2 de Marzo: Beato Enrique Suso, Religioso


Beato Enrique Suso

El Beato Enrique Suso, fue un Místico alemán nacido en Suabia. Perteneció a la Orden de Predicadores, y soportó pacientemente muchos contratiempos y enfermedades, compuso un tratado sobre la sabiduría eterna y predicó a menudo sobre el Nombre de Jesús (1366). Fue beatificado en 1831 por el Papa Gregorio XVI siendo su festividad el 25 de enero, aunque en la orden dominica se traslada al 2 de marzo.


Día celebración: 2 de marzo / 25 de enero.
Lugar de origen: Suabia – Villa de Constanza  (Alemania).
Fecha de nacimiento: 21 Marzo de 1295.
Fecha de su muerte: Enero 25 de 1366.
Santo Patrono de:  –


Contenido

– Breve Biografía
– Obras
– Mortificación
– Últimos años
– Muerte
– Oración al Beato Enrique Suso


Breve Biografía

El Beato Enrique Suso, cuyo nombre de pila era Heinrich von Berg, fue miembro de la familia gobernante de Berg. Nació en la ciudad imperial libre de Überlingen cercana al lago de Constanza  un 21 de marzo de 1295. Más tarde, por humildad y devoción a su madre, tomó el apellido de ella, que era Sus (o Süs), una santa mujer que sufrió mucho por causa de su disoluto marido. A los 13 años fue admitido en el noviciado de la Orden Dominicana en su priorato en Constanza.

El beato Enrique Suso es uno de los principales representantes del movimiento místico que florece a las orillas del Rhin, a principios del cuatrocientos, cuando Juan XXII y Luis de Baviera luchaban por el predominio entre el Papado y el Imperio, en la famosa lucha de las investiduras.

Durante algunos años parece haber llevado una vida un tanto descuidada, pero al cumplir dieciocho años, recibió lo que él describe como «una secreta iluminación de los designios de Dios», una conversión a una forma más profunda de vida religiosa a través de la intervención de la Sabiduría Divina que «le apartó rápidamente del amor a las criaturas». La frase: «Renuncia a lodo», sonaba constantemente en sus oídos, hasta que decidió seguir lealmenle y por completo el llamamiento divino.

Se hizo a sí mismo «el Siervo de la Sabiduría Eterna», que identificó con la esencia divina y, en términos más específicos, con la Sabiduría Eterna divina hecha hombre en Cristo. A partir de este momento en el relato de su vida espiritual, un amor ardiente por la Sabiduría eterna dominó sus pensamientos y controló sus acciones; su viaje espiritual culminó en una unión mística con Cristo en la forma de la Sabiduría Eterna.

 

Obras

El primer trabajo de Suso fue el Pequeño libro de la verdad escrito entre 1328 y 1334 en Constanza. Esta fue una breve defensa de la enseñanza del Meister Eckhart, quien había sido juzgado por herejía y condenado en 1328-9. En 1330, este tratado y otro (posiblemente el Pequeño Libro de la Sabiduría Eterna) fueron denunciados como heréticos por opositores dominicos, lo que llevó al beato Enrique Suso a viajar al Capítulo General Dominicano celebrado en Maastricht en 1330 para defenderse.

El Pequeño Libro de la Sabiduría Eterna, fue escrito alrededor de 1328-1330,  es menos especulativo y más práctico. En algún momento entre 1334 y 1337, Suso tradujo este trabajo al latín, pero al hacerlo agregó considerablemente nuevo contenido e hizo de él un libro casi completamente nuevo, que llamó el Horologium Sapientiae (Reloj de la Sabiduría). Este libro fue dedicado al nuevo Maestro General dominicano, Hugo de Vaucemain.

Suso también escribió un largo texto que pretendía contar la historia de su vida espiritual y sus prácticas ascéticas (referidas varias veces como la «Vida del Siervo»), y revisó su obra anterior. En algún momento de sus últimos años, tal vez 1361-3, recopiló estas obras, junto con 11 de sus cartas en el Pequeño Libro de las Cartas. También hay varios sermones atribuidos al beato Enrique Suso.

Wolfgang Wackernagel y otros llaman a Enrique Suso un «Minnesänger (trovador) de la prosa y del orden espiritual». El amor mutuo de Dios y hombre que es su principal tema, da calidez y color a su estilo. Utilizó el pletórico y flexible idioma germánico con excepcional habilidad y contribuyó en gran medida a la formación de la buena prosa alemana, especialmente dando nuevos matices de significado a las palabras empleadas para describir sensaciones interiores. Su bagaje intelectual era característico de los eruditos de su época y en su doctrina no hubo nunca el más leve rastro de tendencias heterodoxas.

 

Mortificación

Al principio de su vida, el beato Enrique Suso se sometió a formas extremas de mortificación;  ideó para sí mismo varios dispositivos de tormento. Algunos de estos fueron: una prenda interior tachonada con ciento cincuenta clavos de latón, el uso de una puerta como cama para dormir y una cruz con treinta agujas y clavos sobresalientes debajo de su cuerpo mientras dormía.

 

Últimos años

Los últimos años los pasó en Ulm. Allí siguió su apostolado de dirección de almas, y revisaría sus escritos. Ulm tiene la torre de iglesia más alta del mundo, 161 metros. Pero más alto voló el alma de Suso.

 

Muerte

Enrique Suso murió en Ulm, el 25 de enero de 1365 y fue enterrado en el convento de Santo Domingo de dicha ciudad. Se cuenta que su cuerpo fue encontrado incorrupto y vestido con el hábito, por los obreros que efectuaban unos trabajos en el convento, doscientos cuarenta años más tarde. Sin embargo, no hay pruebas serias sobre este hecho, pues la identificación era imposible. El burgomaestre ordenó que se dejase el cuerpo en el mismo sitio y no se ha vuelto a encontrar. El culto del beato fue confirmado en 1831.

 

Oración al Beato Enrique Suso

Beato Enrique Suso, ruega por nosotros.

Beato Enrique Suso | Fuentes
https://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_317

https://sanctoral.com/es/santoral/beato_enrique_suso.html

https://en.wikipedia.org/wiki/Henry_Suso