4 de Marzo: San Casimiro de Polonia


San Casimiro

San Casimiro fue un príncipe del Reino de Polonia y del Gran Ducado de Lituania. Fue el segundo hijo mayor del rey Casimiro IV. Fue instruido por el reconocido Johannes Longinus, un cronista y diplomático polaco. Después de que su hermano mayor Vladislao fuera elegido como Rey de Bohemia en 1471, San Casimiro se convirtió en el heredero aparente. Se hizo conocido por su piedad, devoción a Dios y generosidad hacia los enfermos y los pobres. Se enfermó (muy probablemente con tuberculosis) y murió a los 25 años.

En polaco, Casimiro significa: «el que impone la paz». (Kas = imponer, Mir = paz).


Día celebración: 4 de marzo.
Lugar de origen: Cracovia (Polonia).
Fecha de nacimiento: 5 de octubre de 1458
Fecha de su muerte: 4 de marzo de 1484.
Santo Patrono de: Polonia, la juventud.


Contenido

– Vida temprana
– El centro de su vida espiritual
– Una vida Santa
– Milagros
– Muerte de San Casimiro
– Oración a San Casimiro


Vida temprana

Como miembro de la dinastía Jagiellon, San Casimiro nació en el castillo de Wawel en Cracovia. Casimiro fue el tercer hijo y el segundo varón del rey de Polonia, gran duque de Lituania Casimiro IV y la reina Isabel de Habsburgo. Isabel fue una madre amorosa y participó activamente en la educación de sus hijos. La Reina y los niños a menudo acompañaban al Rey en sus viajes anuales al Gran Ducado de Lituania.

Desde la edad de nueve años, San Casimiro y su hermano Vladislao fueron educados por el sacerdote polaco Jan Długosz. A los niños se les enseñó latín y alemán, derecho, historia, retórica y literatura clásica. Długosz fue un maestro estricto y conservador que enfatizó la ética, la moral y la devoción religiosa. Długosz notó las habilidades de Casimiro para la oratoria cuando pronunció un discurso para saludar a su padre que regresaba a Polonia en 1469 y Jakub Sienienski, el obispo de Kujawy, en 1470.

Dicen los biógrafos de San Casimiro que su más grande anhelo y su más fuerte deseo era siempre agradar a Dios. Para eso trataba de dominar su cuerpo, antes de que las pasiones sensuales mancharan su alma. Siendo hijo del rey, sin embargo vestía muy sencillamente, sin ningún lujo. Se mortificaba en el comer, en el beber, en el mirar y en el dormir. Muchas veces dormía sobre el duro suelo y se esforzaba por no tomar licor. Y esto en un palacio real donde las gentes eran bastante inclinadas a una vida fácil y de muchas comodidades y comilonas.

 

El centro de su vida espiritual

Para Casimiro el centro de su devoción era la Pasión y Muerte de Jesucristo. En aquellos tiempos los maestros espirituales insistían frecuentemente en que para ser fervoroso y crecer en el amor a Dios aprovecha muchísimo el meditar en la Pasión de Jesucristo. Nuestro santo pasaba mucho tiempo meditando en la Agonía de Jesús en el Huerto y en los azotes que padeció, como también en la coronación de espinas y las bofetadas que le dieron a Nuestro Señor.

Ratos y ratos se estaba pensando en la subida de Jesús al Calvario y en las cinco heridas del crucificado, y meditando en el amor que llevó a Jesús a sacrificarse por nosotros. Le gustaban los cristos muy sangrantes, y ante un crucifijo se quedaba tiempos y tiempos meditando, suplicando y dando gracias.

Otra gran devoción de Casimiro era la de Jesús Sacramentado. Como durante el día estaba sumamente ocupado ayudando a su padre a gobernar el Reino de Polonia y de Lituania, aprovechaba el descanso y el silencio de las noches para ir a los templos y pasar horas y horas adorando a Jesús en la Santa Hostia.

 

Una vida Santa

Los secretarios y otras personas que vivieron con San Casimiro durante varios años estuvieron todos de acuerdo en afirmar que lo más probable es que este santo joven no cometió ni un solo pecado grave en toda su vida. Y esto es tanto más admirable en cuanto que vivía en un ambiente de palacio de gobierno donde generalmente hay mucha relajación de costumbres. La gente se admiraba al ver que un joven de veinte años observaba una conducta tan equilibrada y seria como si ya tuviera sesenta.

A su padre el rey le advertía con todo respeto pero con mucha valentía, las fallas que encontraba en el gobierno, especialmente cuando se cometían injusticias contra los pobres. Y el papa atendía con rapidez a sus peticiones y trataba de poner remedio.

Casimiro llegó lo mismo que San Luis Gonzaga, San Gabriel de la Dolorosa, San Estanislao de Koska, San Juan Berchmans, y Santa Teresita de Jesús, a una gran santidad, en muy pocos años.

 

Milagros

Los relatos de aquella época describieron a San Casimiro como un joven de intelecto y educación excepcionales, de gran humildad y cortesía, que luchaba por la justicia y la equidad. Las primeras fuentes no dan fe de su piedad o devoción a Dios, pero su inclinación a la vida religiosa aumentó hacia el final de su vida. Fuentes posteriores proporcionan algunas historias de la vida religiosa de San Casimiro.

Uno de los primeros milagros atribuidos a San Casimiro, fue el de su aparición ante el ejército lituano durante el asedio de Polotsk en 1518. San Casimiro mostró a las tropas lituanas dónde podían cruzar con seguridad el río Daugava para defender la ciudad, asediada por el ejército del Gran Ducado de Moscú.

Los milagros realizados después de su muerte llenan todo un volumen. Una ciega que recobra la vista, el cojo que camina, los enfermos que son sanados, una niña muerta que fue resucitada. Incluso en una oportunidad, el Santo en gloria, fue visto en el aire por su ejército, y llevó a sus compatriotas católicos a la batalla, y los libró con una maravillosa victoria de los cismáticos anfitriones rusos.

 

Muerte de San Casimiro

Entre 1479 y 1484, su padre pasó la mayor parte de su tiempo en Vilna atendiendo los asuntos de Lituania. En 1481, Mikhailo Olelkovich y sus secuaces planearon asesinar al Rey Casimiro y al Príncipe durante una cacería que tuvo lugar durante la boda de Feodor Ivanovich Belsky. El plan fue descubierto y el príncipe Casimiro, quizás temiendo por su seguridad, fue enviado a Polonia para actuar como vice-regente. Casi al mismo tiempo, su padre intentó organizar su matrimonio con Cunegunda de Austria, hija del emperador Federico III.

A menudo se afirma que el Príncipe Casimiro prefirió permanecer célibe pues presentía su muerte próxima (ya que había enfermado de tuberculosis). Algunos relatos afirman que Casimiro contrajo su enfermedad pulmonar después de un ayuno particularmente severo o porque podía ser encontrado antes del amanecer, arrodillado junto a las puertas de la iglesia, esperando que un sacerdote los abriera.

En mayo de 1483, el príncipe Casimiro se unió a su padre en Vilna. Allí, después de la muerte de Andrzej Oporowski, obispo y vicecanciller de la Corona, el príncipe Casimiro asumió algunos de sus deberes en la cancillería. Sin embargo, su salud se deterioraba rápidamente.

El San Casimiro murió el 4 de marzo de 1484 en Grodno. Sus restos fueron enterrados en la Catedral de Vilna, donde se construyó la Capilla en su honor hacia 1636.

 

Oración a San Casimiro

Oh Dios todopoderoso, que llamas siempre a servir a los que reinan contigo, te pido que por la intercesión del humilde San Casimiro, estemos siempre dispuesto a servir a los más necesitados, fieles en santidad y justicia.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, quien es Dios, y que vive y reina contigo en unidad con el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.

Amén.

San Casimiro | Fuentes

https://sanctoral.com/en/saints/saint_casimir.html

https://en.wikipedia.org/wiki/Saint_Casimir

https://www.ewtn.com/spanish/Saints/Casimiro_de_Polonia.htm

https://www.pildorasdefe.net/santos/celebraciones/Santoral-Casimiro-principe-rey-polaco-invocacion-tentacion-04-marzo