2 de Febrero: Virgen de la Candelaria


La celebración del día de la Virgen de la Candelaria, marca el fin de la temporada tradicional de la Navidad, después de la cual usted puede guardar el belén o nacimiento.

Aunque no hay un acuerdo sobre el año en el que tuvo lugar esta aparición (algunas fuentes sugieren 1392, otras entre 1400-1401), pero se sabe que aconteció en la desembocadura del barranco de Chimisay, parroquia de Güimar, 95 años antes de la conquista de Tenerife. Fray Alonso de Espinosa de la orden de los Predicadores, escribió la historia en 1594.

 

Historia de la aparición de la Virgen de la Candelaria

Cuenta la tradición, que Iban dos pastores guanches (la etnia originaria de las Islas Canarias) a encerrar su ganado a las cuevas cuando notaron que el ganado se remolinaba y se rehusaba  a entrar.

Movido por la curiosidad, uno de los pastores avanza para ver lo que sucedía, observando en lo alto una pequeña imagen de madera de una mujer, como de un metro de alto. En la imagen, la señora portaba una vela en la mano izquierda y cargaba a un niño en el brazo derecho, mientras que el pequeño llevaba en sus manos un pajarito de oro. Según los relatos, creyeron que la imagen estaba animada.

Como los hombres de esta etnia tenían prohibido hablar a las mujeres en despoblado, comenzaron a hacerles señas para que se apartase y pudiese así pasar el ganado, pero sucedió que al preciso momento de llevar a cabo la acción, su brazo quedó yerto e inmóvil. Asustado, el otro pastor tomó su cuchillo y se apresto a atacarla, hiriéndose sin embargo el mismo.

Atemorizados por estos inexplicables acontecimientos, ambos pastores corrieron rumbo a Chinguano, a la cueva-palacio del rey Acaymo para hacerlo participe del suceso. El rey acompañado de sus consejeros, fue al lugar indicado donde se encontraba la imagen más no se atrevieron a tocarla. Así ordenó a los dos pastores, que fueran ellos mismos quienes la tomasen y llevasen al palacio. Milagrosamente, al contacto con la imagen, ambos pastores quedaron curados.

Habiendo comprendido el rey que la imagen de aquella mujer con el niño en brazos era cosa sobrenatural, optó por cargarla en sus brazos el mismo, pero luego de un trecho y debido a lo pesado de la imagen, necesito de ayuda.

Es así que en lugar de la aparición hay hoy día una gran cruz y en el lugar donde el rey pidió socorro, un santuario a Nuestra Señora del Socorro.

 virgen de Candelaria

Acaimo de Güímar junto a la virgen de Candelaria y los dos pastores guanches. Pintura ubicada en una ermita de Icod de los Vinos. Wikimedia Commons.

La imagen fue llevada a una cueva cerca del palacio del rey hoy convertida en capilla. Mas tarde un joven llamado Antón, que había sido tomado como esclavo por los españoles y había logrado escapar y regresar a su isla, reconoció en la imagen milagrosa a la Virgen María. El, habiendo sido bautizado le relató al rey y a su corte la fe cristiana que el sostenía. Así llegaron a conocer a la Virgen María como «La Madre del sustentador del cielo y tierra» y la trasladaron a la cueva de Achbinico para veneración pública.

La imagen fue robada por los españoles pero devuelta tras una peste que ellos atribuyeron al robo sacrílego. Mas tarde, cuando los españoles conquistaron la isla, la devoción ya estaba allí arraigada. En 1526 se edificó el santuario por los muchos prodigios que Dios obraba por Nuestra Señora de la Candelaria.

La Virgen de la Candelaria, patrona de Canarias, y se venera en la Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria en Tenefire. Fue declarada Patrona Principal del Archipiélago Canario por decreto de la Sagrada Congregación de Ritos el día 12 de diciembre de 1867 y fue coronada canónicamente el 13 de octubre de 1889.

En el año 1826 la imagen se perdería debido a una severa inundación que arrasó con el lugar.

La Virgen de la Candelaria en América

La Virgen de la Candelaria

La solemne bendición de las candelas el día de la Virgen de la Candelaria.

De Las islas canarias la devoción se propagó a América. Hernán Cortés quien llevaba al cuello una medalla con la imagen de esta advocación Mariana.

En Argentina, actualmente hay procesiones y se espera a la Virgen con serenata popular. Asimismo, en la ciudad de Humahuaca, Jujuy, se realiza la tradicional danza de los toritos y fuegos artificiales. Mientras que en la provincia de Tucumán, en la localidad de Villa de Leales, esta festividad es una de las más multitudinarias. En Guaraní, provincia de Buenos Aires, la Virgen de la candelaria es patrona de la ciudad.

En Copacabana – la paz, en la Bolivia de 1583, fue tallada la imagen de la Virgen de la Candelaria de Copacabana por Francisco “Tito Yupanqui”. El Templo de Copacabana es el segundo templo más antiguo de Hispanoamérica. En este país altiplánico, la Virgen de la Candelaria es patrona de Aquile (Cochabamba), Rurrenabaque (Beni), Samaipata (Santa Cruz), Azurduy (Chuquisaca) y de la comunidad de La Angostura en Tarija.

En la Iglesia de San Antonio, en la isla Mancera en Valdivia (Chile), hay registros del culto a la Virgen de la Candelaria que datan del año 1645. Es venerada en los sectores mineros del norte del país. En la ciudad chilena de Copiapó existe un santuario de la Virgen de la Candelaria y en el pueblo de Mincha, comuna de Canela, se encuentra un templo donde hay gran devoción a la Candelaria y que es monumento histórico nacional desde 1980.

La ciudad de Medellín en Colombia fue erigida en sus orígenes como “Villa de Nuestra Señora de la Candelaria de Medellín” y por ello la Virgen aparece en el escudo de la ciudad. De igual manera, la primera Catedral de la actual Arquidiócesis de Medellín fue la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria. Otras ciudades colombianas también la tienen como patrona.

En Puno, al sur de Perú, la Fiesta de la Candelaria es una de las más importantes de la región. Allí la imagen de la Virgen de la Candelaria es sacada en procesión por las calles de la ciudad, acompañada de danzas y música tradicional.

 

Oración a la Virgen de la Candelaria

Virgen de la Candelaria, Madre nuestra, que llevas al Niño a presentarlo en el templo, a ti venimos con la confianza y sencillez de hijos. A ti llegamos con nuestras angustias y esperanzas, con nuestras penas y alegrías, con las fatigas del trabajo y el peso de nuestros errores; con todo lo que somos y tenemos.

Virgen de la Candelaria, tú eres la primera portadora de la Luz, que es Cristo; tú eres nuestra Madre; tú nos reúnes junto a Cristo Salvador; tú eres nuestra esperanza, consuelo y gozo; tú nos acompañas cada día; tú eres nuestra estrella en el camino hacia el Padre; tú, nuestra huella para encontrar a Jesús.

Virgen de la Candelaria, Virgen Madre de Dios, escucha nuestras peticiones, bendice nuestros hogares, alcánzanos trabajo y salud; enséñanos a escuchar la palabra de tu Hijo y a vivirla cada día, para que, dóciles al Espíritu Santo, sepamos construir una Nación de hermanos útiles, amorosos, libres y unidos.

Amén.

Fuentes
Con Información de Corazones.org y Aci Prensa