9 de Diciembre: San Juan Diego

Juan Diego, canonizado por Juan Pablo II en el 2002, tuvo la dicha de presenciar la aparición de la Santísima Madre de Dios cuando contaba cerca de 57 años.

Las apariciones fueron 4 en total y se dieron entre el 9 y el 12 de diciembre de 1531. Dio testimonio de ellas a Don Antonio Valeriano de Azcapotzalco, quien las recolectó en las crónicas conocidas como Nican Mopohua.

En esta advocación Mariana conocida como La Virgen de Guadalupe, la Madre del Cielo ordenó a Juan Diego que cortara unas rosas que misteriosamente acababan de florecer en lo alto del cerro para llevarlas al obispo Zumárraga en su ayáte.

La tradición nos cuenta que cuando Juan Diego mostró al obispo las hermosas flores durante un helado invierno, se apareció milagrosamente la imagen de la Virgen impresa en el ayáte.

San Juan Diego es un santo reconocido por su gran humildad:

Señora y Niña Mía. El prelado me recibió benignamente y me escuchó, pero comprendo que cree que cuanto le he dicho es invención mía, que Tu quieres que te hagan un templo. Te ruego que le encargues tu mensaje a uno de los principales, conocido y estimado, para que así le crean. Yo, soy un hombrecillo insignificante, soy cordel, soy hoja seca…

 

Oración

Tú que fuiste elegido por Nuestra Señora de Guadalupe como instrumento para mostrar a tu gente y al mundo que el camino del cristiano es uno de amor, compasión, comprensión, valores, sacrificios, arrepentimiento de nuestros pecados, aprecio y respeto por la creación de Dios, y por encima de todo, uno de humildad y obediencia.
Tú, quien ahora sabemos que estás en el Reino de nuestro Señor y cerca de nuestra Madre, sé nuestro ángel y protégenos, quédate con nosotros mientras luchamos en esta vida moderna sin saber, la mayor parte del tiempo, donde fijar nuestras prioridades.
Ayúdanos a orar a Dios, por medio del Corazón de nuestra Señora de Guadalupe hacia el Corazón de Jesús, para obtener los dones del Espíritu Santo y usarlos para el bien de la humanidad y el bien de nuestra Iglesia.
Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *