Oración para quitar el nacimiento en familia


El acto de quitar el Belén es también un momento importante porque para el creyente nos sitúa en el año litúrgico. Unos recogen el Belén al final del tiempo de Navidad. Otros lo desmontan a los cuarenta días del día de Navidad, en lo que los griegos llaman la Hypapante, es decir, la fiesta del encuentro de Dios con su pueblo, y nosotros los latinos hemos llamado la presentación del Jesús en el Templo, o bien, en su sentido mariano, la fiesta de la purificación de la Virgen María (la Candelaria).

En ambos casos, al final del tiempo de Navidad o después de la Fiestas de las Candelas el desmontaje del belén nos dispone a vivir el Tiempo Ordinario, sumergiéndonos en los Misterios de la vida del Señor empezando por el anuncio del Reino de Dios presente en nuestro mundo.

Por norma general (con excepciones de algunos belenistas, que no sin polémica, introducen todos los misterios en Belén), no haya figuras belenísticas que representen estos misterios, porque es la misma escucha de la palabra y la celebración de la Eucaristía la que nos hace comprender mejor el misterio del Señor, vivir su pasión y muerte en las celebraciones de la semana Santa,
esperar con la Iglesia la llegada del Santo Espíritu en la Pascua y confiarnos a que el mismo Señor al final volverá para salvarnos.

En este volver es donde nosotros belenistas pondremos el próximo Belén, -si Dios quiere- sabiendo que en la Jerusalén del cielo un día viviremos los que hemos celebrado y representado sus misterios en la tierra. Es justo pues y necesario poder disponer de un momento de acción de gracias y bendición a Dios por haber celebrado el Belén y por la gracia de celebrar sus misterios salvadores en la celebración del Año litúrgico.

ACCIÓN DE GRACIAS CUANDO SE QUITA EL NACIMIENTO EN FAMILIA

El padre o madre de familia comienza la oración diciendo:

Guía: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Todos: Todos se signan.

 

Guía: Bendito sea el Señor Jesús que siendo de condición divina se hizo hombre para salvarnos (Cf. Filp 2,6-11)

Todos: Amén.

Lectura de la palabra de Dios

Luego uno de los presentes lee el siguiente pasaje de la Sagrada Escritura.

Escuchad hermanos las palabras del Santo Evangelio según San Lucas:

En aquel tiempo los padres de Jesús creyendo que el niño Jesús estaba en la caravana, anduvieron un día y se pusieron a buscarlo entre los parientes y conocidos; al no encontrarlo se volvieron a Jerusalén buscándolo. Y sucedió que a los tres días lo encontraron en el templo sentado en medio de los maestros escuchando y haciéndoles preguntas. Todos los que lo oían se quedaban asombrados de su enseñanza y de las respuestas que daba. Él bajo con ellos y fue a Nazaret y estaba sujeto a ellos. Su madre conservaba todo esto en su corazón. Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres.

Responsorio

Guía: El Señor ha dado a conocer su victoria, ha revelado a las naciones su justicia.

Todos: Ha revelado las naciones su justicia.

Guía:  Todos los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios, alegraos, regocijaos, cantad.

Todos: Ha revelado las naciones su justicia.

Acción de Gracias

Un niño o bien uno de los presentes hace la siguiente acción de gracias:

Es justo y necesario darte gracias, Dios padre bueno, porque en este belén hemos recordado el nacimiento de Jesús. Ahora que nos disponemos a guardar con cuidado sus figuras como el anciano Simeón, que abrazaba con sus viejas manos al niño, podemos decir hemos visto al salvador de Dios.

Te pedimos que a lo largo del año celebremos en la Iglesia la vida y la muerte en la Cruz, la Resurrección gloriosa de Jesús y, si es tu deseo, celebrar el próximo Belén y las fiestas del Nacimiento de tu Hjjo, hasta el día en que tu decidas llevarnos junto a ti con María en la gran fiesta del cielo donde podremos alabarte por los siglos de los siglos. Amén.

Guía: Bendigamos al Señor
Todos: Demos gracias a Dios.