27 de Diciembre: San Juan Evangelista


San Juan Evangelista

Nació San Juan Evangelista, el apóstol predilecto de Cristo en Betsaida, ciudad de Galilea, que se interpreta casa de frutos o mantenimientos. Los Griegos le llaman el Teólogo, y con razón; pues es el mayor que ha tenido la Iglesia de Dios. Fue Apóstol, Profeta, Evangelista, Doctor, Virgen y Mártir: fue hermano de Santiago el mayor, e hijo de Zebedeo.

Estando pescando en el mar de Galilea con su hermano, fue llamado por el Redentor para elevarle a la alta dignidad de Apóstol y Pescador de las almas. En el momento mismo dejó a sus padres, juntamente con Santiago, abandonaron ambos las redes, barca y cuanto tenían, y fueron en seguimiento de Jesucristo. Los dos se hallaron en las Bodas de Caná, en la curación de la suegra de San Pedro, fueron testigos de la resurrección de la hija de Jairo, y merecieron que el Salvador les diese el renombre de Hijos del trueno, para denotar la grandeza de su fe y de su celo.

San Juan fue el más joven de todos los Apóstoles, y conservó toda su vida ilesa su preciosa virginidad, a cuya virtud se atribuye la singular predilección que mereció al Redentor. Él fue uno de los tres Apóstoles que eligió Jesucristo para ser testigos de su gloriosa Transfiguración en el monte Tabor.

Así como el Señor amó a San Juan más que a otro Apóstol, así también fue San Juan el más amante del divino Maestro, de lo cual dio patentes pruebas, ya cuando quiso estorbar a un hombre que lanzase los demonios en el nombre de Jesucristo, y ya cuando pidió al Redentor que hiciese bajar fuego del Cielo para abrasar a los que no quisieron recibirle en su ciudad.

El espíritu de desprendimiento de las dignidades, aunque sean de la Iglesia, es el que inspira el Evangelio: y no parece que San Juan y Santiago estaban bastantemente penetrados de él, cuando instaron a su madre que pidiese para ellos los dos más preeminentes asientos de la Iglesia. El Señor refuta esta pretensión, diciendo:

– No sabéis lo que pedís, ¿podéis beber el cáliz que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo que yo he de ser bautizado?

– Podemos», respondieron ellos.

En cuya respuesta está patente la preparación de su ánimo para padecer por Jesucristo; y en efecto, en su consecuencia el divino Maestro les anuncia que serán participantes de su sacrosanta Pasión. Estos dos hermanos preguntaron al divino Maestro, cuándo sería la ruina del Templo, y su pregunta dio ocasión a Jesucristo para pronosticar la ruina de Jerusalén, y lo que sucedería en su última venida.

San Juan fue enviado con San Pedro a preparar lo necesario para la Pascua, que Jesucristo celebró con sus Apóstoles. En esta última cena, en la que el divino Redentor nos dejó tantas, tan grandes y tan maravillosas pruebas de su amor, dio a San Juan una del muy singular y tierno que le profesaba, permitiéndole que se reclinase en su pecho. Estando en esta postura, le preguntó el Santo Apóstol ¿quién le había de entregar? y Jesús tuvo la bondad de manifestárselo privadamente.

El Evangelista San Juan fue también uno de los tres Discípulos que llevó Jesucristo consigo al Huerto de Getsemaní, para hacerlos testigos de su agonía y tristeza, de los cuales Juan fue el único que siguió al Redentor hasta la Cruz.

Estando al pie del sacrosanto madero en el Calvario recibió otra prueba no menos singular de lo mucho que le amaba. Con efecto, poco antes de consumar su sacrificio, viendo a su Madre y al fiel y amante Discípulo dijo, hablando con su Madre:

– «Mujer, he ahí tu hijo», señalando al Discípulo; y a éste: «he ahí tu Madre», señalando a María: sobre cuyas palabras fundan los Santos Padres el título de hijos adoptivos de la Virgen Santísima propio de todos los fieles; pero el especial hijo adoptivo de la Virgen María fue San Juan, y el que más exactamente cumplió con sus deberes, y con el encargo de su Maestro, llevándosela en su compañía para cuidarla y consolarla. San Juan permaneció al lado de la Cruz después de muerto Jesucristo, y el único que testificó haber visto correr sangre y agua del divino sacrosanto Costado.

San Juan Evangelista, por su elevado amor a Jesús, mereció no solamente ser el primero en conocer el misterio de su Sagrado Corazón, sino también el ser designado hijo adoptivo y capellán de la Virgen María.

Aunque San Pedro y San Juan corrieron juntos para certificarse si habían con efecto robado del Sepulcro el cuerpo del Salvador, segun testificaba María Magdalena, Juan llegó el primero, pero Pedro entró antes en el sagrado Sepulcro. Algunos días después de resucitado el Redentor, hallándose este Santo Apóstol con otros Discípulos, pescando en el mar de Galilea se les apareció el Señor, y Juan fue el primero que dijo: «El Señor es».

Era tan excesivo el amor entre San Pedro y San Juan, que aquel no quería apartarse de éste. Entrando juntos a orar en el Templo de Jerusalén, sanaron milagrosamente a un hombre que había estado siempre impedido.

Juntos fueron presos por anunciar la Resurrección de Jesucristo, juntos protestaron con la mayor entereza y sin temor a las amenazas de los Judíos, que primero era obedecer a Dios que a los hombres; juntos los libró un Ángel, juntos fueron a Samaria para que recibiesen al Espíritu Santo los que habían sido bautizados por el Diácono Felipe, juntos predicaron por diferentes pueblos de aquellas regiones la fe del Crucificado, juntos se volvieron a Jerusalén y finalmente asistieron al Concilio celebrado en esta ciudad, como columnas de la santa Iglesia.

Cumplió con su ministerio recorriendo el Asia y predicando en ella el Evangelio. No hubo ciudad ni pueblo en las dilatadas provincias del Asia menor que no iluminase con las luces de su fe. Todas las Iglesias de ella, dice San Jerónimo, las fundó, las rigió y gobernó como Doctor y Maestro, asignando a cada una su respectivo Pastor.

En la bárbara y cruel persecución de Domiciano, fue conducido a Roma, dice Tertuliano, y metido en una tina de aceite hirviendo delante de la puerta Latina. En ella entró deseoso de apurar el cáliz que le había anunciado Jesucristo; pero Dios le conservó la vida milagrosamente, y lejos de recibir lesión alguna, salió de la tina más vigoroso y sano que había entrado en ella. En seguida fue desterrado a la isla de Patmos para trabajar en las minas y canteras.

Aquí tuvo las maravillosas visiones y revelaciones que escribe en su Apocalipsis, que como dice San Agustín, conciernen al estado de la Santa Iglesia desde la primera hasta la última venida de Jesucristo.

27 de Diciembre: San Juan Evangelista

San Juan Evangelista recibe la revelación del libro del Apocalipsis.

Por muerte de Domiciano fueron rescindidas y anuladas por el Senado las actas de su gobierno, y de consiguiente libre San Juan de su destierro. Volvióse pues a Éfeso, en cuya ciudad hizo su principal residencia como la había también hecho anteriormente, después de sus dilatadas peregrinaciones. En esta ciudad fue, donde rogado de sus Discípulos, de muchos Obispos, y de todos los Fieles de las Iglesias que había fundado, escribió su Evangelio, para confutar los errores de Ebión y Cerinto, que negaban la divinidad de Jesucristo.

Su pluma es la más elevada y sublime entre todos los Evangelistas; porque empezando uno su Evangelio por la generación temporal de Jesucristo, otro por la profecía de Malaquías, otro por el Sacerdocio de Zacarías, San Juan como Águila entre todos ellos se remonta al seno mismo de la Divinidad, y su Evangelio da principio por la eterna generación del Verbo. Habla también de la predicación de Jesucristo; y aunque muy breve, comprehende varias particularidades que omitieron los otros Historiadores sagrados. En sus cartas se descubre todo el fuego de la caridad que le abrasaba.

Muerte de San Juan Evangelista

A los últimos días de su vida era conducido de sus Discípulos a la Iglesia a causa de su ancianidad y flaqueza, y no pudiendo hacer largos discursos, repetía con frecuencia esta sentencia y precepto del Señor: «hijitos míos, amaos mutuamente». Precepto que observado exactamente es muy bastante para justificarnos y salvarnos. Finalmente, este Santo Apóstol, Evangelista, Profeta, Virgen y Mártir, murió en Éfeso de edad de cerca de cien años.

 

Meditación sobre la vida de San Juan Evangelista

I. He aquí al amigo íntimo de Jesús, aquél que descansó sobre su pecho en la última Cena, ya quien el divino Salvador hizo partícipe de sus más grandes secretos. La primera condición de una verdadera amistad es no tener secretos para el amigo. ¿Está abierto tu corazón para Jesús? ¿No tomas ninguna resolución sin haberlo consultado? En todo tiempo puedes penetrar en su corazón por la adorable llaga de su costado; ¡Y Él no puede hacerlo en el tuyo, lleno como está totalmente de las creaturas! «Os amo, oh Dios mío, y deseo amaros siempre más». (San Agustín).

II. La segunda cualidad de la amistad es compartir con el amigo lo que se posee. Ahora bien, Jesús durante su vida dióse todo entero a San Juan y, al morir, le dio a su madre. «Hijo mío, dijo, he aquí a tu Madre». San Juan se había dado por entero a Jesús, había abandonado todo para seguirlo. Date del mismo modo todo entero a Jesús, si quieres ser su amigo. ¿A quién destinas tu corazón? el mundo es indigno de poseerlo. ¿Qué has dado a Jesús en retribución de su ternura? ¿Le has consagrado tu cuerpo, tu voluntad, tu inteligencia, en una palabra todo lo que eres y todo lo que posees?

III. En fin, la tercera cualidad de la amistad es la semejanza: el amor hace semejantes a los amigos, si ya no lo son. Fue también este amor el que hizo a San Juan semejante a Jesús, lo hizo también hijo espiritual de María. Jesús te amará, si te asemejas a Él. Para lograrlo, es menester, no que te recuestes visiblemente sobre el corazón de Jesús, sino que Jesús venga a tu corazón, y que no tengas tú otra voluntad que la suya. «Tener los mismos gustos, y las mismas repugnancias, he ahí la verdadera amistad». (San Jerónimo).

 

Oración en honor de San Juan Evangelista

Dignaos, oh Dios de bondad, derramar sobre vuestra Iglesia los rayos de vuestra luz celestial, a fin de que iluminada con las enseñanzas de San Juan, vuestro Apóstol y Evangelista, alcance las recompensas eternas. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

San Juan Evangelista | Fuentes
http://wwwmileschristi.blogspot.com/