30 de Junio: San Pablo, Apóstol


San Pablo de Tarso

San Pablo de Tarso, fue un apóstol (aunque no uno de los Doce Apóstoles) que enseñó el evangelio de Cristo al mundo del primer siglo. Generalmente se considera a San Pablo como a una de las figuras más importantes de la Era Apostólica y desde mediados de los años 30 hasta mediados de los años 50 d. C. fundó varias comunidades cristianas en Asia Menor y Europa.

Según el libro del Nuevo Testamento, Los Hechos de los apóstoles, San Pablo persiguió a los primeros discípulos de Jesús, en el área de Jerusalén antes de su conversión. En la narración de Hechos, Pablo viajaba por el camino de Jerusalén a Damasco en una misión para «arrestarlos y llevarlos de regreso a Jerusalén» cuando Jesús ascendido se le apareció bajo una gran luz. San Pablo quedó ciego, pero después de tres días su visión fue restaurada por Ananías de Damasco y Pablo comenzó a predicar que Jesús de Nazaret es el Mesías y el Hijo de Dios.


Día celebración: 30 de Junio / 29 de Junio.
Lugar de origen: Tarso, Turquía.
Fecha de nacimiento: Año 5.
Fecha de su muerte: Año 64 ó 67.
Santo Patrono de: Roma, Grecia, Écija, prensa católica, misioneros y teólogos.


Contenido

– Introducción
– Nacimiento y educación
– Conversión
– Misiones de San Pablo
– Cuatro años de cautiverio
– Epístolas de San Pablo
– Martirio
– Oración a San Pablo


Introducción

«Soy el mínimo de todos los Apóstoles e indigno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la Iglesia de Dios». Eso dice el mismo San Pablo, en la primera epístola que escribió a los Corintios (XV, 9). Pero con tener tan baja opinión de si, reconocía y publicaba a voz en grito cuanto en él había obrado la gracia: «Por la gracia de Dios —añade— soy lo que soy, y su gracia no ha sido estéril en mi; antes he trabajado más copiosamente que todos: pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo».

San Pablo estaba dotado de superior ingenio y era de ánimo esforzado. Le dio el Señor un corazón ardiente, capaz de emprender cualquier cosa para lograr el triunfo de sus ideas, y un temple recio y varonil. Una vez entregado a Jesucristo después de convertirse, merced al ardor y fecundidad de su ministerio, a sus incesantes correrías, y a sus luchas, adversidades y trabajos en medio de la gentilidad, mereció el dictado de «Apóstol de las gentes», y el de «Apóstol» por antonomasia.

Nacimiento y educación

En varios lugares de sus epístolas nos da el mismo San Pablo, como de paso, algunos informes sobre su familia. Nació en la ciudad de Tarso, en Cilicia, de padres que descendían de la tribu de Benjamín y gozaban del derecho de ciudadanía. El titulo de ciudadano romano era hereditario, y así Pablo echará mano de el cuando le convenga. Hasta su conversión guardó fielmente las doctrinas y observancias farisaicas que le enseñaron sus padres, quienes le pusieron el nombre de Saulo.

Siendo muy joven le enviaron a Jerusalén para que el famoso letrado Gamaliel le enseñase la ley y ceremonias de Moisés; allí fue condiscípulo de Bernabé, de quien hablaremos más adelante. Su portentosa inteligencia se asimiló en breve la ciencia de las Sagradas Escrituras; pero no llegó a descubrir en ellas el misterio del Hombre Dios, por velárselo, como con densa nube, la mentalidad terrena y carnal de los judíos de aquellos tiempos y de los fariseos particularmente.

Tenía el entendimiento y la voluntad totalmente cautivados por la doctrina farisaica, de suerte que vino a ser en pocos años acérrimo partidario y defensor de dicha secta. ¿Cuanto tiempo permaneció Pablo en Jerusalén? Lo ignoramos; lo cierto es que no se le ofreció ocasión de ver y conocer al divino Salvador. Lo vemos otra vez en dicha ciudad guardando las capas de los que apedreaban a San Esteban, protomártir, y, al parecer, era por entonces uno de los más sañudos y feroces enemigos de la naciente Iglesia.

Conversión

¿Cómo fue la conversión del furioso perseguidor? El mismo lo refiere en a apología que hizo de si ante el rey Agripa. En ella vemos que sucedió de modo en extremo maravilloso, Lo dice así:

«…Yo por mi estaba persuadido de que debía proceder hostilmente contra el nombre de Jesús Nazareno, como ya lo hice en Jerusalén, donde no sólo metí a muchos de los santos fieles en las cárceles, con poderes que para ello recibí de los príncipes de los sacerdotes, sino que siendo condenados a muerte, yo di también mi consentimiento. Y, andando con frecuencia por todas las sinagogas, los obligaba a fuerza de castigos a blasfemar del nombre de Jesús.

Enfurecido mis cada día contra ellos, los iba persiguiendo hasta en las ciudades extranjeras. En este estado, yendo un día a Damasco con poderes y comisión de los príncipes de los sacerdotes, siendo el mediodía, ¡oh rey!, en el camino una luz del cielo más resplandeciente que el sol, la cual con sus rayos me rodeó a mi y a cuantos iban conmigo. Habiendo todos nosotros caído en tierra, oí una voz que me decía en lengua hebrea:

Saulo, Saulo, ¿Por qué me persigues? Duro empeño es para ti el dar coces contra el aguijón. Yo entonces respondí: ¿Quién eres tu, Señor? Y el Señor me dijo: Yo soy Jesús, a quien tu persigues. Pero levántate y ponte de pie; porque te he aparecido para constituirte en ministro y testigo de las cosas que has visto y de otras que te mostraré apareciéndome a ti de nuevo.

– (Hechos, XXVI, 9-17).

Se hizo llevar a la ciudad de Damasco, donde le había dicho Jesús que le dirían lo que tenia que hacer. Allí, después de tres días de ayuno, fue bautizado por Ananías. Saulo mudó de vida total y repentinamente. Con tanto mayor ardor predicó de allí en adelante el nombre de Jesús cuanto con mayor saña y furor le había perseguido hasta entonces. Las gracias sobrenaturales que Pablo recibió del ciclo en su conversión, engrandecieron y perfeccionaron sus dones y excelencias naturales. El intrépido y valeroso Apóstol puso tanto empeño para hacerlos fructificar, que todos los siglos han contemplado admirados Ia obra magna y prodigiosa de su apostolado.

De las citas autobiográficas diseminadas por sus escritos se deduce que, ya bautizado, pasó tres años en los desiertos de Arabia, y volvió luego a Damasco, donde predicó la fe cristiana con tanto celo y tan excelente fruto, que los judíos se enfurecieron contra él y quisieron quitarle la vida.

San Pablo logró escaparse, haciéndose descolgar de noche, metido en un serón, por una ventana que caía a la otra parte del muro de la ciudad, cuyas puertas habían cerrado los judíos y guardaban cautelosamente. Pablo llegó a Jerusalén y vio por vez primera a San Pedro. Los cristianos recordaban la pasada vida de San Pablo y temieron de él hasta que Bernabé, su antiguo condiscípulo, le abrazó y le llevó a los Apóstoles, logrando así que los fieles le creyesen y estimasen.

San Pablo andaba y vivía con los cristianos y por su elocuencia atraía a muchos judíos a la verdadera fe. Por entones los fariseos, sus antiguos correligionarias, envidiosos y confundidos, buscaban medio para matarle. San Pablo se refugié en Tarso, de donde era natural, Allí fue a buscarle San Bernabé —probablemente pasado el año 40, cuando ya San Pedro había abierto la entrada en la Iglesia a los gentiles en la persona del centurión Cornelio—, y lo llevó para que le ayudase en el gobierno de la Iglesia de Antioquia, recién fundada.

Misiones de San Pablo

Con mucha gala de pormenores refieren las correrías apostólicas de San Pablo los últimos capítulos de los Hechos de los Apóstoles (XIII-XXVII), que se leen con sumo agrado por lo amenos e interesantes. El mismo Espíritu Santo se digné elegir a San Pablo para que fuera Apóstol de los gentiles: «Separadme a Pablo y a Bernabé para la obra a que los tengo destinados» (Hech. XIII).

Se fueron, pues, llevándose a otro discípulo llamado Juan, por sobrenombre Marcos. Se embarcaron juntos de Seleucia para la isla de Chipre. En Salamina predicaron en la sinagoga judía. Lo propio hicieron en Pafos, donde convirtieron al procónsul romano Sergio Paulo. Entonces empezó Saulo a latinizar su nombre, llamándose Paulo (en español, Pablo),  quizás en memoria del insigne convertido, Sergio Paulo, el cual se dio también al apostolado.

Pablo, Bernabé y Juan Marcos volvieron al Asia Menor con intento de predicar en toda ella; pero Juan Marcos, al cabo de poco, se apartó de ellos, por faltarle ánimos para tal empresa. Con eso, Pablo y Bernabé evangelizaron las provincias de Panfilia, Licaonia y Pisidia, y se detuvieron principalmente en las ciudades de Perge, Antioquía de Pisidia, Iconio, Listra, Derbe y Atalia, obrando prodigios y numerosas conversiones.

Ocurrió en Listra un singular suceso. Habiendo San Pablo sanado a un hombre que era cojo de nacimiento, asombrado el pueblo, quisieron adorar como a dioses a Pablo y Bernabé; a éste, que era de aspecto grave, le llamaban Júpiter, y a San Pablo, que de ordinario hablaba en las asambleas, le tenían por Mercurio, dios de la elocuencia. Quisieron también sacrificarles toros y ofrecerles coronas, como solían hacerlo con los dioses del Olimpo.

A duras penas pudieron impedirlo los dos apóstoles: «Hombres, ¿qué es lo que hacéis?-les decían—; nosotros también somos mortales como vosotros; venimos a predicaros que dejéis esas vanas deidades…» Con dificultad lograron triunfar del pueblo.

De pronto esta loca aclamación se mudó en odio feroz que atizaban algunos judíos llegados de Antioquía y de Iconio. Apedrearon a Pablo, y le arrastraron fuera de la ciudad, donde le dejaron por muerto. Poco a poco volvió en si; al día siguiente partió para Derbe con Bernabé. Volvieron a pasar por las ciudades ya evangelizadas, donde ordenaron sacerdotes y consagraron obispos, y finalmente, se embarcaron en Atalia para llegar por mar hasta Antioquía. A lo que se cree, esta primera misión fue entre los años 46 y 49.

Efectuaron la segunda entre los años 51 y 54. Además hicieron antes otro viaje a Jerusalén, por el año 51, con ocasión del primer Concilio. Reinaba gran discordia y porfía entre los cristianos de Antioquía, porque algunos judíos convertidos pretendían obligar a los gentiles a la circuncisión y a las otras ceremonias de la ley de Moisés. Pablo y Bernabé fueron de parecer contrario al de aquellos judíos; mas, como la cuestión tomase sesgo violento, para apaciguar los ánimos determinaron que todo lo resolviese el apóstol San Pedro.

Llamó éste a los demás Apóstoles y presbíteros y les explicó el caso. Luego deliberaron presidiendo San Pedro la asamblea en la que se determinó aquella cuestión de la manera que San Pablo había señalado: los gentiles debían abstenerse de manjares ofrecidos a los ídolos, de la fornicación, de los animales sofocados, y de la sangre.

Grande fue la alegría de los neófitos de Antioquía, cuando Pablo y Bernabé les dieron noticia de esta decisión del Concilio. Propuso después San Pablo a San Bernabé emprender juntos el segundo viaje apostólico. Bernabé quiso que se les agregase Juan Marcos, pero San Pablo guardaba mal recuerdo de la pusilanimidad de aquel joven discípulo que se separó de ellos en el primer viaje, y no estuve conforme con que ahora se les juntase.

Esta disensión ocasionó el que los dos Apóstoles se separasen a su vez; cada cual fue por su lado en esta segunda jornada. San Pablo, tomando a Silas, discurrió por Siria y Cilicia, confirmando y alentando a las Iglesias de Derbe y Listra, y recorrida ya el Asia Menor llegó a Troas en la Tróade. De Listra se llevó consigo a Timoteo, y de Troas a San Lucas, evangelista.

Pasaron los cuatro de Troas a Maccdonia y desembarcaron en Neápolis —que hoy en día se llama Cavalla—. De aquí fueron a Filipos, donde hubo grandes porfías y alborotos por causa de la predicación y milagros de los Apóstoles. A San Pablo y a Silas los azotaron cruelmente y los encarcelaron. Con todo, en Filipos dejaron fundada una Iglesia, que fue para San Pablo abundante y perenne manantial de consuelos. Evangelizaron luego a Tesalónica, donde los judíos los persiguieron con más encono que en las demás ciudades.

Partieron de allí para Berea, euyos habitantes les dieron buena acogida. Se convirtieron muchos al Cristianismo, entre ellos, algunas nobles damas griegas. Noticiosos de esto los judíos de Tesalónica, acudieron allí alborotando y amotinando al pueblo, por lo que San Pablo dejé a Silas y Timoteo en Berea, como ya había dejado a Lucas en Filipos, y se fue solo a Atenas.

Habló en medio del Areópago, convirtió a Dionisio el Areopagita, al que dejó como jefe y pastor de la nueva cristiandad de Atenas. De aquí llegó hasta la voluptuosa ciudad de Corinto, donde permaneció año y medio y bautizó a muchísimos gentiles. Volvió finalmente a Antioquía, pasando por Efeso. Cesarea y Jerusalén y con esto terminé su segundo viaje apostólico, que fue el más fecundo en frutos, pero también el más laborioso de todos los del apostolado de San Pablo. Circunstancialmente nos lo refieren los Hechos de San Lucas (caps, XV-XVIII).

Muy luego emprendió la tercera misión, cuya ruta y lugares donde predicó fueron casi los mismos que en el segundo viaje. Recorrió la Galacia y la Frigia y se detuvo en Efeso, donde permaneció dos años (55-57), cogiendo copioso fruto. Pero ciertos plateros, descontentos por que ya no vendían tantos idolillos por la mucha gente que se convertía al cristianismo, levantaron gran alboroto en la ciudad contra Pablo y sus compañeros, de suerte que se partieron de allí para Macedonia y después para Grecia.

Se detuvose tres meses en Corinto, de donde volvió a Jerusalén para entregar a la Iglesia de dicha ciudad las limosnas que con este fin había ido recogiendo en los tugares por donde pasaba. Al pasar por Troas predicé hasta muy entrada la noche en uns sala muy alta, y, mientras predicaba San Pablo, un mancebo que le escuchaba sentado en una ventana del tercer piso, se durmió y cayó abajo, matándose con Ia caida. El Santo lo resucitó y prosiguió la plática hasta el amanecer. Finalmente, se detuve en las ciudades de Asén, Mitilene, Samos y Mileto, de donde se hizo a la vela para Ptolemaida (San Juan de Acre) y por Cesarea entró en Jerusalén,

Cuatro años de cautiverio

No bien hubo llegado a Jerusalén, los judíos le prendieron en el mismo Templo y le arrastraron fuera gritando: ¡Muera! Ciertamente le hubiesen matado a no haber intervenido el tribuno romano, atraído por el alboroto. Residía en la fortaleza o torre llamada Antonia, situada cerca del templo, así que no tardó en Ilegar al lugar del motín, con los soldados y centuriones. A duras penas logró prender a San Pablo; no pudiendo averiguar lo cierto a causa del alboroto, mandó que le condujesen a la fortaleza.

San Pablo pidió licencia al tribuno para hablar a la muchedumbre que gritaba enfurecida y, habiéndosela dado y poniéndose en pie sobre las gradas del edificio, arengo en lengua hebrea a la multitud. Al principio le escucharon atentos y silenciosos, pero de pronto prorrumpieron en horribles alaridos: «Quita del mundo a un tal hombre, que no es justo que viva». El tribuno no entendió palabra del discurso de San Pablo, y así se imaginó que los judíos gritaban con razón, y para descubrir la causa de aquel alboroto mandó azotar y atormentar al detenido.

Ya que le hubieron atado con las correas, dijo San Pablo al centurión: «¿Te es lícito azotar a un ciudadano romano, y sin formarle causa?». Al oír el centurión que San Pablo era ciudadano romano corrió asustado a decírselo al tribuno; éste, sobrecogido de espanto y temor, fue a ver a San Pablo le pidió que olvidase aquel error involuntario.

Y no sin motivo hizo todo esto con el santo Apóstol, sino para evitar el grave peligro a que se exponía con azotarle, por estar señalada pena de muerte contra el magistrado que mandase flagelar a  un ciudadano romano. Por otra parte, noticioso el tribuno de que los judíos tenían armadas asechanzas para matar a San Pablo, envió al valeroso preso a Cesarea, donde residía el gobernador Félix, con una carta de su mano y lucida escolta de soldados.

También ante el gobernador hubo nuevos y lentos debates entre San Pablo y sus acusadores. Félix conversaba a menudo con él, Dio largas al asunto, confiando en que San Pablo le daría dinero para conseguir la libertad, pero fue en balde. Al cabo de dos años cayó en desgracia y fue destituido; sucediéndole Porcio Festo, el cual, para congraciarse con los judíos, quiso enviar a San Pablo a Jerusalén, alegando que allí seria visto y examinado despacio aquel negocio.

San Pablo sabia que sus adversarios querían matarle en el camino; por eso respondió a Festo: «Apelo al César». Con esto no tenían ya aquellos jueces poder alguno contra el acusado, el cual, habiendo pronunciado esas palabras tenia ya derecho a ser llevado a Roma, para que le juzgase el mismo emperador. «¿Al César haz apelado? Pues a César iras» —le dijo Festo—.

Pasados algunos días le envió a Roma. El cautiverio de Pablo en Cesarea había durado dos años. La navegación fue desastrosa. San Lucas nos refiere maravillosamente los incidentes del viaje en el libro de tos Hechos (Capítulos XXVH y XXVUI). Naufragó la nave junto a la isla de Malta, pero el equipaje y los pasajeros salieron salves a tierra, en aquellas costas que guardan devotamente el recuerdo de tan conmovedor acontecimiento. Finalmente, San Pablo llegó a Roma en la primavera del año 61.

Por desgracia, nada más nos refieren los Hechos respecto de San Pablo. Esto no obstante, sabemos que su cautiverio duré otros dos años, aunque muy mitigado, puesto que «se le permitió estar por si en una casa con un soldado de guardián». En vez de encerrarle en la cárcel común, le dejaron alquilar una casa; pero llevaba atada al brazo derecho una cadena que por el otro extremo se solía atar al izquierdo del soldado que le custodiaba.

Con todo eso, esta medio libertad le permitía recibir a cuantos iban a verle, salir y darse al ministerio apostólico con su acostumbrado celo, Judíos y gentiles oyeron la predicación de Pablo y muchísimos se convirtieron, aun en el pretorio y en el palacio del César. Por entonces escribió San Pablo sus admirables epístolas a los Filipenses, Efesios y Colosenses, a Filemón y a los Hebreos.

Pasados dos años, fue juzgado y absuelto por el tribunal de Nerón: y puesto en libertad, viajó a España. Según el padre Garcia Villada, el hecho de la predicación de San Pablo en España es históricamente cierto y hay reminiscencias tradicionales de su estancia en Écija, en Tortosa y en algunas ciudades más, sobre todo en Tarragona, que es la que ofrece mayores garantías. Ya no volvió a Roma, hasta que fue para ser martirizado.

Epístolas de San Pablo

Escribió San Pablo catorce epístolas admirables. Parecen estar escritas casi todas ellas al dictado de las circunstancias, ya para tratar materias particulares, destruir errores o resolver dificultades, ya para confirmar a los fieles en las buenas disposiciones que él sabia que tenían. Algunas de ellas son especialmente doctrinales; otras, en cambio, morales. De estas ultimas, la epístola a Tito y las dos a Timoteo son llamadas pastorales porque se encaminan a señalar las obligaciones de los pastores de almas.

En todas ellas se echa de ver el estilo enérgico, vivo y ardiente, junto con una poderosa fuerza que arrastra, y arrebatos tan sublimes, tal riqueza de ideas y variedad de sentimientos, que es cosa de maravillar. No parece cuidar el estilo. De ordinario solía dictar sus cartas y al leerlas se descubre que el pensamiento se adelantaba a ta pluma del escribiente. De aquí viene el truncado sesgo de la frase que tanto disgustaba al orador Agustín antes de convertirse. Hablando de estas epístolas, San Jerónimo dice: «Cuando leo los escritas del apóstol San Pablo, me parece que oigo truenos y no palabras».

Martirio

Después de su primer cautiverio, San Pablo envió a su compaiero Timoteo a los Filipenses conforme se lo habia prometido y él mismo, en cuanto pudo, partió para el Asia Menor, pasando por Creta. Como lo dice en sus epístolas, se detuvo en Colasas, Troas y Mileto, y pasó un invierno en Nicópolis. De aquí partió para Efeso, donde consagró obispo a Timoteo, y hasta Macedonia.

Estando en este viaje escribió su epístola a Tito y la primera a Timoteo. Estuvo también en Corinto, donde halló a San Pedro, y juntos partieron para Roma; así lo asegura San Dionisio, obispo de Corinto, cuyo testimonio trae el historiador Eusebio.

Por el tiempo en que llegaron a Roma los dos Apóstoles se había ya levantado la persecución de Nerón contra los cristianos. A los pocos días fueron ambos detenidos y encerrados en la cárcel Mamertina. El día 29 de junio del año 67 los sacaron de la cárcel para llevarlos a la muerte. A San Pedro le crucificaron en el monte Vaticano, y a San Pablo, por ser ciudadano romano, le degollaron en el frondoso valle de Las tres Fontanas.

Una ilustre matrona, llamada Lucina, tomó el cuerpo del Apóstol y lo enterró en una heredad suya. Sobre este sepulcro edificó el emperador Constantino la grandiosa basílica de San Pablo extra muros, que mas adelante ensancharon y embellecieron los emperadores Valentiniano, Teodosio y Honorio.

Probablemente en su segundo cautiverio escribió  San Pablo la segunda epístola a Timoteo, en ella parcee pronosticarle el Apóstol su próxima muerte, y le insta para que vaya a hacerle compañía, «Acércase ya el tiempo de mi muerte —le dice-—; combatido he con valor; he concluido la carrera; he guardado la fe. Nada me queda sino aguardar la corona de justicia que me esta reservada… Date prisa para venir presto a mi». Esta carrera del insigne Apóstol —dice San Juan Crisóstomo— fue más gloriosa que la del mismo sol; aun sigue derramando por todo el mundo Ia resplandeciente luz de su doctrina.

Oración a San Pablo

San Pablo, apóstol de Cristo,

Tú que te has dejado acercar, transformar, convertir,
Tú que te has atrevido a anunciar el Evangelio,
Tú que has dado todo tu amor hasta el final por Cristo,
Ruega por nosotros.
Que nuestra fe sea profunda,
Que nuestra esperanza esté siempre presente,
Que nuestro amor por Cristo crezca,
Para que podamos decir como tú:
»No soy yo quien vive, sino Cristo vive en mi».

Ayúdanos
A ser apóstoles,
A ponernos al servicio de la Iglesia y nuestros hermanos,
A ser testigos de tu luz por todo el mundo.
Enséñanos a decir contigo:
»Gloria y alabanza a Dios Nuestro Padre
en la Iglesia y en Cristo
Por los siglos de los siglos».

Amén.

San Pablo | Fuentes
San Pablo: El Santo de cada día por EDELVIVES.

http://www.buzoncatolico.es/vidadefe/oraciones-del-pfelipe-santos/oracionasanpablo.html