¿Caerá Roma ante el engaño de Medjugorje?


Los devotos de las apariciones de Medjugorje a menudo citan las Escrituras en su defensa: «Por sus frutos los conocerán».

Han pasado 38 años desde que comenzaron las supuestas apariciones en Medjugorje. Décadas de desaprobación de la jerarquía local no han sido suficientes para suprimir el entusiasmo por los llamados «videntes». Hoy, el problema de Medjugorje parece reducirse a una pregunta. ¿Qué es más importante: la verdad sobre las apariciones, o los frutos espirituales de un lugar que atrae a unos 3 millones de peregrinos anualmente?

La necesidad de responder a esta pregunta se ha vuelto más urgente desde que el Papa Francisco decidió en mayo pasado levantar la prohibición de las peregrinaciones diocesanas … aunque con la desconcertante advertencia de que esto no debe tomarse como «una autenticación de las apariciones«.

Los devotos de Medjugorje tienen razones para creer que la marea está cambiando a su favor. A principios de este mes, 14 obispos (incluidos varios dignatarios del Vaticano) participaron oficialmente en la 30ª edición anual de Mladifest, el festival internacional juvenil del santuario. Se estima que asistieron 60,000 jóvenes.

Hay una razón por la cual las visitas oficiales estaban previamente prohibidas. La conferencia de los obispos yugoslavos falló en contra de las supuestas apariciones en 1991. Contaban con el pleno apoyo del obispo diocesano local, Pavao Žanić de Mostar-Duvno. Tradicionalmente, esto habría cerrado el asunto, y las apariciones de Medjugorje habrían sido descartadas como un engaño. Sin embargo, en 2010, Benedicto XVI designó una comisión para estudiar las apariciones, pero el Vaticano aún no ha emitido un juicio formal.

El levantamiento de la prohibición marca un cambio de actitud incluso desde 2013, cuando el Vaticano advirtió a los obispos estadounidenses que «los clérigos y los fieles no pueden participar en reuniones, conferencias o celebraciones públicas durante las cuales se tomaría la credibilidad de tales ‘apariciones’ por sentado”. Los primeros instintos de Roma pueden haber sido los correctos.

En agosto de 1987, el obispo Žanić escribió:

“Estoy seguro de que Nuestra Señora no aparece en Medjugorje. Sin milagros. Los «Mensajes» no pueden ser de nuestra Virgen. Son el fruto de una fabricación, fraude y desobediencia a la Iglesia. También se trata de mucho dinero e intereses personales ”.

La desobediencia a la que se refiere el Obispo es probable que la de los frailes franciscanos locales, que estuvieron involucrados con el fenómeno Medjugorje desde el principio. El «Caso Herzegoviniano» es una disputa de larga data en la Diócesis de Mostar, donde se encuentra Medjugorje. Por razones históricas, los sacerdotes franciscanos supervisaron la mayoría de las parroquias en ese territorio. Respondieron directamente a sus provinciales en lugar de a un diocesano ordinario. Pero a medida que la jerarquía regular se estableció más, buscó reasignar parroquias al clero secular. Lo que siguió fue una guerra territorial en toda regla.

En 1975, la Santa Sede se pronunció sobre la división de las parroquias y dispuso el establecimiento de una nueva parroquia catedral en Mostar, tomando el territorio de varias parroquias franciscanas para este propósito. Varios franciscanos desafiaron el fallo e hicieron todo lo posible para descarrilarlo.

Luego, en 1981, se informaron las primeras apariciones en Medjugorje, con franciscanos rebeldes actuando como guías espirituales para los videntes. El obispo Žanić relata cómo, unos días después de la primera supuesta aparición, un superior franciscano llamado el p. Nikola Radić le dijo: «Un fraile de Široki Brijeg entró y dijo que Nuestra Señora apareció en Medjugorje y … ¡ella dijo que los frailes tienen razón!«

El obispo Žanić se tomó su tiempo para examinar las apariciones, incluso intervino para proteger a los videntes de la policía comunista antirreligiosa. Sin embargo, se preocupó por las inconsistencias y falsedades en las cuentas de los videntes, y pronto se convenció de que los mensajes de Nuestra Señora no podían ser genuinos. Por ejemplo, hubo una supuesta defensa de Nuestra Señora del Padre. Ivica Vego, OFM, quien, junto con otros frailes rebeldes, se había apoderado de varias capillas en el área pertenecientes a la nueva parroquia de la catedral.

Nuestra Señora dijo que el Obispo Žanić es el culpable de todo el desastre relacionado con el Padre. Ivica Vego”, escribió la vidente Vicka en su Agenda el 19 de diciembre de 1981. Esta fue la primera de las 13 instancias en que Nuestra Señora supuestamente declaró al Padre. Vego inocente de fechorías. No mucho después, el escandaloso modo de vida del  padre Vego se hizo público y fue destituido, una historia que se repetirá años después, tristemente, con el director espiritual de los videntes, el p. Tomislav Vlašić.

Y eso es solo el comienzo. «Gospa», como los devotos de Medjugorje llaman a Nuestra Señora, ha cometido algunos errores teológicos evidentes, incluida su supuesta afirmación de que todas las religiones son iguales. Luego está el comportamiento extraño de parte de la aparición, como cuando ella se deja toqutear físicamente. Los videntes parecen controlar dónde aparece, como cuando la vidente Marija Pavlovic obligó al estadounidense Terry Colafrancesco, quien le pidió que tuviera una visión de Nuestra Señora debajo de un pino en su campo. (Como sucede, la organización sin fines de lucro Caritas of Birmingham de Colafrancesco, que aprovecho el lugar convirtiéndolo en un exitoso sitio de peregrinación y centro de promoción, reportando ingresos anuales de f $ 2.6 millones en 2017.)

En 2008, el exorcista / obispo Andrea Gemma dijo: «En Medjugorje, todo sucede por dinero: peregrinaciones, pernoctaciones, ventas de baratijas«. Es «una mezcla entre intereses personales y diabólicos: los falsos videntes y sus ayudantes están embolsándose el dinero, y el Diablo crea discordia entre los fieles y la Iglesia«. De hecho, la calle de los videntes en Medjugorje, según el autor Joachim Bouflet, es cínicamente conocida por los lugareños como «Millionaire’s Row».

Una de las videntes, Mirjana Dragičević, apareció en los titulares recientemente cuando alguien vertió hormigón ilegalmente para pavimentar la playa en una villa de lujo en la isla croata de Hvar. Total Croatia News informó el 31 de julio de 2019 que ella y su esposo son los propietarios registrados en el registro de tierras. Cuando se le preguntó al respecto, ella respondió: “¿Qué casa? Que playa Que concreto Esta es la primera vez que escucho sobre todo esto. No es cierto, y no me rebajaré a ese nivel ni comentaré sobre eso «.

Cuando se levantó la prohibición de las peregrinaciones en mayo de 2019, el Vaticano dijo que lo estaba haciendo en parte debido a la «atención pastoral particular que el Santo Padre tenía la intención de dar a esta realidad, con el objetivo de favorecer y promover los frutos del bien». ¿Qué necesidades «pastorales» se están fomentando si las visiones son un engaño, como toda evidencia disponible sugiere que lo son?

Pregúntele al obispo Žanić. «El argumento más común de los defensores de Medjugorje es que los frutos … prueban que Nuestra Señora está apareciendo allí«, escribió en su declaración de 1990 llamada «La verdad sobre Medjugorje».

Hay 50 confesionarios, miles de conversiones, 700 vocaciones, 3 millones de peregrinos, todas cosas maravillosas. ¿Pero tienen prioridad sobre la verdad?

«Sé que probablemente habrá muchas almas sinceramente piadosas que me entenderán mal y me considerarán un enemigo de Nuestra Señora. He estado en Lourdes muchas veces y en otros santuarios de apariciones que la Iglesia ha reconocido», escribió tristemente el obispo Žanić. «Lo que estoy haciendo es defender la verdad, defender a la Iglesia, y le pido a Dios que pueda renunciar a mi vida por esto».

Según sus prioridades, los conocerás, y las del obispo Žanić parecen impecables.

Fuentes

https://www.crisismagazine.com/2019/will-rome-fall-for-the-medjugorje-hoax
Autor: Jane Stannus
Traducido y adaptado por Proyecto Emaús