cuenta a los obispos, sacerdotes y fieles,
-Virgen Fiel,
-Virgen que nos pediste un templo en el Tepeyac,
-Virgen que hiciste brotar rosas fragantes en tierra infecunda,
-Virgen que dibujaste tu celestial imagen en la tilma de Juan Diego,
-Virgen que quisiste ser llamada Santa María de Guadalupe,
-Estrella de la evangelización,
-Rosa Mística del Tepeyac,
-Gloria y alegría de nuestros pueblos,
-Salud de los enfermos,
-Consoladora de los afligidos,
-Auxilio de los Cristianos,
-Reina de los ángeles,
-Reina de las vírgenes,
-Reina de todos los Santos,
-Reina de México (puede mencionar su país),
-Emperatriz de las américas,
-Reina de la paz,

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
Perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
Escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
Ten misericordia de nosotros.

Oración

Señor Jesucristo que desde la cruz en la persona de Juan evangelista nos regalaste a María como Madre, y en el Tepeyac, ella misma declara a Juan Diego que es piadosa Madre Nuestra, concede benignamente que todos los que te buscan, se alegren de haberte encontrado por la mediación de Santa María de Guadalupe, Nuestra Dulce y Santa Madre.
TU que con el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

Bajo tu amparo nos acogemos,
Santa Madre de Dios;
no deseches las súplicas
que te dirigimos
en nuestras necesidades,
antes bien,
líbranos de todo peligro,
¡oh siempre Virgen,
gloriosa y bendita!
Amén.

 

anagrama

Rosario a la Virgen de Guadalupe

vdg

Por favor, le rogamos encarecidamente, incluya en sus oraciones las intenciones de todos nuestros visitantes, muy especialmente, las de aquellos que nos hacen llegar sus peticiones todos los días. Puede verlas o dejar las suyas haciendo clic en este enlace (abrirá una ventana nueva, no cerrará esta ventana).

Que la Santísima Virgen siempre le acompañe.

tnguadaOye y pon bien en tu corazón, hijo mío el más pequeño: nada te asuste, nada te aflija, tampoco se altere tu corazón, tu rostro; no temas esta enfermedad ni ninguna otra enfermedad o algo molesto, angustioso o doliente.”
“¿No estoy aquí yo, que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra y resguardo? ¿No soy yo la fuente de tu alegría? ¿No estás en el hueco de mi manto, en donde se cruzan mis brazos? ¿Tienes necesidad de alguna otra cosa?”

Este Rosario, ha sido especialmente creado para que Ud. pueda rezarlo en la comodidad de su hogar, frente a su computadora, celular o en cualquier dispositivo móvil.

A manera de representar las cuentas del Rosario, se han agregado unas pequeñas cajas , mismas que Ud. puede ir marcando a medida progresa en su rezo.


Oraciones preparatorias

Haga la señal de la cruz:
Recite el credo:
Rezar 1 Padre Nuestro:
Rezar 3 Avemarías:



Haga clic o tap en la vela para encenderla. La vela quedará encendida acompañándole en el rezo del Santo Rosario.



Primer Misterio: La Virgen de Guadalupe se presenta a San Juan Diego.

12
Sabe y ten entendido, tú, el más pequeño de mis hijos, que soy yo la siempre Virgen Santa María, Madre del verdadero Dios por quien se vive; del Creador, en quien está todo; y es Señor del cielo y de la tierra. Deseo vivamente que se me erija aquí un templo para en él mostrar y dar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa, pues yo soy su piadosa Madre

Pedir a la Virgen María por todos aquellos que no la conocen y no la valoran como su Madre…

Rezar el Padre Nuestro:

Rezar 10 Ave Marías:

Rezar el Gloria:

Rezar la oración de Fátima:


Segundo Misterio: San Juan Diego comparte a La Virgen su humildad.

22
Te ruego encarecidamente, Señora y niña mía, que alguno de los principales, conocido, respetado y estimado, le encargues que lleve tu mensaje para que le crean, porque yo soy un hombrecillo, soy un cordel, soy una escalerilla de tablas, soy cola, soy hoja, soy gente menuda.

Pedir a la Virgen que nos ayude a darnos cuenta del valor de la humildad y la sencillez de corazón…

Rezar el Padre Nuestro:

Rezar 10 Ave Marías:

Rezar el Gloria:

Rezar la oración de Fátima:


Tercer Misterio: La Virgen escogió a Juan Diego por su sencillez.

32
Oye hijo mío, el más pequeño, ten entendido que son muchos mis servidores y mensajeros a quienes puedo encargar que lleven mi mensaje y hagan mi voluntad, pero es de todo punto preciso que tú mismo solicites y ayudes y con tu mediación, que se haga mi voluntad.

Pedir a la Virgen que nos ayude a saber transmitir la palabra de Cristo a los demás…

Rezar el Padre Nuestro:

Rezar 10 Ave Marías:

Rezar el Gloria:

Rezar la oración de Fátima:


Cuarto Misterio: La Virgen María cura a Juan Bernardino.

42
Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige; no se turbe tu corazón; no temas a esa enfermedad ni alguna otra angustia. ¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No soy yo tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más has menester? No te apene ni te inquiete otra cosa, no te aflija la enfermedad de tu tío, que no morirá ahora de ella. Está seguro de que ya sanó.

Pedir a la Virgen que, como Juan Diego, sepamos acompañar en la enfermedad, la angustia y el dolor a los que están cerca de nosotros…

Rezar el Padre Nuestro:

Rezar 10 Ave Marías:

Rezar el Gloria:

Rezar la oración de Fátima:


Quinto Misterio: Las Rosas de la Virgen María.

52
Juan Diego trajo a la Señora del Cielo las diferentes rosas que fue a cortar; las que, así como las vio, cogió con sus manos y se las echó en el regazo diciendo: “Hijo mío, el más pequeño, esta diversidad de rosas es la prueba y señal que llevarás al obispo, le dirás en mi nombre que vea en ella mi voluntad y que él tiene que cumplirla. Tú eres mi embajador, muy digno de confianza.

Pedir a la Virgen que, como Ella, sepamos escuchar y ayudar a nuestros hermanos…

Rezar el Padre Nuestro:

Rezar 10 Ave Marías:

Rezar el Gloria:

Rezar la oración de Fátima:

Rezar el Salve Regina (La Salve) :


Oración Final: La Virgen nos regala su imagen.

ofem
Así, instruido por la Virgen, Juan Diego fue a visitar al obispo, entregando el encargo de María Santísima tal y como se lo habían pedido. Al desplegar la tilma, la imagen de Nuestra Señora quedó grabada sobre la burda tela. El obispo cayó de rodillas y sólo así creyó en Juan Diego.

Aprendamos a confiar en nuestra Madre la Virgen María. Ella ha prometido escuchar nuestros ruegos a través del Santo Rosario…

Préstame Madre tus ojos, para con ellos poder mirar, porque si con ellos miro, nunca volveré a pecar.

Préstame Madre tus labios, para con ellos rezar, porque si con ellos rezo, Jesús me podrá escuchar.

Préstame Madre tu lengua, para poder comulgar, pues es tu lengua patena de amor y santidad.

Préstame Madre tus brazos, para poder trabajar, que así rendirá el trabajo una y mil veces más.

Préstame Madre tu manto, para cubrir mi maldad, pues cubierta con tu manto al Cielo he de llegar.

Préstame Madre a tu Hijo, para poder yo amar. Si tu me das a Jesús, qué más puedo yo desear y ésta será mi dicha por toda la eternidad.
Amén.


Aunque las Letanías a la Virgen María son opcionales, son una manera muy hermosa que finalizar el rezo del Santo Rosario a nuestra Santísima Madre.

Letanías de la Virgen María

opn2

Las Letanías de la Virgen María se recitan al final del Rezo del Santo Rosario, ya sea después de los 15 misterios o al final de los 5 misterios del día (si no tiene tiempo para rezar los 15 misterios diarios que con tanta insistencia nos pide la Santísima Virgen María). Las Letanías pueden ser también recitadas en cualquier momento pero su uso esta ampliamente asociado con la devoción del Santísimo Rosario de la Virgen María.

**Las frases coloreadas en verde corresponden la parte responsorial de las Letanías.


Señor, ten piedad
Señor, ten piedad

Cristo, ten piedad
Cristo, ten piedad

Señor, ten piedad
Señor, ten piedad

Cristo, óyenos
Cristo, óyenos

Cristo, escúchanos
Cristo, escúchanos

Dios, Padre celestial,
Ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Ten piedad de nosotros.

Dios, Espíritu Santo,
Ten piedad de nosotros.

Santísima Trinidad, un solo Dios,
Ten piedad de nosotros.

Santa María,
Ruega por nosotros (emplear esta respuesta de ahora en adelante).
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
Perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
Escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
Ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

ORACIÓN
Te rogamos nos concedas, Señor Dios nuestro, gozar de continua salud de alma y cuerpo, y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, vernos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutar de las alegrías eternas. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

anagrama

Oración por las víctimas del aborto

Santa María, Madre de Dios y de la Iglesia, Nuestra Señora de Guadalupe, tu fuiste elegida por el Padre para el Hijo a través del Espíritu Santo.

Tu eres la Mujer vestida con el sol a punto de dar a luz a Cristo mientras Satanás, el Dragón Rojo, espera para devorar vorazmente a tu Hijo.

Lo mismo hizo Herodes buscando destruir a tu Hijo, Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, masacrando muchos niños inocentes en su intento.
Lo mismo hace hoy el aborto, matando millones de niños inocentes y explotando a sus madres en su ataque contra la vida y contra la Iglesia, el Cuerpo de Cristo.

Madre de los Inocentes, alabamos a Dios en tí por Sus regalos a ti de tu Inmaculada Concepción, libre de pecado, llena de gracia; tu maternidad de Dios y de la Iglesia, tu Perpetua Virginidad y tu Ascensión al Cielo en cuerpo y espíritu.

O Auxilio de los Cristianos, te rogamos protejas todas las madres de los aún no nacidos y a los niños en su vientre. Suplicamos tu ayuda para que se termine este holocausto del aborto.

fetSanta Madre, rogamos a tu Inmaculado Corazón por todas las madres y todos los niños aún no nacidos para que ellos puedan tener vida aquí en la tierra y por la tan Preciosa Sangre derramada por tu Hijo que puedan tener vida eterna con El en los cielos.
También oramos a tu Inmaculado Corazón por todos los que realizan los abortos y los que los apoyan, para que se conviertan y acepten a tu Hijo, Jesucristo, como su Señor y Salvador. Defiende a todos tus hijos en la batalla contra Satanás y todos los malos espíritus en estos tiempos de oscuridad.

Deseamos que los inocentes niños aún no nacidos y que mueren sin el Bautismo pudieran ser bautizados y salvados. Te pedimos que obtengas esta gracia para ellos y el arrepentimiento, reconciliación y el perdón de Dios para sus padres y sus asesinos.

Que sea revelado una vez mas en el mundo el poder del Amor. Que él ponga fin al mal. Que transforme conciencias. Que tu Inmaculado Corazón revele para todos la luz de la esperanza. Que Cristo Rey reine sobre todos nosotros, nuestras familias, ciudades, estados, países y la humanidad completa.

O clemente, O llena de amor, O dulce Virgen María, escucha nuestras plegarias y acepta este clamor desde nuestros corazones!

Nuestra Señora de Guadalupe, Protectora de los aún no nacidos, Ruega por nosotros!

anagrama

Oración breve a la Virgen de Guadalupe II

Santa María de Guadalupe, Mística Rosa, intercede por la Iglesia, protege al Soberano Pontífice, oye a todos los que te invocan en sus necesidades.
Así como pudiste aparecer en el Tepeyac y decirnos: “Soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios”, alcánzanos de tu Divino Hijo la conservación de la Fe. Tu eres nuestra dulce esperanza en las amarguras de esta vida. Danos un amor ardiente y la gracia de la perseverancia final.
Amén.

anagrama

Oración breve a la Virgen de Guadalupe

Virgen Santísima de Guadalupe, Madre de Dios, Señora y Madre nuestra!, Venos aquí postrados ante tu santa imagen, que nos dejaste estampada en la tilma de Juan Diego, como prenda de amor, bondad y misericordia.
Aún siguen resonando las palabras que dijiste a Juan con inefable ternura: “Hijo mío queridísimo, Juan a quien amo como a un pequeñito y delicado,” cuando radiante de hermosura te presentaste ante su vista en el cerro del Tepeyac. Haz que merezcamos oír en el fondo del alma esas mismas palabras. Sí, eres nuestra Madre; la Madre de Dios es nuestra Madre, la mas tierna, la mas compasiva. Y para ser nuestra Madre y cobijarnos bajo el manto de tu protección te quedaste en tu imagen de Guadalupe.
Virgen Santísima de Guadalupe, muestra que eres nuestra Madre. Defiéndenos en las tentaciones, consuélanos en las tristezas, y ayúdanos en todas nuestras necesidades. En los peligros, en las enfermedades, en las persecuciones, en las amarguras, en los abandonos, en la hora de nuestra muerte, míranos con ojos compasivos y no te separes jamás de nosotros.
Amen.En agradecimiento por el milagroso retrato, milagro y continuo testimonio, rezar:

Un Padre Nuestro:
Un Avemaría:
Un Gloria:

anagrama

Novena a la Virgen de Guadalupe

Oye y pon bien en tu corazón, hijo mío el más pequeño: nada te asuste, nada te aflija, tampoco se altere tu corazón, tu rostro; no temas esta enfermedad ni ninguna otra enfermedad o algo molesto, angustioso o doliente.”
“¿No estoy aquí yo, que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra y resguardo? ¿No soy yo la fuente de tu alegría? ¿No estás en el hueco de mi manto, en donde se cruzan mis brazos? ¿Tienes necesidad de alguna otra cosa?”

Puesto de rodillas delante de María Santísima, hecha la Señal de la Cruz, se dice lo siguiente:

Acto de Contrición (Todos los días de la novena)

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador y Redentor mío, por ser vos quien sois, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido. Propongo enmendarme y confesarme a su tiempo y ofrezco cuanto hiciere en satisfacción de mis pecados, y confío en vuestra bondad y misericordia infinita, que me perdonéis y me des gracia para nunca mas pecar. Así lo espero por intercesión de mi Madre, nuestra Señora la Virgen de Guadalupe.
Amén.

-Hágase la petición-

Rezar cuatro Salves en memoria de las cuatro apariciones y luego se reza la oración de cada día.
4 Salve Reginas:

Oraciones para cada día

Día Primero

guadalupe

Oh Santísima Señora de Guadalupe! Esa corona con que ciñes tus sagradas cienes publica que eres Reina del Universo. Lo eres, Señora, pues como Hija, como Madre y como Esposa del altísimo tienes absoluto poder y justísimo derecho sobre todas las criaturas.

Siendo esto así, yo también soy tuyo; también pertenezco a tí por mil títulos; pero no me contento con ser tuyo por tan alta jurisdicción que tienes sobre todos; quiero ser tuyo por otro título mas, esto es, por elección de mi voluntad.

Ved que, aquí postrado delante del trono de tu Majestad, te elijo por mi Reina y mi Señora, y con este motivo quiero doblar el señorío y dominio que tienes sobre mí; quiero depender de tí y quiero que los designios que tiene de mí la Providencia divina, pasen por tus manos. Dispón de mí como te agrade; los sucesos y lances de mi vida quiero que todos corran por tu cuenta.

Confío de tu benignidad, que todos se enderezarán al bien de mi alma y honra y gloria de aquel Señor que tanto se complace en todo el mundo.
Amén.

Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

Día Segundo

guadalupe

Oh Santísima Virgen de Guadalupe! Que bien se conoce que eres Abogada nuestra en el tribunal de Dios, pues esas hermosísimas manos que jamás dejan de beneficiarnos las juntas ante el pecho en ademán de quien suplica y ruega, dándonos con esto a ver que desde el trono de gloria como Reina de Ángeles y hombres haces también oficio de abogada, rogando y procurando a favor nuestro.

Con qué afectos de reconocimiento y gratitud podré pagar tanta fineza? Siendo que no hay en todo mi corazón suficiente caudal para pagarlo.

A ti recurro para que me enriquezcas con los dones preciosos de una caridad ardiente y fervorosa, de una humildad profunda y de una obediencia pronta al Señor.

Esfuerza tus súplicas, multiplica tus ruegos, y no ceses de pedir al Todopoderoso me haga suyo y me conceda ir a darte las gracias por el feliz éxito de tu intermediación en la gloria.
Amén.

Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

Día Tercero

guadalupe

Oh Santísima Virgen María de Guadalupe! Qué puedo creer al verte cercada de los rayos del sol, sino que estás intimamente unida al Sol de la Divinidad, que no hay en tu casa ninguna cosa que no sea luz, que no sea gracia y que no sea santidad!

Qué puedo creer sino que estás anegada en el piélago de las divinas perfecciones y atributos, y que Dios te tiene siempre en su corazón!

Sea para bien, Señora, tan alta felicidad. Yo, entre tanto, arrebatado del gozo que ello me causa, me presento delante del trono de tu soberanía, suplicándote te dignes enviar uno de tus ardientes rayos hacia mi corazón: ilumina con su luz mi entendimiento; enciende con su luz mi voluntad; haz que acabe yo de persuadirme de que vivo engañado todo el tiempo que no empleo en amarte a tí y en amar a mi Dios: haz que acabe de persuadirme de que me engaño miserablemente cuando amo alguna cosa que no sea mi Dios y cuando no te amo a Tí por Dios. Amén.

Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

Día Cuarto

guadalupe

Oh Santísima María de Guadalupe! Si un ángel del cielo tiene por honra tan grande suya estar a tus pies y que en prueba de su gozo abre los brazos y extiende las alas para formar con ellas repisa a tu Majestad, qué deberé yo hacer para manifestar mi veneración a tu persona, no ya la cabeza, ni los brazos, sino mi corazón y mi alma para que santificándola con tus divinas plantas se haga trono digno de tu soberanía?

Dígnate, Señora, de admitir este obsequio; no lo desprecies por indigno a tu soberanía, pues el mérito que le falta por mi miseria y pobreza lo recompenso con la buena voluntad y deseo.

Entra a registrar mi corazón y verás que no lo mueven otras alas sino las del deseo de ser tuyo y el temor de ofender a tu Hijo divinísimo.

Forma trono de mi corazón, y ya no se envilecerá dándole entrada a la culpa y haciéndose esclavo del demonio.

Haz que no vivan en el sino Jesús y María. Amén.

Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

Día Quinto

guadalupe

Oh Santísima Virgen María de Guadalupe! Qué otro vestido le correspondía a quien es un cielo por su hermosura, sino uno todo lleno de estrellas? Con qué podía adornarse una belleza toda celestial, sino con los brillos de unas virtudes tan lucidas y tan resplandecientes como las tuyas? Bendita mil veces la mano de aquel Dios que supo unir en tí hermosura tan peregrina con pureza tan realzada, y gala tan brillante y rica con humildad tan apacible.

Yo quedo, Señora, absorto de hermosura tan amable, y quisiera que mis ojos se fijaran siempre en tí para que mi corazón no se dejara arrastrar en otro afecto que no sea el amor tuyo.

No podré lograr este deseo si esos resplandecientes astros con que estás adornada no infunden una ardiente y fervorosa caridad, para que ame de todo corazón y con todas mis fuerzas a mi Dios, y después de mi Dios a Tí, como objeto digno de que lo amemos todos. Amén.

Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

Día Sexto

guadalupe

Oh Santísima Virgen María de Guadalupe! Que bien dice a tu soberanía ese tapete que la luna forma a tus sagradas plantas! Hollaste con invicta planta las vanidades del mundo, y quedando superior a todo lo creado jamás padeciste el menguante de la mas ligera imperfección: antes de tu primer instante estuviste llena de gracia.

Miserable de mí, Señora, que no sabiéndome mantener en los propósitos que hago, no tengo estabilidad en la virtud y solo soy constante en mis viciosas costumbres.

Duélete de mí, Madre amorosa y tierna; ya que soy como la luna en mi inconstancia, sea como la luna que está a tus pies, esto es, firme siempre en tu devoción y amor, para no padecer los menguantes de la culpa.

Haz que esté yo siempre a tus plantas por el amor y la devoción, y ya no temeré los menguantes del pecado sino que procuraré darme de lleno a mis obligaciones, detestando de corazón todo lo que es ofensa de mi Dios. Amén.

Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

Día Séptimo

guadalupe

Oh Santísima Virgen María de Guadalupe! Nada, nada veo en este hermosísimo retrato que no me lleve a conocer las altas perfecciones de que dotó el Señor a tu alma inocentísima.

Ese lienzo grosero y despreciable; ese pobre pero feliz ayate en que se ve estampada tu singular belleza, dan claro a conocer la profundísima humildad que le sirvió de cabeza y fundamento a tu asombrosa santidad.

No te desdeñaste de tomar la pobre tilma de Juan Diego, para que en ella estampase tu rostro, que es encanto de los ángeles, maravilla de los hombres y admiración de todo el universo.

Pues, cómo no he de esperar yo de tu benignidad , que la miseria y pobreza de mi alma no sean embarazo para que estampes en ella tu imagen graciosísima? Yo te ofrezco las telas de mi corazón.

Tómalo, Señora, en tus manos y no lo dejéis jamás, pues mi deseo es que no se emplee en otra cosa que en amarte y amar a Dios. Amén.

Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

Día Octavo

guadalupe

Oh Santísima Virgen de Guadalupe! Qué misteriosa y que acertada estuvo la mano del Artífice Supremo, bordando tu vestido con esa orla de oro finísimo que le sirve de guarnición.

Aludió sin duda a aquél finísimo oro de la caridad y amor de Dios con que fueron enriquecidas tus acciones.

Y quién duda, Señora, que esa tu encendida caridad y amor de Dios estuvo siempre acompañada del amor al prójimo y que no, por verte triunfante en la patria celestial, te has olvidado de nosotros?

Abre el seno de tus piedades a quien es tan miserable; dale la mano a quien caído te invoca para levantarse; traete la gloria de haber encontrado en mí una miseria proporcionada, mas que todas, a tu compasión y misericordia. Amén.

Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

Día Noveno

guadalupe

Oh Santísima Virgen de Guadalupe! Que cosa habrá imposible para tí, cuando multiplicando los prodigios, ni la tosquedad ni la grosería del ayate le sirven de embarazo para formar tan primoroso tu retrato, ni la voracidad del tiempo en mas de cuatro siglos ha sido capaz de destrozarle ni borrarle?

Que motivo tan fuerte es este para alentar mi confianza y suplicarte que abriendo el seno de tus piedades, acordándote del amplio poder que te dió la Divina Omnipotencia del Señor, para favorecer a los mortales, te dignes estampar en mi alma la imagen del Altísimo que han borrado mis culpas! No embarco a tu piedad la grosería de mis perversas costumbres, dígnate solo mirarme, y ya con esto alentaré mis esperanzas; porque yo no puedo creer que si me miras no se conmuevan tus entrañas sobre el miserable de mí.

Mi única esperanza, después de Jesús, eres tú, Sagrada Virgen María. Amén.

Hágase la petición aquí. Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.