Cardenal Müller: Líderes de la Iglesia pretenden ignorar la verdadera raíz de la crisis de abuso sexual | Proyecto Emaús

Cardenal Müller: Líderes de la Iglesia pretenden ignorar la verdadera raíz de la crisis de abuso sexual

ROMA, 24 de enero de 2018 (LifeSiteNews) – Los líderes de la iglesia que aminoran la crisis de abuso sexual por parte del clero, pretendiendo reducirla a “clericalismo“, ignorando al mismo tiempo que la homosexualidad activa es la que ha contribuido a esta crisis, “no quieren enfrentar las verdaderas razones” por las que “los menores de edad y jóvenes” son abusados, dijo el cardenal Gerhard Müller.

En una entrevista hecha por el sitio National Catholic Register el 23 de enero, el cardenal Müller dijo que culpar de la crisis de abuso sexual al “clericalismo” es “demasiado injusto para con Jesús“.

El Señor “le dio poder espiritual y autoridad a los apóstoles“, dijo, y agregó que tal abuso “se debe a la incontinencia sexual”, “a una comprensión falsa de la sexualidad”, y “desobediencia del Sexto Mandamiento.

“Si eres sacerdote, debes predicar el Decálogo y respetarlo. ¿Dónde está escrito en la Santa Biblia o en un libro sobre sacerdocio, o de los Padres de la Iglesia, que porque eres sacerdote, estás fuera de los parámetros de la moral? Por el contrario, debes dar un buen ejemplo ”.

Con respecto a sus expectativas sobre la reunión en febrero que tendrá lugar en el Vaticano y que tratará el tema de la protección de los menores en la Iglesia, Müller dijo que lo que se necesita es un “diagnóstico de los verdaderos motivos de la crisis“.

No se puede dar el tratamiento correcto con el diagnóstico incorrecto“, dijo. “Debemos enfrentar la realidad a la luz del Evangelio, la doctrina, la disciplina de la Iglesia y la espiritualidad del sacerdocio“.

Agregó que el Papa Francisco estaba “absolutamente en lo correcto” cuando dijo en una entrevista reciente que los sacerdotes que practican la homosexualidad deberían considerar dejar el sacerdocio.

La practica de la homosexualidad está en contra del plan de Dios“, dijo.

La práctica homosexual no es aceptable, no con adultos y absolutamente no con menores. Más del 80% de las víctimas de abuso sexual son jóvenes varones, adolescentes varones menores de 14 años. Este es un acto homosexual ”, agregó. “El abuso de las mujeres es igual de terrible“.

El cardenal distinguió entre “atracción por el mismo sexo” y “práctica homosexual“, pero señaló que “la atracción por el mismo sexo de ninguna manera justifica el contacto homosexual“.

“No necesitamos una nueva interpretación de esta doctrina, sino más bien una mayor obediencia a la palabra de Dios. Porque Dios no nos llamó a la impureza, sino a la santidad … que [también] te entrega su Espíritu Santo”.

Desde que estalló el escándalo de McCarrick en junio pasado, los prelados de alto rango, entre ellos el fallecido obispo Robert Morlino de Madison, Wisconsin, y el arzobispo Carlo Maria Viganò, han dicho que la crisis de abuso sexual no se resolverá hasta que se denuncien las causas y se tomen medidas para eliminarlas. Y están de acuerdo en que la principal de estas causas es una “subcultura homosexual” dentro de la jerarquía.

Cuando se le preguntó acerca de cómo el cardenal Blasé Cupich de Chicago restaba importancia a los actos homosexuales consensuales entre miembros del clero, Müller dijo: “¿Dónde está eso escrito en las Sagradas Escrituras?” Y calificó su posición de “secularizada“.

“Si dos hombres roban algo por consenso, ¿es esto más aceptable porque han dado su consentimiento para hacerlo juntos? Eso es un pecado en un doble sentido. De ninguna manera el consensualismo relativiza un pecado “.

Un acto homosexual consensual entre un obispo o sacerdote y un seminarista es “más que grave“, dijo.

El Cardenal Cupich es uno de los dos cardenales que el Papa Francisco designó para organizar la cumbre del Vaticano sobre los abusos sexuales del clero en febrero.

Cupich, que ocupó un lugar destacado en el testimonio inicial de 11 páginas del Arzobispo Viganò, desestimó el testimonio del ex nuncio sobre el encubrimiento del abuso de McCarrick como una simple distracción. También ha dicho que cree que la homosexualidad no es un factor importante que contribuya al abuso de menores, muy a pesar de que las estadísticas muestran lo contrario.

La elección del Cardenal Cupich por parte del Papa para organizar el encuentro de febrero sobre el tema de la protección de los menores de edad en la Iglesia, respaldan la posición del Cardenal Müller de que al menos algunos líderes de la Iglesia no quieren hacer frente  a aquel “elefante“.

 

Un colapso teológico

La entrevista del cardenal Müller dijo que hay una “ruptura” no solo de la “teología académica” sino en la fe de la que florece toda la teología verdadera. “Necesitamos más teólogos calificados” que se basen en “Escritura, tradición y el Magisterio“, dijo.

En cuanto al cambio del Catecismo sobre la pena de muerte por parte del Papa , el prefecto emérito de la FCD dijo que “teóricamente no podemos negar la admisibilidad de la pena capital, incluso cuando estamos en contra de las ejecuciones en la práctica“.

Si hay delitos capitales, la pregunta es si el estado secular tiene el derecho de realizar una ejecución. Pero Jesús fue condenado a muerte, era inocente, y esto pertenece a la soteriología “, dijo.

La impresión de que el Papa, si quiere hacerlo, simplemente pueda cambiar el Catecismo no es buena“, agregó “. “¿Dónde están los límites? El magisterio no está por encima de la Palabra de Dios, sino por debajo y lo sirve (Dei Verbum, 10)“, dijo.

Müller notó que el cambio fue “justificado” como un “desarrollo del dogma“, pero dijo que “la pena de muerte no tiene nada que ver directamente con el dogma“, sino que se basa en la ley natural y en la “ética natural del estado“.

El Cardenal también señaló que “algunos líderes de la Iglesia no se dan cuenta de la profunda crisis en la que se encuentra la Iglesia. “Pero insistió en que debemos “aprender de los errores de la historia” y “aprender de los grandes movimientos de reforma“.

Müller concluyó diciendo que la comprensión correcta de la reforma se resume mejor en las palabras de San Pablo: “Y no os acomodéis al mundo presente, antes bien transformaos mediante la renovación de vuestra mente, de forma que podáis distinguir cuál es la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable, lo perfecto.” ”(Romanos 12: 2).