6 de Marzo: Santa Coleta de Corbie


Santa Coleta

Santa Coleta nació en Corbie, una pequeña villa en la antigua región francesa de Picardía. Su nombre de pila fue Nicole Boellet (o Boylet). Sintió el llamado de Dios para renovar la Orden de las Clarisas  y, con autorización pontificia, reformó y fundó monasterios. Aún en la actualidad existen algunos  monasterios de «Coletinas». Su impulso renovador benefició también a los franciscanos.


Día celebración: 6 de marzo.
Lugar de origen: Corbie (Francia).
Fecha de nacimiento: 13 de enero de 1381.
Fecha de su muerte:  6 de marzo de 1447.
Santo Patrono de:  Madres en general, mujeres que quieren concebir.


Contenido

– Vida Temprana
– Santa Coleta, Fundadora
– Sueños y visiones
– Milagros
– Muerte
– Oración a Santa Coleta


Vida Temprana

Santa Coleta nació el pueblo de Corbie, en la región de Picardía, Francia, el 13 de enero de 1381. Su padre fue Roberto Boellet, un humilde carpintero que trabajaba para la conocida abadía benedictina de Corbie, y su madre fue Margarita Moyon.

Sus biógrafos contemporáneos cuentan que sus padres habían envejecido sin poder tener hijos, antes de rezarle a San Nicolás pidiendo su intercesión. Sus oraciones fueron respondidas cuando, a la edad de 60 años, Margarita dio a luz a una hija. Por gratitud, nombraron al bebé como el santo a quien le atribuyeron el milagro de su nacimiento. Sus padres la llamaban cariñosamente Nicolette, que pronto llegó a ser llamada Colette (Coleta), por cuyo nombre se la conoce.

Después de que sus padres murieron en 1399, Santa Coleta se unió a las Beguinas (Las Beguinas eran una asociación de mujeres cristianas, contemplativas y activas, que dedicaban su vida a la ayuda a los desamparados, enfermos, mujeres, niños y ancianos, y también a labores intelectuales), pero se sintió insatisfecha. Posteriormente se unió a una orden benedictina como hermana laica, según algunas fuentes, a fin de evitar un matrimonio arreglado, pero nuevamente se sintió insatisfecha.

En septiembre de 1402, Santa Coleta recibió el hábito de la Tercera Orden de San Francisco  y se convirtió en ermitaña bajo la dirección del abad de Corbie, quien vivía cerca de la iglesia de la abadía. Después de cuatro años de seguir esta forma de vida ascética (1402-1406), a través de varios sueños y visiones, llegó a creer que estaba siendo llamada a reformar la Segunda Orden Franciscana y devolverla a sus ideales franciscanos originales de pobreza absoluta y austeridad.

Sueños y visiones

Santa Coleta tuvo sueños y visiones en los que San Francisco se le apareció y le pidió que restaure la primera observancia de la regla de Santa Clara. Esto le causó dudas. Se quedo entonces ciega por tres días y muda por tres otros. Esto ella lo interpretó como un signo.

Como San Francisco, Santa Coleta tenía una profunda devoción por la Pasión de Cristo y amaba la naturaleza. Los viernes ayunaba de 6 a.m. a 6 p.m., meditando la Pasión. Casi siempre, después de recibir la comunión, se iba en horas de éxtasis.

Santa Coleta, Fundadora

En octubre de 1406, recurrió al antipapa Benedicto XIII de Aviñón, reconocido en Francia como el legítimo Papa. Benedicto la recibió en Niza, en el sur de Francia, y le permitió transferirse a la Orden de las Clarisas. Además, la autorizó a través de varias bulas papales, emitidas entre 1406 y 1412, a fundar nuevos monasterios y completar la reforma de la Orden.

Con la aprobación de la condesa de Ginebra y la ayuda del predicador itinerante franciscano, Enrique de Beaume (su confesor y director espiritual), Santa Coleta comenzó su trabajo en Beaune, en la diócesis de Ginebra. Ella permaneció allí por poco tiempo. En 1410, abrió su primer monasterio en Besançon, en una casa casi abandonada. A partir de ahí, su reforma se extendió a Auxonne (1412), a Poligny (1415), a Gante (1412), a Heidelberg (1444), a Amiens, a Pont-à-Mousson en Lorena y a otras comunidades de Clarisas.

Durante su vida se fundaron 18 monasterios basados en su reforma. En los monasterios que siguieron su reforma, se prescribió la pobreza extrema, el ir descalzo y observar el ayuno perpetuo y la abstinencia.

Además de las estrictas reglas de las Clarisas, los Colettinos siguen sus Constituciones especiales, aprobadas en 1434 por el Ministro general de los frailes, Guillermo de Casale, y aprobadas en 1448 por el antipapa Nicolás V, nuevamente en 1458 por el Papa Pío II, y en 1482 por el papa Sixto IV.

 

Milagros

Mientras viajaba a Niza para encontrarse con el Papa Benedicto, Santa Coleta se quedó en la casa de un amigo. Su esposa estaba de parto en ese momento con su tercer hijo, y estaba teniendo grandes dificultades en dar a luz, dejándola en peligro de muerte. Santa Coleta fue inmediatamente a la iglesia local para rezar por ella.

La madre dio a luz  a una saludable niña. La mujer acreditó el milagro a las oraciones de Santa Coleta. La niña fue llamada Petronila, ingresó más tarde en un monasterio fundado por Santa Coleta, llegando a convertirse en secretaria y biógrafa de la santa.

Posteriormente, luego de que el papa autorizara a Santa Coleta a establecer un régimen de pobreza estricta en los monasterios de Francia, comenzó con el de Besançon. La población local no miraba su reforma con buenos ojos, debido a su total dependencia de ellos para el sustento del monasterio. Sin embrago, un incidente ayudaría cambiar tal percepción.

Según la historia, una mujer campesina local dio a luz a un niño muerto. En su desesperación, por temor del destino del alma del niño, el padre llevó al bebé al párroco local para el bautismo. Al ver que el niño ya estaba muerto, el sacerdote se negó a bautizar el cuerpo.

Sin embargo, el hombre insistía, al punto de que para librarse de él,  el sacerdote le dijo que fuera con las monjas, lo cual hizo de inmediato. Cuando llegó al monasterio, la portera le informó a la Santa Coleta de su situación. Su respuesta fue quitarse el velo que le había dado el Papa, cuando recibió el hábito de la Segunda Orden, y le dijo a la portera que hiciera que el padre envolviera el cuerpo del niño en él y que volviera al sacerdote. Cuando llegó a la iglesia parroquial con su pequeño envuelto, el niño estaba consciente y llorando. El sacerdote inmediatamente bautizó al bebé.

Muerte

En Flandes, donde había establecido varias casas, Coleta se enfermó y predijo su muerte. Recibió la unción de los enfermos y murió en su convento en Gante a la edad de 67 años. Su cuerpo fue llevado por las Clarisas al convento de Poigny, 32 millas de Besancon, cuando el Emperador José II suprimió las casas religiosas en Flandes.

Oración a Santa Coleta

Dios, Salvador nuestro, escuchadnos, a fin de que la fiesta de Santa Coleta, al tiempo que regocija nuestra alma, desarrolle en ella los sentimientos de una tierna devoción. Por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén.

Santa Coleta | Fuentes
https://en.wikipedia.org/wiki/Colette_of_Corbie

http://wwwmileschristi.blogspot.com/2019/03/santa-coleta-virgen-y-reformadora-de.html

https://www.corazones.org/santos/coleta.htm