"Salvemos las dos vidas" la marcha provida Argentina fue un rotundo éxito | Proyecto Emaús

“Salvemos las dos vidas” la marcha provida Argentina fue un rotundo éxito


Aproximadamente dos millones de partidarios por la vida se reunieron el sábado en las calles de Argentina para la Marcha anual por la Vida.

EuroNews informa que la principal marcha pro-vida se llevó a cabo en Buenos Aires bajo el lema “En defensa de las dos vidas“. Las fotos y los vídeos muestran a la gran multitud inundando las calles del centro de la ciudad con un verdadero mar humano de color celeste. Muchos llevaban letreros y globos. Otros llevaban un gran feto hecho en papel maché.

Crédito: #SalvemosLas2Vidas vía Twitter.

Aproximadamente 300,000 personas marcharon en la capital, portando pañuelos celestes y entonando alegres canciones que destacaban el valor de toda vida humana. Según el portal Crux, líderes católicos, evangélicos protestantes, judíos e islámicos participaron también en esta marcha.

El informe afirma que los marchantes se reunieron en más de 200 lugares en todo el país.

Hubo un “espíritu palpable de celebración, de alegría, con familias reunidas, así como una presencia abrumadora de jóvenes”, dijo Carolina Brown, una de las organizadoras de la marcha. “Ver que los jóvenes son los que tendrán que seguir luchando, verlos salir en números, unirse a amigos, es una razón para la esperanza”.

El aborto ha sido ilegal durante décadas en la Argentina. El año pasado, su congreso debatió un proyecto de ley para legalizar el aborto hasta 14 semanas, pero el Senado derrotó por poco la medida.

Argentina, como muchos países sudamericanos, ha estado enfrentando una intensa presión internacional para legalizar el aborto. Incluso, es el país en donde se han llevado a cabo las protestas pro-aborto más violentas del mundo. En junio de año pasado, feministas radicales marcharon en Buenos Aires para exigir que el gobierno legalizara el asesinato de bebés por nacer. En octubre del 2017, organizaron otra protesta violenta y con el torso desnudo, exigieron al gobierno abortos gratuitos financiados por los contribuyentes y la aceptación cultural de la prostitución. Los manifestantes a favor del aborto lanzaron piedras, cócteles Molotov, botellas, tampones y heces, así como globos llenos de pintura. También destrozaron muros con mensajes como “la única iglesia que alumbra es la que arde”.

En marcado contraste, las marchas pro-vida del sábado fueron pacíficas y llenas de alegría.