18 de Octubre: San Lucas Evangelista

El evangelista San Lucas era nativo de Antioquía, actual Siria y era médico de profesión; y es además opinión general de historiadores e investigadores, que además era pintor.

Después de la ascensión de nuestro Señor al cielo, pasó gran parte de su tiempo con San Pablo, a quien acompañó en su peregrinación apostólica a diversos lugares, y ayudó a traer muchos prosélitos a la fe cristiana.  Lucas era médico y acompañaba a Pablo a todas partes, convirtiéndose esta en la razón por la cual muchos exegetas, sostienen que Pablo no gozaba de buena salud y que necesitaba de los servicios de Lucas de manera perenne.  San Pablo,  lo que le quiso tanto, que llegó a referirse a él como “el médico amado”.

Aunque no fue parte del grupo de los 12 apóstoles de Jesús, la tradición nos cuenta que sí fue miembro de los 72 primeros seguidores quienes fueron enviados en grupos de 2 a predicar a las ciudades a las que Jesús estaba pronto a visitar. Por lo tanto, Lucas tenía acceso, a ese privilegiado grupo se personas que tuvo la dicha de tener contacto directo con Nuestro Señor, lo cual ha quedado evidenciado en su evangelio.

San Lucas predicó el evangelio con gran éxito en una variedad de lugares, independientemente de su asistencia a San Pablo. Viajó a diferentes partes de Egipto y Grecia, en este último país, los sacerdotes idólatras estaban tan enojados contra  que lo colgaron de la rama de un olivo ocasionádole la muerte.. El aniversario de su martirio se celebra el 18 de octubre.

San Lucas escribió dos libros para el uso de la iglesia; a saber, su Evangelio, y los Hechos de los Apóstoles.  Su Evangelio contiene las principales ocurrencias en la vida de nuestro bendito Redentor; y en sus Hechos de los Apóstoles, que es probable escribiese en Roma, cuenta  sobre las acciones de los principales apóstoles, especialmente San Pablo, cuya actividad en la causa de Cristo lo hizo desempeñar un papel muy importante en las labores de su maestro; y San Lucas, siendo su asistente casi constante, fue capaz de dar un relato más completo y satisfactorio de ellos que cualquier otro de los apóstoles.

En ambos tratados, su forma de escribir es exacta y precisa; su estilo noble, elegante y sublime, pero claro y perspicaz, fluye con una gracia y una dulzura fáciles y naturales, admirablemente adaptadas a un diseño histórico. En resumen, como historiador, fue fiel  y elegante en sus escritos; como ministro, cuidadoso y diligente por el bien de las almas; como cristiano, devoto y piadoso; y para coronar todo lo demás, dio su vida en testimonio del evangelio que tanto había predicado al mundo.

Oración

Dios mío que llamaste a San Lucas para difundir con la palabra y con la pluma el Evangelio de Jesucristo, y como médico y apóstol, lo guiaste para acercarse a los hermanos sufrientes y curarlos en sus enfermedades físicas y espirituales, danos por su intercesión la fuerza necesaria para soportar con la mansedumbre de Cristo, todas las pruebas de la vida.

Glorioso San Lucas, que por tu intercesión siempre adaptemos nuestras vidas a aquello que escribiste en el evangelio por gracia e impulso del Espíritu Santo. Y con una fe firme, a través de las obras, seamos testimonio del Amor de Jesucristo

Que como tu, podamos sentirnos muy cerca de María nuestra Madre del Cielo, y aprender de ella, de su vida, de sus virtudes y de su incondicional servicio a Dios.

 Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *