Arde la Catedral de Notre Dame en París, la aguja central ha caído completamente


La catedral de Notre Dame de París, uno de los templos más emblemáticos de la Cristiandad y de la capital francesa, está sufriendo un devastador incendio. Ya se han derrumbado el techo y la aguja del templo. El portavoz de la catedral asegura que no quedará nada de la estructura.

(Agencias/InfoCatólica) Un gran despliegue de bomberos ha tratado de controlar las llamas, que salen sobre todo de la aguja central del templo, que es visitado por miles de personas cada día. Todo indica que no ha habido víctimas humanas.

Kaissia Rouan, que se encontraba en el parque adyacente al templo, aseguró a Efe que «cuando llegaron los bomberos ya había muchas llamas que salían del tejado» de la catedral.

«Hemos visto mucho humo, pensábamos que era por las obras que están haciendo. Cada vez había más, nos hemos ido a la parte delantera y nos han desalojado para evitar que nos afectara el humo. Hemos visto las llamas salir de la catedral. Es muy triste», aseguró la turista visiblemente afectada.

Según las primeras informaciones aportadas, el incendio puede estar ligado a las obras que se están efectuando en el tejado de la catedral.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha enviado este mensaje a través de Twitter:

«Un terrible incendio está en marcha en la catedral de Notre Dame de París. Los bomberos están tratando de contener las llamas. Estamos movilizados en el lugar. Invito a la gente a respetar el perímetro de seguridad»

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha aplazado el discurso que tenía previsto dar esta tarde y en el que contemplaba anunciar nuevas medidas en respuesta al malestar social que se ha expresado en la revuelta de los chalecos amarillos.

«Todo está siendo devorado por las llamas. No quedará nada de la estructura, que data del siglo XIX de un lado y del XIII del otro», ha declarado el portavoz de la catedral, André Finot.

Los bomberos han intentado salvar las obras de arte religioso del interior.

Esta iglesia, que se encuentra a orillas del Sena y cuyo origen se remonta al siglo XII, es una de las expresiones más conocidas del gótico y por ende, uno de los iconos de la cristiandad. La imagen no puede ser más simbólica.