26 de Julio: Santa Ana, Madre de la Santísima Virgen María


Santa Ana
Los escritos más antiguos que nos hablan de Santa Ana, son los Evangelios apócrifos, el Evangelio de la Natividad de María y de la infancia del Salvador, y finalmente el Protoevangelio de Santiago. Nos contentaremos con relatar las circunstancias que refieren esos escritos, sin entrar en la crítica de los mismos. Añadamos solamente que la Iglesia admite los tradicionales nombres de Joaquín y de Ana, con los cuales designamos los cristianos a los padres de la Santísima Virgen.


Día celebración: 26 de Julio.
Lugar de origen: Belén. Palestina.
Fecha de nacimiento: Siglo I a.C.
Fecha de su muerte: Siglo I d.C. 


Contenido

– Introducción
– Esterilidad misteriosa
– Visita del Ángel
– Santa Ana y María Santísima
– Santa Ana, patrona del hogar doméstico
– Culto a Santa Ana
– Oración a Santa Ana


Introducción

Nació muy probablemente, en Belén. Descendía por línea materna de la raza sacerdotal de Aarón, pues es creencia común que su padre, Matán, que era sacerdote, pertenecía como San Joaquín a la familia real de David.

La bienaventurada niña recibió en su nacimiento el nombre de Ana, que significa «gracia» o «misericordia»; nombre muy a propósito para la que estaba destinada a ser madre de aquella a quien el ángel había de llamar «llena de gracia».

Ana tuvo dos hermanas: Sobé, casada en Belén, y que fue madre de Santa Isabel y abuela de San Juan Bautista, y María, desposada también en Belén, que fue madre de María Solomé, mujer de Cleofás o Alfeo, hermano de San José. Según costumbre generalizada entre los hebreos, el Evangelio llama hermana de la Santísima Virgen a María Salomé, si bien en realidad era sólo prima hermana.

Es creencia general entre los teólogos que Nuestro Señor otorgó a Santa Ana el mismo favor que a Jeremías, a Juan Bautista y probablemente a San José, es a saber, ser santificada en el seno de su madre. Una singularísima inocencia, acrecentada sin cesar por los más valiosos tesoros espirituales, fue patrimonio de su santa vida. Se cree piadosa­mente que a los cinco años fue conducida al templo y que moró en él doce años, consagrada al divino servicio y al ejercicio de la propia san­tificación.

Santa Ana y San Joaquín

El Señor, que preparaba a María una madre conforme a su dignidad, escogió igualmente al varón dichoso que había de ser su padre. «Señor —dice la Santa Iglesia en sus oraciones—, Vos que entre todos los Santos habéis escogido al bienaventurado Joaquín, para ser padre de la Madre de vuestro amado Hijo, etc.»». Era Joaquín natural de Galilea, de la casa y familia de David. El fue —dice San Juan Damasceno— el que mereció recibir en matrimonio a Ana, mujer escogida por Dios y adornada de las más excelsas virtudes, cuando apenas contaba veinticuatro años.

El afortunado hijo de David vivió con su esposa en Nazaret, en aquella misma casa donde tiempo adelante debía obrarse el gran misterio de la Encarnación del Verbo el día de la Anunciación.

«Dios, cuya mirada abarca el presente, el pasado y el porvenir —dice Santa Brígida— no halló quienes más digna y santamente merecieran ser padre de la Virgen María».

Eran ambos justos a los ojos de Dios —dice San Lucas hablando de los padres de San Juan Bautista—, guardando como guardaban todos los mandamientos y leyes del Señor irreprensiblemente. ¿Podían ser de otra manera los padres de la augusta Madre de Jesucristo, Hijo de Dios? San Jerónimo afirma que hacían tres partes de su bienes la primera, destinábanla al templo de Jerusalén, la segunda la distribuían entre los pobres, y con la tercera atendían a las necesidades de la casa. La más exigente caridad no hubiera podido adminístralos mejor.

Esterilidad misteriosa

De este modo vivió el santo matrimonio durante largos años sin que la menor sombra alterase la serenidad de aquel cielo doméstico en el que reinaban, con absoluto imperio, la paz espiritual, el amor honesto y desinteresado, y la pureza de costumbres. Un solo sentimiento, nacido de las preocupaciones de la sociedad mosaica más que del propio deseo, empañaba a veces la felicidad de aquel hogar, y traía al ánimo de Santa Ana motivos de resignada tristeza.

La esterilidad privaba a estos esposos de la alegría más dulce que podía desear un matrimonio en Israel: la esperanza de ser los ascendientes del Mesías, o al menos de poder presenciar en su posteridad los días del Salvador. «Dichoso seré —exclamaba el viejo Tobías moribundo— si queda algún descendiente de mi linaje para ver la claridad de Jerusalén.» Por esto la esterilidad era considerada entre los judíos como una especie de oprobio y como una maldición de Dios.

El dolor de Ana y Joaquín no era debido a aquella aparente humillación que recaía sobre ellos, pues la sobrellevaban con resignada paciencia, y con sumisión a la voluntad de Dios, sino más bien a la consideración de la venida del Mesías, tanto más que los tiempos prescritos para la realización del augusto misterio estaban ya próximos, y el Salvador, según las profecías, había de nacer precisamente de la familia de David.

Es que —como nos dicen los Padres de la Iglesia— la esterilidad de Ana obedecía a motivos sobrenaturales y misteriosos. Ana era figura del mundo, estéril hasta entonces, pero muy pronto y para la salvación del género humano iba a producir milagroso fruto, según la expresión del profeta.

Por otra parte, nada de lo acaecido en la tierra desde el principio del mundo podía compararse con la maravilla que Dios iba a realizar con el nacimiento de María. Este prodigio de prodigios, este abismo de milagros, como lo llama San Juan Damasceno, sólo podía comenzar por un milagro. Esta Virgen, cuya maternidad será tan admirable, debía nacer de modo admirable también. Además, María debía ser hija de la gracia más que de la carne y de la sangre, debía venir del cielo más que de la tierra, y sólo Dios podía dar al mundo un fruto tan celestial y divino.

Tesoro tan inestimable reservado por divino beneplácito a San Joaquín y a Santa Ana hizo que el Cielo les prodigara de antemano bendiciones y gracias sin cuento. Pero quiso dejarles el honor de pagar, en cierto modo, el precio de tan gran distinción, con años de oraciones, promesas, ayunos, limosnas y con la práctica de virtudes admirables.

A todo esto juntaron los dos santos esposos la promesa de consagrar al Señor el ser querido que les concediera. Y aunque pasaban los años y cada día parecía disminuir su esperanza, no cesaban de suplicar y confiar en Aquel que, según la Escritura, de las piedras del desierto puede hacer nacer hijos de Abrahán. Dios iba a premiar aquella confianza con gran esplendidez.

Visita del Ángel

Se celebraba una de las fiestas legales más solemnes: la de los Tabernáculos; y al igual que la multitud de los jefes de familia que se reunían en el Templo para presentar sus ofrendas, acudieron también Joaquín y Ana a la ciudad santa. Mas, por mucha que fuese la nobleza de su estirpe, los sacerdotes se las rehusaron públicamente.

— ¿Cómo pueden ser aceptas al Señor —les dijeron— las ofrendas de un matrimonio al que Él no se ha dignado hacer fecundo ni concederle lo que concede a tantos otros? ¿Qué crimen oculto le ha irritado contra vuestro hogar para que os haya negado un fruto de bendición?

Joaquín no se justificó. Sumisos ambos esposos a la voluntad de Dios que los probaba, aceptaron sin murmurar tan terrible afrenta, y salieron del templo para volverse a Nazaret. Unos días después, fuese Joaquín a una montaña cercana a apacentar sus rebaños, y allí permaneció por espacio de cinco meses, llevando vida de intensa oración y ayuno. Ana, por su parte, rogaba ardientemente al Altísimo que les concediera por fin lo que tanto deseaban.

Un día en que sentada en su jardín de Nazaret, donde vivía recogida, suplicaba con mayor fervor al Señor, apareciósele el arcángel Gabriel, y le anunció de parte de Dios que sus oraciones habían sido oídas; le predijo el nacimiento de una hija que se llamaría María, objeto de la predilección de Dios y de la veneración de los ángeles. Al mismo tiempo, era comunicada a Joaquín la grata nueva.

Pronto comprendió Ana que ella misma era un santuario en donde el Altísimo había realizado el más admirable prodigio que había salido de sus manos y que únicamente la maravilla de la Encarnación había de superar. En su seno acababa de cumplirse la inmaculada concepción de la Virgen María, misterio inefable de amor y de gracia. Después de María, que fue objeto de la inmaculada concepción, no hay nadie más íntimamente unida a este misterio que Santa Ana, lo que nos hace suponer cuál sería su eminente santidad.

Rebosaba en Joaquín la felicidad con que el cielo había premiado sus esperanzas, y el altísimo honor que aquella traía aparejada. Tomó, pues, diez corderos y los hizo sacrificar en el Templo en acción de gracias.

Santa Ana y María Santísima

Cuando se cumplieron sus días, nació de Ana la que había de ser Madre de Dios. Según opinión común, sucedió esto en Jerusalén, en la misma casa en que hoy se levanta majestuosa la basílica de Santa Ana. La alegría de aquel acontecimiento desbordó el alma de los padres.

Darás a luz tus hijos con dolor, había dicho el Señor a la primera mujer al arrojarla del paraíso terrenal. Era un castigo del pecado, pero María no tuvo nada común con el pecado, y esta ley no alcanzó a su madre, del mismo modo que no le había alcanzado a ella la ley del pecado original. De esa suerte y por modo maravilloso, brilló en el mundo la aurora incomparable del gran día de la Redención.

No se olvidó Ana del voto que junto con Joaquín había hecho, y tan pronto como María pudo pasar sin los cuidados maternales, pensaron en consagrarla al Señor que se la había concedido. Conforme a los propios deseos de María, condujéronla al Templo. La santa niña subió las quince gradas del santuario y admitida por los sacerdotes entre las vírgenes y viudas que vivían a la sombra de la casa de Dios, consagróse de lleno a su santo servicio. Permaneció en el lugar santo, desde los tres años hasta sus desposorios con San José.

Tuvo que ser muy doloroso para la santa madre el verse separada de su excelsa Hija; mas ya que no podía habitar bajo el mismo techo que ella, trasladóse desde Belén a Jerusalén, y tomó casa lo más cerca que pudo del Templo. De este modo fuéle posible seguir cuidando de la educación de la Santísima Virgen, a quien veía diariamente, pues Santa Ana habitaba más en el Templo que en su propia casa, desde que su esposo, ya feliz por el cumplimiento de sus esperanzas, muriera dulcemente en sus brazos poco después de la Consagración de su inmaculada Hija al Señor.

Cumplida ya su misión en el mundo, pasó Santa Ana el resto de sus días entregada a continua oración y regalando su espíritu con la contemplación de las perfecciones de la Santísima Virgen. Ignoramos la fecha precisa de su muerte, créese que murió algunos años después de San Joaquín, cuando María estaba aún en el Templo.

Suponen algunos que vivió hasta después de regresar la Sagrada Fa­milia de Egipto. Así parece que lo reveló la Santísima Virgen a Santa Brígida. Si tal fue, la bienaventurada madre pudo ser testigo de la divina misión de su Santísima Hija,  pudo con alegría inmensa estrechar contra su corazón a su nietecito amado, al Hijo de Dios, por cuya venida suspira­ba el pueblo elegido, y morir llevando juntamente con las últimas oraciones de José y de María las postreras caricias y el último beso de Jesús.

Santa Ana, patrona del hogar doméstico

Santa Ana ha sido siempre considerada como Patrona del hogar doméstico, y es muy piadosa y bien fundada la creencia que la invocación de su nombre convierte en hacendosas a las mujeres un tanto descuidadas, y protege a las trabajadoras hasta el punto de que la eficacia de su intercesión en este punto ha dado lugar a la frase llena de sencilla ternura con que se dirigen a ella algunas mujeres que, por necesidad, tienen que abandonar sus casas durante algunas horas.

—«Santa Ana —dicen al tiempo de salir—, cuidadme el puchero». Frase es ésta que muy brevemente compendia y resume toda la vida de tan gloriosa Santa, modelo de la mujer honesta y recogida cuya dicha se cifra en servir a Dios desde el lugar de sus deberes, cuidando amorosamente del hogar y de los hijos, lejos del bullicio del mundo.

Dios, su marido y su hija, fueron los objetos en que se concentraron todos los afectos de Santa Ana, sin que fuera de ellos hubiera nada en el mundo que atrajera su atención. Por eso la vemos, cuando la aflicción de su esterilidad dominaba su espíritu, correr al Templo a desahogar su corazón en el seno amoroso de Dios, en vez de andar de casa en casa como suelen hacer gentes poco discretas que van dando fama a sus desventuras y buscando en charlas inútiles un lenitivo a sus penas.

La vemos también, una vez colmados sus deseos maternales, recogerse en su casa para dar gracias al Señor y prepararse dignamente a educar a su hija en el santo temor de Dios y en d amor a las virtudes domésticas que tan fielmente practicaba ella misma.

Y como la santa humildad ha sido siempre la característica de las almas grandes y de eminente santidad, podremos comprobar cómo después, al paso que se agiganta ante los hombres la figura de su benditísima Hija, cuida ella de pasar como inadvertida y olvidada ante los hombres. Santa Ana crió a la Virgen Santísima a sus pechos, sin confiar a ninguna otra mujer esta hermosa prerrogativa de la maternidad.

En el apacible hogar de Belén, los bienaventurados San Joaquín y Santa Ana y la inmaculada Virgen María, constituían, por decirlo así, tres cuerpos y una sola alma, sin que entre aquéllos y su excelsa Hija, hasta que fue ésta con­sagrada a Dios en el Templo, se interpusiera persona alguna. Santa Ana, especialmente, así que la futura Madre de Dios empezó a balbucir las primeras palabras, se encargó de enseñarle los mandamientos de la ley divina, los salmos y todas las demás oraciones que la ley y la costumbre habían determinado se hicieran aprender a los hijos de los israelitas.

Culto a Santa Ana

El culto de Santa Ana se remonta a los primeros siglos del cristianismo. En aquella época tomó gran incremento, sobre todo en Oriente, en donde los Santos Padres cantaron a porfía las glorias de aquella santísima mujer a quien el Cielo había elegido para ser madre de la Virgen.

«Los primeros cristianos —dice San Epifanio— recogieron piadosamente sus veneradas reliquias, y las colocaron con gran pompa en la iglesia llamada de Nuestra Señora, en el valle de Josafat». En 550 el emperador Justiniano, hizo construir en Constantinopla una iglesia en honor de Santa Ana y de San Joaquín, y según la tradición, dos siglos más tarde fue depositado allí el cuerpo de Santa Ana, en 710.

La Iglesia griega honra a la Santa el 4 de septiembre; el 9 de diciembre celebra su concepción, y el 25 de julio su muerte. En la iglesia, latina, celébrase la fiesta el 26 de julio, fecha en que fueron trasladadas sus reliquias a Constantinopla. El nombre de Santa Ana consta en el Breviario romano en el año 1550. Su fiesta, suprimida por San Pío V, fue restablecida por Gregorio XIII en 1584.

Gregorio XV, el 24 de abril de 1622, la puso como fiesta de guardar; Clemente XI la elevó a rito doble mayor el 20 de septiembre de 1708, en fin, León X III, cuyo nombre de pila eraJoaquín, estableció, el primero de agosto de 1879, con rito doble de segunda clase, las fiestas de San Joaquín y de Santa Ana.

La ciudad de Apt, en Provenza, reivindica la gloria de poseer gran parte de las reliquias. La leyenda dice que fueron llevadas a Provenza por Lázaro, Marta y María Magdalena, y remitidas luego a San Auspicio, obispo de Apt, para sustraerlas a las profanaciones. Pero como la persecución llegara a la ciudad de Apt, San Auspicio tuvo la precaución, de abrir una cripta bajo las losas de la catedral, y de ocultar allí el precioso depósito, que de este modo sorteó las incursiones de los bárbaros y de los sarracenos, quedando ignorado durante varios siglos.

Se cuenta que Carlomagno, después de una de sus numerosas expediciones contra los sarracenos, se retiró a Apt. Era el día de Pascua del año 792, asistía el monarca a los oficios divinos rodeado de sus caballeros y de todo el pueblo. De repente un joven de unos catorce años, ciego y sordomudo de nacimiento, Juan, hijo del barón de Casanueva, del que el emperador era huésped, entró en la iglesia y conducido por mano invisible avanzó hasta el pie del santuario.

Pidió con gestos que levantasen unas losas y cavasen. Quiso el monarca que se le obedeciera y conforme a los deseos del joven levantáronse unas losas y descubrióse la cripta en que yacían las reliquias. El joven, curado repentinamente, exclamó: «Aquí está el cuerpo de Santa Ana, madre de la Santísima Virgen».

Y, efectivamente, a poco de excavar apareció una caja de madera de ciprés, de la cual se leían estas palabras: «Aquí yace el cuerpo de la bienaventrada Ana, madre de la Santísima Virgen María». Abierta la caja, pusieronse contemplar las preciosas reliquias que exhalaban suavísimo perfume. Júzguese de la intensa emoción del pueblo testigo de este prodigio estupendo. El emperador hizo escribir una relación exacta del hecho maravilloso, y la envió al papa Adriano I que la autenticó con su firma y rúbrica dando al acontecimiento carácter oficial.

Muchos templos se han levantado en honor de Santa Ana en todo el mundo. El culto de la madre de la Santísima Virgen es uno de los má extendidos; no hay pueblo alguno en el orbe en que no se invoque si santo nombre con especial veneración. Entre los más célebres santuario; —además del de Apt de Provenza— son notabilísimos el de Santa Ana de Auray, en Bretaña, y el de Beaupré, en el Canadá, al cual acuden cada año 600.000 peregrinos del país y de los Estados Unidos.

Oración a Santa Ana

Gloriosa Santa Ana, Patrona de las familias cristianas, a Ti encomiendo mis hijos. Se que los he recibido de Dios y que a Dios les pertenecen por tanto te ruego me concedas la gracia de aceptar lo que su Divina Providencia disponga para ellos.

Bendíceles oh Misericordiosa Santa Ana, y tómalos bajo tu protección. No te pido para ellos privilegios excepcionales; sólo quiero consagrarte sus almas y sus cuerpos, para que preserves ambos de todo mal. A Ti confío sus necesidades temporales y su salvación eterna.

Imprime a sus corazones, mi buena Santa Ana, horror al pecado; apártales del vicio; presérvales de la corrupción; conserva en su alma la fe, la rectitud y los sentimientos cristianos; y enséñales, como enseñaste a Tu Purísima Hija la Inmaculada Virgen María, a amar a Dios sobre todas las cosas.

Santa Ana, Tu que fuiste Espejo de Paciencia, concédeme la virtud de sufrir con paciencia y amor las dificultades que se me presenten en la educación de mis hijos. Para ellos y para mí, pido Tu bendición, oh Bondadosa Madre Celestial.

Que siempre te honremos, como a Jesús y María; que vivamos conforme a la voluntad de Dios; y que después de esta vida hallemos la bienaventuranza en la otra, reuniéndonos Contigo en la gloria para toda la eternidad.

Así sea.

Santa Ana | Fuentes
El Santo de cada día por EDELVIVES.

https://www.devocionario.com/santos/ana_1.html