Cardenal Kasper: “Dejen de decir herejía”

El cardenal Walter Kasper ha desestimado los reclamos de “herejía” en contra de su propuesta de comunión para los divorciados vueltos a casar.

En declaraciones a Vatican News, el cardenal Kasper dijo que a consecuencia de sus declaraciones, tuvo lugar un “debate muy amargo, demasiado fuerte, con acusaciones de herejía“. El Cardenal Kasper habló por primera vez sobre el tema en el 2014, después de que el Papa Francisco lo invitara a hablar ante el Colegio de Cardenales, lo que dio origen a un continuo y acalorado debate, que continuó en los sínodos de la familia de 2014-15, y que tuviese repercusiones luego de sus declaraciones sobre la encíclica Amoris Laetitia del Papa, lo que ha llevado a muchas interpretaciones contradictorias.

El Papa Juan Pablo II, reafirmó las enseñanzas de la Iglesia de que los vueltos a casar no pueden recibir la Comunión, excepto cuando viven como “hermanos”. El Cardenal Kasper desafió esta enseñanza en la década de 1990, pero esta fue reiteradamente afirmada por Juan Pablo II, y nuevamente más tarde por el Papa Benedicto XVI.

El cardenal Kasper dijo que “la tradición no es un lago estancado“. También dijo que “el pueblo de Dios está muy contento” con Amoris Laetitia.

Sin embargo, otro cardenal también intervino en el debate de la semana pasada. El Cardenal Willem Eijk (arzobispo de Utrecht en loa Países Bajos), en declaraciones a Il Timone, sostuvo que el debate sobre el tema de la Comunión estaba “dividiendo a la Iglesia“, y que la enseñanzas tanto de Juan Pablo como de Benedicto, eran la respuesta.

Pero para Kasper, independientemente de lo que se refiera al debate sobre Amoris, definitivamente no es una cuestión de herejes o herejía:

“La herejía significa oponerse, tenazmente a un dogma definido. No creo que el Papa Francisco tuviera la intención de presentar un nuevo dogma, lo que la Iglesia ha visto recientemente es una cuestión de varias opiniones siendo expresadas”.

Además Kasper sugirió que la apertura a la Comunión creada por Amoris, no es realmente ningúb “bombazo” doctrinal o sacramental pues “está en completa concordancia con la tradición”. Entre otras cosas, Kasper señaló que el concilio del siglo XVI enseñó que el acto de recibir la Eucaristía tiene poder para perdonar pecados, y también que Santo Tomás reconoció una clara distinción entre una norma general y su aplicación concreta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *