Cardenal suspende a sacerdote por quemar bandera “del arco iris”

Onepeterfive / Gloriatv.- Hace algunos días, el nuevo Obispo Auxiliar de Chicago, Mark Bartosic, llegó sin previo aviso a la parroquia de la Resurrección, ubicada en el lado noroeste de la ciudad de Chicago y le dijo al Padre Paul Kalchik, (que estaba a punto de celebrar una boda), que tenía solamente unos minutos para juntar sus pertenencias y desocupar las instalaciones o llamaría a la policía para arrestarlo.

Poco después, el padre Kalchik dejó la iglesia con rumbo a un lugar no revelado, acompañado por su hermano quien, casualmente, le visitaba aquel día en la parroquia.

El obispo Bartosic realizó la boda en su lugar, y salió apresuradamente por la puerta de la iglesia tan sólo unos segundos después de concluir la ceremonia.

El cardenal Cupich y la arquidiócesis, ordenaron a Kalchik que se presentara para recibir asesoramiento psiquiátrico (quizás con confinamiento) ayer después de que estallara una controversia sobre el exorcismo y la quema de una “bandera del arco iris gay” en los terrenos de la parroquia la semana pasada, motivo del problema.

El padre Kalchik también había pedido a los católicos que “boicotearan” las misas celebradas por el Cardenal Cupich debido a la supuesta participación del mismo en el actual escándalo de abusos sexuales.

La bandera en cuestión, que lleva un arco iris con una cruz superpuesta, había sido develada sobre el altar por el párroco anterior, el padre Daniel Montalbano en 1991, a manera de indicar que la parroquia sería “amistosa con los homosexuales“. Siendo removida más tarde, fue recientemente re-descubierta por el padre Kalchik.

La bandera fue quemada por Kalchik muy a pesar de las amenazas de Cupich, quien le ordenó no llevar a cabo la quema [de la bandera], advirtiéndole que perdería sus licencias sacerdotales. Después de esto hubo un grupo de fieles de la parroquia que tomaron el asunto en sus propias manos y quemaron “la cosa diabólica”, rezando un exorcismo.

Posteriormente, Kalchik recibió amenazas de grupos de odio homosexuales, por eso necesitó escolta policial y se ocultó sin dejar rastro.

Uno de los feligreses, un policía de Chicago, contó algunos de los extraños sucesos ocurridos la semana pasada, incluidas numerosas amenazas de muerte y violación contra el padre Kalchik, al menos dos posibles intentos de robo o actos de vandalismo, uno de los cuales incluyó la ruptura de llaves en todos los cerrojos de las puertas de la oficina de la iglesia. Y luego, hubo la visita de dos representantes de la Arquidiócesis,  ordenando al padre Kalchik el desalojar su parroquia y se comprometerse a aceptar un confinamiento psiquiátrico.

Posteriormente, la arquidiócesis de Chicago, afirmó que la remoción de Kalchik no estuvo “vinculada” con la quema de la bandera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *