22 de febrero: Cátedra de San Pedro en Antioquía


22 de febrero: Cátedra de San Pedro en Antioquia

La fiesta de la Cátedra de San Pedro en Antioquía se celebra el 22 de febrero.  Opinan muchos que San Pedro entró en Antioquía al tercero o cuarto año de la muerte del Salvador; pero es más probable que no fue hasta después de la conversión milagrosa de Cornelio centurión.

Noticiosos los Apóstoles de los rápidos progresos que hacia el evangelio en aquella populosa ciudad, enviaron allí a San Bernabé, para que de vuelta de Tarso, en compañía de San Pablo, cultivasen los dos la cristiandad de Antioquía. Un año estuvieron en ella juntando el rebaño antes que viniese el mayoral de los pastores, quien por consiguiente no estableció su primera silla patriarcal hasta siete ú ocho años después de la Pasión de Cristo, que viene a concurrir con el año de cuarenta.

Siete años gobernó San Pedro la Iglesia de Antioquía, hasta que habiendo penetrado en el Occidente las luces de la fe, pasó a colocar su silla en la capital de todo el universo, y fijó, según los eternos designios de la Divina Providencia, el centro de la unidad y la cátedra de la religión en Roma, que hasta entonces había sido la señora del mundo.

Contenido

– La reliquia
– El relicario
– Fiesta Litúrgica de la Cátedra de San Pedro


La reliquia

La Cátedra de San Pedro (en latín: Cathedra Petri), también conocida como el Trono de San Pedro, es una reliquia conservada en la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano, el enclave soberano del Papa en Roma, Italia.

La reliquia es un trono de madera que, según la tradición, el apóstol San Pedro, cabeza de los primeros cristianos en Roma y primer papa, utilizó como obispo de Roma. La reliquia está encerrada en una carcasa de bronce dorado, esculpida y diseñada por Gian Lorenzo Bernini y ejecutada entre 1647 y 1653.

El trono de madera fue un regalo del emperador romano Carlos el Calvo al papa Juan VIII en 875. Se ha estudiado muchas veces a lo largo de los años, siendo el último de 1968 a 1974, cuando se retiró por última vez del altar de Bernini.

La reliquia en sí se describe como una silla de roble dañada por cortes y por los años. La silla tiene anillos de metal unidos a cada lado, lo que permite su uso como sedia gestatoria. El respaldo y el frente de la silla están adornados con marfil tallado. Esta descripción proviene de 1867, cuando la reliquia fue fotografiada y exhibida para veneración.

 

El relicario

El relicario, como muchos de la época medieval, toma la forma de la reliquia que protege, es decir, la forma de una silla. Está formado completamente por partes movibles, que encierra un panel cóncavo donde el patrón de tapicería presenta un bajo relieve de Cristo instruyendo a Pedro para que cuide de sus ovejas. Grandes figuras angelicales flanquean un panel calado debajo de un cojín de bronce altamente realista.

El trono se apoya sobre cuatro grandes estatuas, también en bronce, que representan a cuatro doctores de la Iglesia, en primer plano San Agustín y San Ambrosio, para la Iglesia latina, y San Atanasio y San Juan Crisóstomo, para la Iglesia oriental.

Por encima del trono aparece un sol de alabastro decorado con estuco dorado rodeado de ángeles que enmarca una vidriera en la que está representada una paloma de 162 cm de envergadura, símbolo del Espíritu Santo. Es la única vidriera coloreada de toda la Basílica de San Pedro.

Arriba, en el fondo dorado del friso, se encuentra la inscripción en latín: «Oh Pastor Ecclesiae, tu omnes Christi pascis agnos et oves» (Oh pastor de la Iglesia, alimentas a todos los corderos y ovejas de Cristo). A la derecha está la misma escritura en griego. Detrás del altar se coloca el monumento de Bernini que encierra la silla de madera, los cuales son vistos como símbolos de la autoridad del obispo de Roma como Vicario de Cristo y sucesor de San Pedro.

 

Fiesta Litúrgica de la Cátedra de San Pedro

Los primeros martirologios indican que se celebraron dos fiestas litúrgicas en Roma, siglos antes de la época de Carlos el Calvo, en honor a las primeras sillas asociadas con San Pedro, una de las cuales se mantuvo en la capilla bautismal de la Basílica de San Pedro, la otra en el catacumba de Priscilla.  Las fechas de estas celebraciones fueron el 18 de enero y el 22 de febrero.

Ninguna de las sillas sobreviviente ha sido identificada con alguna de estas sillas. Las fiestas se asociaron así con una comprensión abstracta de la «Cátedra de San Pedro», que por sinécdoque significa el cargo episcopal del Papa como obispo de Roma, un cargo que fue ocupado por primera vez por San Pedro.

Aunque ambas fiestas se asociaron originalmente con la estadía de San Pedro en Roma, la forma del Martyrologium Hieronymianum del siglo IX asoció la fiesta del 18 de enero con su estadía en Roma, y ​​la fiesta del 22 de febrero con su estadía en Antioquía. Las dos fiestas se incluyeron en el Calendario Tridentino con el rango de Doble, que el Papa Clemente VIII levantó en 1604 al rango recién establecido de Doble Mayor.

En 1960, Juan XXIII eliminó del calendario general romano la fiesta del 18 de enero de la Cátedra de San Pedro, junto con otras siete fiestas que eran segundas fiestas de un solo santo o misterio. La celebración del 22 de febrero se convirtió en una fiesta de segunda clase. Este calendario fue incorporado en el Misal Romano de 1962 de Juan XXIII, cuyo uso continuo Benedicto XVI autorizó en las condiciones indicadas en su motu proprio Summorum Pontificum.

La Iglesia católica fiel,  que no aceptan los cambios realizados por Juan XXIII continúa celebrando los dos días de fiesta: «La Cátedra de San Pedro en Roma» el 18 de enero y la «La Cátedra de San Pedro en Antioquia» el 22 de febrero.