23 de Mayo: San Andrés Bobola, Sacerdote y Mártir


San Andrés Bobola

San Andrés Bobola fue incansable misionero por Ucrania, Volinia, Polesia, la Rusia Blanca, Polonia y Lituania. Llevó continúa tarea de consolar y fortalecer a los perseguidos, tratando de reconciliar estos dos mundos cristianos que se desconocen y se odian. Murió mártir el 16 de mayo de 1657.


Día celebración:  23 de mayo /16 de mayo.
Lugar de origen: Strachocina. Polonia.
Fecha de nacimiento: 30 de noviembre de 1591.
Fecha de su muerte: 16 de mayo de 1657.
Santo Patrono de:  Diócesis de Varsovia.


Contenido

– Introducción
– Niñez y juventud
– Su abnegación
– Convierte a los cismáticos
– San Andrés Bobola en Pinsk
– El poder de los cosacos
– Martirio del santo
– Milagros acaecidos después de muerto
– Veneración de católicos y cismáticos | Canonización
– Profanaciones Bolcheviques | El cuerpo del mártir en Roma
– Oración a San Andrés Bobola


Introducción

San Andrés Bobola en el año 1592 en un castillo del Palatinado de Sandomir. Si bien Polonia no había todavía desaparecido como nación, llevaba ya en sus entrañas gérmenes de descomposición y muerte. El cisma y la herejía empezaban a resquebrajar la unión de aquel reino: todo era ya partidismos y sangrientas contiendas. Los más valientes soldados morían desdichadamente en las continuas luchas que entre sí tenían los nobles, llevados de la ambición y de su índole e inclinación guerrera.

Añádase a esto las invasiones de los suecos y los incesantes saqueos y pillajes de los cosacos rusos, y se podrá fácilmente formar concepto de las ruinas de orden físico y moral que fueron acumulándose año tras año. No faltaron, con todo, hombres magnánimos y valerosos, los cuales, con su abnegación y talento, fueron parte para que Polonia se detuviese algún tiempo en la pendiente mortal.

Los padres Jesuitas en particular, tenían en aquella nación muchos colegios, en los que educaban cristiana y varonilmente a la flor de la nobleza polaca; sus misioneros ejercían notable influencia en la masa del pueblo. Estos remedios, empero, eran impotentes para atajar los progresos del mal.

Niñez y juventud

La familia de San Andrés Bobola era de muy antiguo y noble linaje. Dio valientes capitanes al ejército, bienhechores insignes y santos religiosos a la Compañía de Jesús. El niño Andrés llevaba en su sangre gérmenes de patriotismo y santidad.

Le enviaron sus padres, siendo todavía jovencito, a estudiar y educarse con los padres Jesuitas de Sandomir. Muy presto se señaló entre todos los condiscípulos por su raro ingenio y más aún por su admirable devoción. A los diecinueve años de edad, el día 2 de julio de 1611, entró en el noviciado de los Padres, en Wilna.

Con la práctica de las virtudes religiosas logró dominar su genio vivo y ardiente. Acabados los estudios de Filosofía y Teología, le enviaron sus superiores de profesor al colegio de Brunsberg. Era maravilla ver cómo se ingeniaba para amoldarse a la capacidad intelectual de los niños, granjearse su estimación y ganar su confianza; enseñarles la doctrina era su mayor contento: a ello se obligó con especial empeño y nunca dejó incumplida aquella determinación.

Se ordenó de sacerdote en Wilna en el mes de marzo del año 1622, el mismo mes en que fueron canonizados San Ignacio y San Francisco Javier.

Su abnegación

Cuando San Andrés Bobola hubo profesado con votos perpetuos fue nombrado superior del Colegio de Bobruisk. Este cargo le tenía muy sujeto y le impedía darse con celo y eficacia a otras apostólicas tareas; por eso pidió y logró licencia para dejarlo, y así pudo abrazar la vida de misionero, en la que perseveró por espacio de veintiún años.

El año de 1625 fue Polonia afligida con el azote de la peste que asoló pueblos enteros. La población huía consternada; los enfermos quedaban abandonados y los muertos insepultos. La descomposición de los cadáveres emponzoñaba el aire, y con eso aumentaba el peligro del contagio. Los cam­pos y huertas se trocaron en estériles barbechos, de suerte que, antes de mucho tiempo, a los horrores de la peste se juntaron los del hambre.

En tan angustioso trance, el esforzado misionero sólo obedeció a los impulsos de su ardiente caridad. Se le vio recorrer los más incómodos y fragosos caminos y llegarse a las aldeas más míseras y malsanas, sin que fueran parte para detenerle, ni el hambre, ni el frío, ni las lluvias. Enterraba a los muertos, asistía a los enfermos con paternal providencia, atendía al servició de los cuerpos y sanaba las almas. Con su ejemplo infundió aliento y valor a los supervivientes.

Al fin, disminuyó la mortandad y cesó la peste sin haber contagiado a nuestro Santo. Pasados cinco años, en el de 1630 y luego otra vez en el de 1633, cundió de nuevo el azote por aquellas comarcas, y otra vez acudió Andrés en auxilio de los apestados con valor y abnegación sobrehumanos.

Convierte a los cismáticos

Como si no bastara la epidemia para afligir al reino de Polonia, cuadrillas de cosacos destrozaban aquella nación; todo lo llevaban a sangre y fuego, y no pocos misioneros murieron a mano de los invasores rusos. San Andrés Bobola no se daba un instante de descanso; de continuo estaba socorriendo y consolando a los desgraciados, y enseñándoles a padecer con cristiana resignación.

Con estas muestras de caridad vino a ganar el corazón de los cismáticos. ¿Cuándo les habían dado sus sacerdotes semejantes ejemplos de abnegación? La masa del pueblo empezaba a convertirse; varias poblaciones con sus pastores volvieron a la unidad de la fe católica.

No estaba lejano el tiempo en que no quedaría un solo cismático en todo el reino de Polonia. Los sacerdotes disidentes, esparcidos como estaban por todo el territorio, no podían ayudarse unos a otros, y aisladamente no había quién resistiese al empuje de tan valeroso adversario. Finalmente, viéndose en situación insostenible, levantaron sus reales de toda Polonia y se concentraron todos ellos en Lituania para tener allí como un baluarte inexpugnable.

Pero el gobernador de aquella provincia, el príncipe Radziwill, era ferviente católico. Para hacer frente a la invasión de los cismáticos, no halló mejor providencia que llamar a los padres Jesuitas y darles residencia en la ciudad de Pinsk.

San Andrés Bobola en Pinsk

Partió entonces San Andrés Bobola para Pinsk, lugar estratégico y de mayor peligro, pues gustaba de hallarse en las avanzadas para observar más de cerca al enemigo. Lo mismo fue llegar el bienaventurado Andrés a la ciudad, que enfurecerse contra el los sacerdotes cismáticos, los cuales echaron mano de todos los artificios para hacerle cruel guerra.

Sabían que era muy amigo de los niños; por eso mismo quisieron que éstos fueran sus verdugos. Empujados por los cismáticos, aquellos muchachos solían ir a esperarle a la puerta del convento y, en cuanto salía, le soltaban mil injurias y baldones que ellos mismos no entendían.

Muchas veces, después de las burlas venían las piedras y, ya cansados, le seguían en cuadrilla por todas partes. Si el Santo entraba en alguna casa para ejercitar la caridad, los chiquillos le aguardaban a la puerta, y a la salida, otra vez alborotaban el barrio con gritos injuriosos, silbidos y palabrotas.

El padre San Andrés Bobola lo aguantaba todo con heroica paciencia, sin que de su boca saliese una sola palabra de queja; y no es que no padeciese con aquel tormento. En balde trabajó para ganar el afecto de aquellos niños mostrándose bueno y manso con ellos y hablándoles con caridad y afabilidad. Empezarles a hablar y escaparse todos tapándose los oídos era uno. «¡Brujo, brujo», le gritaban a una voz y con tanta fuerza que sus clamores cubrían la voz del Santo. Este tormento duró varios años.

El poder de los cosacos

Los cristianos disidentes, por el odio que tenían a San Andrés Bobola, solían llamarle el «ladrón de almas», y en esto no se equivocaban, porque era patente que, desde su llegada a Pinsk, las conversiones se multiplicaban sin cuento y cada día aumentaba el descrédito de los sacerdotes cismáticos. En vez de escuchar, si no con docilidad, a lo menos con respeto y cortesía, la voz de la verdadera Iglesia de Cristo, quisieron acabar cuanto antes con el santo misionero; triunfar de él con sólo discursos les era imposible; prefirieron echar mano de la fuerza, llamando en su ayuda a los cosacos, inhumanos y crueles.

El día 16 de mayo de 1657, estaba predicando en la ciudad de Janow, cuando de repente se produjo gran tumulto en la iglesia. Avisaron al misionero que la caballería cosaca había invadido y tomado la ciudad, que el sacerdote católico estaba detenido y que a él le andaban buscando por todas partes. ¿Qué partido tomar? Hacía tiempo que Andrés deseaba el martirio. Ahora que la Providencia le ofrecía ocasión favorable, se guardó bien de menospreciarla.

Entretanto, los católicos le rodean solícitos y le suplican que se ponga a salvo; traen un coche y el buen Padre no tiene más remedio que ceder a las instancias de la muchedumbre y montarse en el coche, que arranca a galope. Pero apenas pasadas las últimas casas del pueblo, ven con asombro que los cosacos se les vienen encima. El cochero, asustado, huye al bosque a toda prisa. Los enemigos llegan, detienen al misionero y, habiéndole reconocido, dan gritos de alborozo.

Nuestro Santo se deja prender sin resistencia: «¡Hágase la voluntad del Señor!», se contenta con decir humildemente. Los bárbaros cosacos le arrastran al bosque, le despojan de parte de sus vestidos y le azotan cruelmente. Cortan luego algunas ramas, las mojan, y trenzan con ellas una corona que colocan sobre la cabeza de su víctima.

Las ramas, al secarse, se estrechan y aprietan la cabeza del mártir como con un torno. Hecho esto, los soldados montan a caballo. Mandan al padre Bobola que se ponga entre dos caballerías, le atan las manos a los arreos y echan a correr camino de Janow. Un cosaco armado de un hacha iba detrás del santo preso, y con ella le daba recios golpes si intentaba pararse o ir más despacio.

Martirio del santo

El jefe de los cosacos aguardaba a sus soldados a las puertas de Janow. Cuando llegaron, le presentaron el santo misionero. — ¿Eres sacerdote romano? — le preguntó con dureza. — Sí, soy sacerdote católico. En esta fe nací y en ella quiero morir. Mi fe es la verdadera, la buena, la que lleva al cielo… Soy religioso y no puedo abjurar de mi santa fe… Vosotros, convertíos y haced penitencia, porque si permanecéis en vuestros errores, no os salvaréis. Si por el contrario los menospreciáis y abrazáis la fe santa que yo profeso, entonces empezaréis a conocer de veras a Dios y salvaréis vuestras almas.

Se enojó aquel bárbaro oficial al oír estas palabras y levantó su espada para dar con ella en la cabeza del santo misionero. El mártir intentó parar el golpe con su mano, la cual quedó casi completamente cortada. Otro sablazo le cortó el tobillo y le derribó al suelo. Lleno entonces de fe y amor de Dios, el bienaventurado San Andrés Bobola exclamó: «Creo y confieso que así como no existe sino un solo Dios, así no hay sino una sola y verdadera Iglesia, una sola y verdadera fe católica, que fue revelada por Jesucristo y predicada por los Apóstoles; a ejemplo de ellos y de los mártires, padezco y muero de muy buena gana».

Se apoderó ciego furor de aquellos crueles soldados al oír esta sublime profesión de fe. Penetraron desordenadamente en una carnicería que allí cerca estaba, despojaron a la víctima de los pocos vestidos que le quedaban, la colgaron del techo por los pies, y le abrasaron todo el cuerpo con teas encendidas. Ni una sola palabra de queja salió de boca del valeroso mártir mientras le atormentaban; rogaba por sus verdugos y pronunciaba a cada paso el santísimo nombre de Jesús. Luego continuaron torturándole con mayor crueldad que hasta entonces.

Un panegirista lo cuenta de esta manera:

«Aquellos caníbales mezclaban su crueldad con bromas y chanzas impías: «Sacerdote romano — le dijeron— , llevas una tonsura pequeñísima; verás cómo te la hacemos mucho mayor»; en diciendo eso, le señalaron un gran círculo en la cabeza, desollándola con un cuchillo muy violentamente.

«Ahora te enseñaremos lo que haces en la iglesia romana: con tus manos vuelves las hojas del misal; pues así volveremos nosotros la piel de todo tu cuerpo»; y cogiendo aquellas manos que no se levantaron nunca sino para bendecir, las desollaron totalmente, cortaron los músculos y le quebraron las articulaciones.

«Es sacerdote — añadieron— , démosle una casulla»; le tendieron en una mesa, y a trozos le fueron quitando la piel de la espalda y cubrieron aquella inmensa llaga con paja desmenuzada. «Papista — le decían— , nunca celebraste con tan precioso ornamento». Le cortan la nariz y los labios; ya no tiene cara de hombre: el furor de los cosacos no está saciado todavía.

«Es un monstruo — claman los verdugos— , pero le faltan las garras; pongámoselas»; sacan punta a unas astillas de madera de pino y se las clavan entre carne y uña en las manos y en los pies. Pero como al santo mártir le quedaba aún fuerza para pedir al cielo misericordia y suplicar a los cismáticos que se convirtiesen a la pureza de la fe católica y la unidad de la Iglesia romana, aquellos bárbaros se precipitaron otra vez sobre su víctima.

Le abrieron un gran orificio en la nuca y por él le arrancaron la lengua, para mayor ferocidad; después de mostrarla, cual trofeo de su triunfo, la tiraron muy lejos con grandísimo desprecio. Todavía respiraba San Andrés Bobola. El jefe de los cosacos puso fin a sus tormentos de un sablazo brutal.»

Al instante brilló sobre Janow una luz resplandeciente; los cosacos, asustados, huyeron. Con eso se sosegó el ánimo de los católicos, los cuales llevaron el sagrado cadáver al colegio de Pinsk, donde fue sepultado.

 

Milagros acaecidos después de muerto

Los cosacos continuaron saqueando la provincia de Lituania. y su presencia era una amenaza perpetua para los colegios de la Compañía. Cuarenta y cinco años después de estos sucesos, estando el superior de Pinsk, en oración, vio que venía a él un hombre vestido de Jesuita, el cual le dijo: «Soy Andrés Bobola, tu hermano, martirizado por los cosacos. Busca mi cuerpo, sepáralo de los demás cadáveres, y será protector del Colegio».

El superior mandó hacer algunas excavaciones, pero en balde. Se le apareció otra vez el santo mártir, y le dijo: «Mi cuerpo está enterrado a la izquierda, en el rincón; buscad allí y lo hallaréis». Se halló, en efecto, el sepulcro en el lugar señalado; lo abrieron y encontraron un religioso vestido con casulla y estola. Los ornamentos sagrados estaban deshechos, pero el cuerpo no había perdido su natural lozanía. Por las llagas no cicatrizadas aún, salía todavía sangre muy fluida y roja, y del sepulcro se exhalaba suavísima fragancia que llenó la capilla.

En breve cundió por la ciudad de Pinsk y por todo el reino de Polonia la noticia de tan maravilloso prodigio. De allí en adelante, San Andrés Bobola fue honrado como Santo por los fieles, y el Señor manifestó el poder de su siervo con innumerables milagros. Por aquel entonces, estaba ya destruida la carnicería donde fue martirizado, y nadie sabía el lugar exacto en que el Santo había padecido tan crueles tormentos.

El año de 1717, los fieles pusieron una gran cruz en el sitio en que se suponía haber ocurrido este sangriento martirio; pero el día 1.° de noviembre de 1723 — refiere el padre Rzewgki— vióse bajar del ciclo una cruz resplandeciente, la cual fue a posarse en un lugar poco distante de la cruz puesta seis años antes.

Aquel prodigio quedó visible toda la noche y muchísimas personas pudieron contemplarlo admiradas. Al principio de la aparición, un hombre vestido de negro con rayas rojas, y muy parecido al padre Bobola, estaba extendido en la cruz. Su rostro era moreno; parecía lívido y acardenalado, pero no se veían heridas. La parte superior del cuerpo estaba mejor formada. Se hubiera dicho que era una imagen dibujada en papel blanco o en la nieve. Desapareció al cabo de poco tiempo.

Al día siguiente, se renovó la misma aparición en medio de gran concurrencia de espectadores. Fue erigida una cruz en el lugar del prodigio, que vino a ser, andando el tiempo, centro de piadosa y tradicional romería.

Veneración de católicos y cismáticos | Canonización

Tantos y tan extraordinarios portentos, aumentaron la veneración de los polacos hacia San Andrés Bobola. En el año de 1808, los Jesuitas trasladaron el precioso cuerpo al colegio de Polotsk; cuatro años después, cuando las guerras de Napoleón, los soldados arrasaron el convenio; pero dejaron intacta la cripta que guardaba los preciosos restos de San Andrés.

Al ser expulsados de Rusia los Jesuitas, el año de 1820 por ser un decreto del zar, confiaron la guarda de las reliquias a los padres Dominicos que tenían a su cargo el servicio de la parroquia. Allí permanecieron por espacio de un siglo, hasta el año de 1919, veneradas no sólo por los católicos, sino por los mismos cismáticos, los cuales querían reparar de aquella suerte el crimen de sus antepasados.

En 1719 se abrió un proceso canónico en Janow y Wilna, donde declararon el sacerdote Szalka, arcipreste de Janow, y otros dos testigos oculares ya muy viejos, llamados Czertwertinski y Martín, los cuales habían presenciado el martirio. Por su parte, el rey de Polonia, Augusto II, el episcopado y los grandes dignatarios polacos y lituanos pidieron con instancia al Papa que se abriese el proceso de beatificación, lo que hizo Benedicto XIII el año de 1730.

Benedicto XIV, el año de 1755 le declaró Venerable después de reconocer que su muerte tuvo carácter de martirio. Pero los trastornos de la Iglesia y del reino de Polonia, que fue tres veces repartido, retardaron esta causa de beatificación. Finalmente, a los 30 de octubre de 1853, la Santidad del papa Pío IX beatificó al mártir de Janow. Los años de 1808, 1857, 1896 y 1919, la autoridad eclesiástica procedió a la apertura del sepulcro del Santo, y el sagrado cuerpo se halló perfectamente conservado, con las señales de los tormentos padecidos dos y tres siglos antes.

Por último, el 17 de abril de 1938. Su Santidad Pío XI le canonizó con gran solemnidad, juntamente con San Salvador de Horta y San Juan Leonardo.

Profanaciones Bolcheviques | El cuerpo del mártir en Roma

Pretendieron los bolcheviques hacer desaparecer el sagrado cuerpo del Santo en el mes de agosto de 1919; pero impidió esta profanación el arzobispo auxiliar de Mohilev, que se opuso a ello con apostólico valor. A poco, el tratado de Riga atribuyó a los comunistas la ciudad de Polotsk, y entonces llevaron a efecto el sacrílego designio, a pesar de las protestas de los católicos. El día 20 de junio de 1922, el cadáver del santo mártir fue llevado a Moscú, y depositado en el Museo de Medicina para prácticas de Anatomía.

Muy afligido con tan odiosa profanación, el papa Pío XI, tras largas diligencias del padre Walsh, de la Compañía de Jesús, director de una comisión pontificia de auxilio a las poblaciones hambrientas de Rusia, logró que el santo cuerpo fuese llevado a Roma. Llegó el día 1.° de noviembre de 1923 y fue depositado en el Vaticano, en la capilla de la condesa Matilde.

Finalmente, por mandato del Papa, el día 18 de mayo de 1924 fue trasladado a la iglesia de «Gesú» de los padres Jesuitas, donde se le dieron solemnísimos cultos por espacio de tres días. El misionero mártir polaco descansa en aquella celebérrima iglesia, en la que se guardaba ya el brazo de San Francisco Javier, modelo y patrono de los misioneros.

Oración a San Andrés Bobola

Oh Dios, que por la muerte de tu Hijo, quisiste congregar a tus hijos dispersos; haz que colaboremos fielmente a su obra, por la que San Andrés Bobola mártir dio su vida. Os suplicamos, que todos los que imploren su socorro consigan el saludable efecto de su pedido. Por J. C. N. S.
Amén.

San Andrés Bobola | Fuentes
El Santo de cada día por EDELVIVES.