Santa María Reina 31 de Mayo / 22 de Agosto

Hoy se celebra en la cristiandad, una de las festividades marianas más importantes: La fiesta de Santa María Reina. Esta fecha tan especial, es aprovechada tanto, por fieles católicos y devotos marianos ya sea para llevar a cabo el acto de consagración, la renovación de la misma y llevar a cabo la coronación de la Santísima Virgen María como Reina y Señora de todo lo creado en sus hogares.
El acto de consagración lo puedes encontrar aquí.

Nuestra Señora es la primera de las criaturas porque ella es la Madre de Dios. Nadie ha tenido o puede tener una unión con la Santísima Trinidad tan cerca como la de ella. Ella es la Hija más amada del Padre Eterno, la Madre más admirable de la Palabra eterna, y la Esposa más fiel del Espíritu Santo.

Además, ella es Reina porque Dios colocó el gobierno de todas las cosas en sus manos. Dios no hace nada sobrenatural en la tierra que no pase por ella. Todas las oraciones que se elevan desde la tierra hasta el cielo pasan a través de ella; todas las gracias que vienen de Dios a la tierra están a su solicitud. Si todo el Cielo suplicara algo sin su intercesión, no se alcanzaría; y si ella sola entre los ciudadanos del Cielo pidiera algo, obtendría todo lo que pidiera. Esto la convierte en reina en la plenitud del término.

Cómo llevar a cabo la coronación

Para el acto de coronación la imagen, debe estar iluminada por una vela, símbolo de la presencia de Cristo que prometió su presencia entre quienes se reúnen en su Nombre. También pueden haber flores naturales en honor de nuestra Reina. Se comienza el acto de coronación haciendo la Señal de la Cruz, y rezando un Credo para pedir a la Virgen que conserve la fe católica de nuestros hogares y de todos nuestros países.

Se puede agregar un cántico y luego, en silencio, cada uno se consagra personalmente a la Virgen según su devoción personal. Puede emplear la formula de consagración que aquí se muestra.

Y después se puede recitar esta oración del Himno Akathistos:

Cantaré un himno a la Reina Madre
y me acercaré gozoso a celebrar sus glorias
cantando alegre sus maravillas
¡Oh Señora!
nuestra lengua es incapaz de alabarte dignamente
pues Tú, que engendraste a Cristo Rey,
has sido elevada sobre los Serafines
Dios te salve, ¡Oh Reina del mundo!
¡Oh María! Reina de todos nosotros

Se procede entonces a colocar en la cabeza de la imagen de María la Corona diciendo:

¡Santa María, Madre de Dios y nuestra, te coronamos como Reina de nuestra familia (o de nuestro grupo de oración)!

Finalmente se reza el Santo Rosario y al final se agregarán tres Avemarías en desagravio al Corazón Inmaculado de María.

Fuentes

http://www.corazones.org/maria/reina_maria.htm
http://www.cenaculum.org/coronacion/introduccion.asp

anagrama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *