Cardenal Pell sobre el Sínodo del Amazonas: «La Iglesia no puede admitir más confusión»


Melbourne, Australia, 9 de agosto de 2019 / 08:36 a.m. (CNA) .- El cardenal George Pell ha presentado una carta agradeciendo a quienes le han brindado su apoyo con sus oraciones y admitiendo sentirse «perturbado» por los preparativos para el próximo sínodo en el Amazonas.

El texto de la carta manuscrita de dos páginas, de la que imágenes han sido compartidas con CNA y confirmadas por fuentes cercanas a Pell, se ha distribuido entre un grupo de los seguidores más cercanos de Pell en Australia.

En la carta, fechada en la prisión de evaluación de Melbourne el 1 de agosto, el cardenal dice haberse sentido sostenido en su encarcelamiento por su fe y por las oraciones de los fieles, y que está ofreciendo su sufrimiento en prisión por el bien de Iglesia.

«El conocimiento de que mi pequeño sufrimiento puede usarse para buenos propósitos al unirme al sufrimiento de Jesús me da un propósito y una dirección«, escribe Pell en la carta. «Los desafíos y problemas en la vida de la Iglesia deben enfrentarse con un espíritu de fe similar«.

Pell continúa diciendo que «tenemos motivos para estar perturbados por el Instrumentum Laboris del Sínodo Amazónico«, que se publicó en junio antes de la reunión de octubre.

Ese documento, que ha sido fuente de considerables debates y comentarios, incluyó debates sobre el tema de la ordenación de los llamados viri probati, u «hombres probos» que están casados, para responder a la escasez de vocaciones sacerdotales.

El documento de trabajo, que llama a «una Iglesia con rostro indígena«, recomienda además que el sínodo identifique «un ministerio oficial que pueda conferirse a las mujeres, teniendo en cuenta el papel central que desempeñan en la iglesia amazónica». «Este no es el primer documento de baja calidad que la secretaría del Sínodo ha producido», agrega Pell.

El cardenal, aparentemente en referencia al considerable debate y crítica provocados por la agenda propuesta para el sínodo, también señala que «el cardenal G. Müller, ex miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha escrito una excelente crítica”.

«No soy un experto en la región», dice Pell, aunque señala que ha viajado a partes de la región, pero advierte que «como en el Amazonas, aún queda mucha agua antes del Sínodo».

«Un punto es fundamental, la Tradición Apostólica, la enseñanza de Jesús y los Apóstoles, tomada del Nuevo Testamento y enseñada por Papas y Concilios, por el Magisterio, es el único criterio doctrinal para toda enseñanza sobre doctrina y práctica».

«Amazonas  o no, en todos los países, la Iglesia no puede permitir ninguna confusión, y mucho menos, que cualquier enseñanza contraria, dañe la Tradición Apostólica», dijo.

El cardenal enfatizó la necesidad de la unidad en lo esencial de la enseñanza de Cristo, al tiempo que llamó a la caridad en todas las cosas.

«Siempre debemos recordar que la Iglesia es una, no solo en el sentido de que las buenas familias se mantienen juntas, sean cuales sean sus diferencias, sino porque la Iglesia de Cristo está basada en la Iglesia Católica, que es el cuerpo de Cristo».

Tras su condena en el Tribunal del Condado de Victoria por cinco cargos de abuso sexual infantil en diciembre del año pasado, Pell fue sentenciado en marzo a seis años de prisión, de los cuales debe cumplir al menos tres años y ocho meses.

Los expertos legales y comentaristas han discutido el peso de la evidencia producida contra Pell durante el juicio, señalando que la condena se basa únicamente en el testimonio de una de las presuntas víctimas de Pell.

El veredicto fue inmediatamente apelado por el equipo legal de Pell y el cardenal ha permanecido en prisión desde entonces.

Los días 5 y 6 de junio, los jueces de la Corte Suprema de Victoria escucharon la apelación de Pell contra la decisión del jurado. Después de extensas discusiones de ambos lados, los fiscales parecieron vacilar al ser interrogados por los jueces.

Dirigido por el presidente del tribunal, el juez Chris Maxwell, el abogado principal de la fiscalía luchó para dar cuenta de lo que el juez llamó circunstancias «tremendamente improbables» haciendo referencia a los presuntos delitos de Pell.

Los jueces han estado considerando su decisión desde la audiencia de junio. Fuentes cercanas al caso le dijeron a CNA que se espera una decisión dentro de las próximas dos semanas.

En la carta, Pell habría recibido entre 1500 y 2000 mensajes de apoyo durante su tiempo en prisión, y que tiene la intención de responderlos a todos. Las oraciones y cartas de los fieles, dijo, «traen inmenso consuelo, humana y espiritualmente».

«Mi fe en el Señor, como la tuya, es una fuente de fortaleza» concluye el Cardenal Pell.