24 de Mayo: María Auxiliadora


María Auxiliadora

María Auxiliadora de los Cristianos.

María Auxiliadora o María auxilio de los cristianos, es uno de los títulos con los que la iglesia católica venera a Santa María Madre de Dios, en honor en las múltiples ocasiones en las que nuestra Señora, ha intervenido directamente en auxilio y socorro de su iglesia. Su origen se remonta al siglo IV, cuando san Juan Crisóstomo se refiere a María como «Auxiliadora».

Luego de la Batalla de Lepanto, en donde la flota Cristiana obtuviera una contundente y milagrosa victoria sobre la escuadra otomana, el Papa San Pío V agrega el «Auxilio de los Cristianos» a las Letanías de la Virgen que suelen rezarse luego del Santo Rosario. Esta advocación fue definitivamente popularizado por Don Bosco en el siglo XIX, bajo el nombre de «María Auxiliadora».

Las descripciones de la Batalla de Lepanto basadas en las crónicas católicas de la época, no mencionan un hecho importante que se encuentra en las fuentes musulmanas. Estos últimos informan que en cierto momento durante la batalla, cuando las fuerzas católicas estaban siendo derrotadas, la flota turca vio una Dama majestuosa y terrible en el cielo. Ella los miraba con una mirada tan amenazadora que no podían soportar, perdieron el valor y huyeron.

 

Nuestra Señora, Ayuda de los Cristianos

La batalla fue la mayor batalla naval de la historia hasta esa fecha, y toda la cristiandad esperó en suspenso (comprensible) su resultado. En cierto sentido, el futuro de Europa se estaba decidiendo allí. El protestantismo había creado una fractura en la cristiandad, y las guerras religiosas surgían en todas partes.

Debido a que sus fuerzas eran necesarias en varios frentes, las naciones católicas probablemente no podrían haber enfrentado una invasión musulmana en el sur de Italia, lo que habría sido la consecuencia normal si se hubiera perdido la batalla de Lepanto. Si Italia fuera invadida, en poco tiempo el Papa se habría visto obligado a abandonar sus territorios papales para evitar convertirse en prisionero. Lo más probable es que nadie hubiera podido detener el ímpetu turco en Europa occidental.

En esa batalla inmensa, participaron tres poderes católicos: España, la nación más poderosa de la época; Venecia, que era muy rica y tenía una fuerza naval considerable en ese momento, y Génova. También había una pequeña flota papal, todo lo que el papa Pío V pudo reunir para agregar su fuerza material para enfrentar a este enemigo común.

En esta atmósfera de suspenso general, la batalla tuvo lugar. Las narraciones y crónicas de aquellos días informan lo terrible que fue. Los soldados católicos saltaban a los barcos musulmanes; los turcos ingresaban a las naves católicas; un bando mataba a otro con una tremenda carnicería. Las naves se hundían aquí y allá; soldados y caballeros con armadura flotaban brevemente en esas aguas turbulentas, luego se hundían en las profundidades para encontrarse con la muerte. Los cánones rugieron, gritos de rabia y desesperación se escucharon por encima del estruendo; un terrible alboroto y una enorme agitación en todas partes.

En medio de tanta confusión, dos hombres rezaban a Nuestra Señora para dar la victoria a los católicos: en esas aguas turbulentas, estaba Don Juan de Austria, el comandante de la Armada Católica; y en Roma, estaba San Pío V.

María Auxiliadora

La Imagen de María Auxiliadora no se hizo visible para ambos bandos.

Pueden imaginarse la profunda calma y el gran autocontrol necesarios para un hombre que, en el vértice de la batalla con hombres que luchan a su alrededor, pueda discernir la línea general de la batalla y notar qué estaba yendo mal, incluso aunque los soldados católicos estaban peleando lo mejor posible. Luego, al recordar las enseñanzas de nuestra Fe, decidió luchar hasta su último aliento de vida por la causa de la cristiandad, con la esperanza de que Nuestra Señora intervendría. Esa persona era Don Juan de Austria. Esperaba que Nuestra Señora interviniera.

De hecho, ella intervino. María Auxiliadora apareció en el cielo para amenazar al enemigo, y la armada mahometana huyó. Pero los guerreros católicos no la vieron. Ella no se les apareció. Los católicos tenían el mérito de practicar una confianza ciega, un acto de fe puro. Solo cuando el enemigo más tarde reportó el milagro se dieron cuenta de que ella los había ayudado en la peor hora.

Los caballeros católicos, principalmente aquellos al mando que percibían la línea general que estaba tomando la batalla, tenían que considerar seriamente que morirían o serían prisioneros y esclavos de los turcos como consecuencia de su derrota. Pero confiaron en Nuestra Señora de que ella evitaría que la causa de la cristiandad pereciera. Esto representó una confianza extrema de su parte.

María Auxiliadora

María Auxiliadora representada como «La Virgen Bombardera» que arroja cuentas del Santo Rosario sobre los navíos musulmanes.

En ese momento, San Pío V también rezaba en el Vaticano. Estaba en una reunión sobre los balances financieros del Vaticano, un asunto importante ya que implicaba pecado mortal si alguien hubiera robado dinero de la Iglesia. Por lo tanto, San Pío V tuvo que analizar atentamente las figuras para evitar ser cómplice de tal pecado.

De repente se puso de pie, probablemente movido por una inspiración sobrenatural, y se dirigió a la ventana de la habitación para rezar el Rosario. Mientras rezaba, recibió una revelación de que Don Juan de Austria había ganado la batalla. Regresó a la mesa y dijo: «No es hora de hablar de negocios, nuestra gran tarea en este momento es agradecer a Dios por la victoria que acaba de dar a la Armada Católica».

La noticia de la revelación papal se extendió por toda Roma y la gente comenzó a celebrar. Algunos podrían haber dudado de la revelación y preguntaron: «¿Es realmente cierto?»

Luego, en unos pocos días, llegó un mensajero y dio el informe oficial. El Papa escuchó atentamente el relato, sin ninguna agitación, con su grandeza acostumbrada.

 

Institución de la devoción a María Auxiliadora

 La devoción por esta festividad, instituida a principios del siglo pasado por el Papa Pio VII, fue en constante aumento y alcanzó su mayor incremento, que subsiste hasta nuestros días, cuando Don Bosco congregó a una numerosa y entusiasta juventud femenina, en los colegios, los liceos y la orden religiosa de María Auxiliadora.

La historia del establecimiento de la fiesta de María Auxiliadora no puede ser más conmovedora y edificante. La Revolución Francesa había asestado un duro golpe a la Iglesia y desquiciado completamente a la religión cristiana. En 1799, el joven general Napoleón Bonaparte derrocó al Directorio, asumió el gobierno, y llevó la Revolución a una nueva etapa.

Como Napoleón estaba convencido de la influencia benéfica que la religión cristiana ejerce sobre los pueblos, desde el principio de su gobierno, determinó restablecer el catolicismo en Francia. Anuló las leyes revolucionarias de proscripción, permitió a los sacerdotes regresar a sus iglesias, devolvió a los obispos sus catedrales, parroquias y seminarios, y ajusté con el Papa Pio VII un concordato para arreglar de manera permanente los asuntos eclesiásticos.

Con aquellas medidas, Francia volvió a ser, en poco tiempo, un país floreciente, próspero y cada vez mas poderoso. Al mismo tiempo, Napoleón, embriagado por sus triunfos y arrastrado por su ambición desordenada, exigió al Papa algunas cosas que el jefe de la Iglesia no podía conceder, como por ejemplo, anular el legitimo matrimonio de un hermano del emperador, o cerrar los puertos de los Estados Pontificios a los ingleses, los suecos y los rusos.

A los emisarios de Napoleón que se presentaron en el Vaticano con semejantes pretensiones, Pio VII les respondió con firmeza: «Nos somos el padre de la cristiandad y a nadie trataremos como enemigo».

Aquello bastó para que se enardecieran las pasiones del emperador, que se enfureció ante la firme resistencia del Pontífice, y se lanzó contra el jefe de la Iglesia. En 1809, Napoleón se apoderé de los Estados Pontificios y, después, tuvo la osadía de aprehender a Pio VII. El Papa fue conducido a Savona y, más tarde, al castillo de Fontainebleau, donde quedó en calidad de prisionero. Se dice que a diario durante los cinco años que estuvo preso, dedicaba especialmente una parte del tiempo de sus oraciones a María Santísima, Auxilio de los Cristianos, para que protegiese a la Iglesia perseguida, desgobernada y desamparada.

En aquel lapso, la buena fortuna dio la espalda a Napoleón y, tras una serie de reveses militares, se produjo la caída del Imperio a principios de 1814. Precisamente en el castillo de Fontainebleau, donde se hallaba prisionero el Papa, firmó el emperador su abdicación. Al jefe de la Iglesia le fueron devueltos los Estados Pontificios, se firmó un acuerdo en el que se proclamaba que «el poder espiritual recobraría todos sus derechos y la posición de donde lo había lanzado la conquista francesa» y, el 24 de mayo de 1814, Pio VII hizo una entrada triunfal en Roma, entre el doblar de las campanas, las delirantes aclamaciones de la multitud y lluvias de flores, para ocupar su Sede.

Los años de infortunio y de prisión habían fortalecido en vez de agotar a aquel hombre de avanzada edad que dio muestras de una energía, firmeza y decisión extraordinarias, para reorganizar su Iglesia y despertar la vida religiosa que tantas sacudidas había experimentado. Hacia falta mucho tiempo, una gran prudencia y una pacientísima dedicación para hacer entrar de nuevo el catolicismo en los corazones y en el orden social; sin embargo, el anciano Pio VII realizó aquella tarea colosal en un tiempo relativamente corto.

Una vez reinstalado en la Cátedra de San Pedro, restauró a la Compañía de Jesús y reabrió sus colegios en la Ciudad Eterna; mediante concordatos y convenios con los reyes y los príncipes, restableció los obispados que habían quedado suprimidos, reorganizó la propaganda, dio impulso a la Propagación de la Fe y, como por un milagro, hacia mediados de 1815, después de la segunda y definitiva abdicación de Napoleón, cuando el Papa dio asilo a la familia del emperador derrotado y exilado, la Iglesia había recuperado su posición y su poder espiritual.

Así lo consideró el Pontífice: como un milagro de la Santísima Virgen a la que tanto había pedido por la Iglesia. Fue entonces cuando Pio VII tuvo la feliz idea de manifestar el agradecimiento de todo el orbe católico a la Virgen María, bajo su advocación de Auxilio de los Cristianos y, como un expreso reconocimiento de la infalible protección de la Madre de Dios, tantas veces atestiguada con prodigios extraordinarios, sobre la Iglesia y los hijos de la Iglesia en defensa de la fe contra moros, turcos, herejes, revolucionarios y todos los enemigos declarados

Oración a María Auxiliadora

¡Oh María Virgen poderosa! Tú, la grande e ilustre defensora de la Iglesia; Tú, Auxiliadora del pueblo cristiano; Tú, terrible como un ejército en orden de batalla; Tú, que sola destruyes los errores del mundo, defiéndenos en nuestras angustias, auxílianos en nuestras luchas, socórrenos en nuestras necesidades, y en la hora de la muerte, recíbenos en el eterno gozo.
Amén.