“Asombro total” causa la condena aplicada al Cardenal Pell

Hubo un “asombro total” en la sala del tribunal después de que un Jurado de Melbourne condenase el 11 de diciembre al cardenal George Pell, informó la página web LifeSiteNews.com.

Los que estaban presentes en la sala del tribunal, hablaron de una “injusticia terrible” cuando la parte acusadora presentó solamente un único denunciante y ninguna otra evidencia.

Se presume que Pell abusó de dos niños de coro durante su desempeño oficial en la catedral de Melbourne en 1997, aunque la ubicación y las circunstancias hacen imposible que esto pudiera haber ocurrido. Las acusaciones insensatas fueron puestas en circulación primero por Louise Milligan en su libro “Cardinal: The Rise and Fall of George Pell” [El cardenal: el surgimiento y la caída de George Pell], al que el prestigioso crítico literario Peter Craven llamó un “intento de 384 páginas de una profecía autocumplida” y “un caso que ha sido montado para un juicio de brujas”.

Angela Shanahan, una columnista del The Australian, escribió que la caza de brujas de los medios de comunicación contra el cardenal Pell “nunca le permitirá tener un juicio justo”, agregando que “cualquier evidencia real de mala conducta, se ha convertido a la larga en una consideración secundaria adicional”.

Amanda Vanstone, una ex embajadora austrialiana en el Vaticano, llamó al frenesí mediático que envolvía a Pell en mayo de 2017 “el punto más bajo en el discurso civil a lo largo de mi vida” y “de ninguna manera mejor que una muchedumbre de linchamiento propia de las edades oscuras”.

En abril de 2018, Robert Richter, el jefe del equipo legal que defiende al Cardenal Pell, rechazó las acusaciones contra el Purpurado australiano. “Las acusaciones son producto de la fantasía, el producto de los problemas mentales que el demandante podría o no haber tenido, o pura invención para castigar al representante de la Iglesia Católica en este país”, dijo Richter. El abogado dijo que las acusaciones “no debían creerse” ya que son “improbables, si es que no imposibles”.

Una fuente confiable dijo a CNA (agencia parte del grupo ACI) que el juicio contra el Cardenal Pell es una “farsa” y una “cacería de brujas”. Los fiscales, comentó, “siguieron presionando hasta que lograron tener un jurado que les diera lo que querían”.

La sentencia contra Pell está prevista para febrero de 2019 y supone un tiempo de cárcel de hasta 14 años. Sólo después que haya sentencia, se le permitirá apelar simplemente sobre cuestiones técnicas.

Un segundo juicio conocido como el “juicio de los nadadores” comenzará en los primeros meses del 2019. Pell está acusado de haber “ofendido sexualmente” a dos niños mientras jugaban en una pileta de natación pública supervisada hace más de cuarenta años…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *