Los 7 Dolores de la Virgen María

los 7 dolores

La devoción a los 7 Dolores de la Virgen María tiene su origen en distintas revelaciones privadas. Nuestra Señora prometió que concedería siete gracias a aquellas almas que la honren y acompañen diariamente, rezando siete Avemarías mientras meditan en sus lágrimas y dolores.

La Virgen comunicó a Santa Brígida de Suecia:

«Miro a todos los que viven en el mundo para ver si hay quien se compadezca de Mí y medite mi dolor, mas hallo poquísimos que piensen en mi tribulación y padecimientos.

 

Por eso tú, hija mía, no te olvides de Mí que soy olvidada y menospreciada por muchos.

 

Mira mi dolor e imítame en lo que pudieres. Considera mis angustias y mis lágrimas y duélete de que sean tan pocos los amigos de Dios.»

Nuestra Señora prometió que concedería siete gracias a aquellas almas que la honren y acompañen diariamente, rezando siete Avemarías mientras meditan en sus lágrimas y dolores:

1. «Yo concederé la paz a sus familias.»

2. «Serán iluminadas en cuanto a los divinos Misterios.»

3. «Yo las consolaré en sus penas y las acompañaré en sus trabajos.»

4. «Les daré cuanto me pidan, con tal de que no se oponga a la adorable voluntad de mi divino Hijo o a la salvación de sus almas.»

5. «Los defenderé en sus batallas espirituales contra el enemigo infernal y las protegeré cada instante de sus vidas.»

6. «Les asistiré visiblemente en el momento de su muerte y verán el rostro de su Madre.

7. «He conseguido de mi Divino Hijo que todos aquellos que propaguen la devoción a mis lágrimas y dolores, sean llevadas directamente de esta vida terrena a la felicidad eterna ya que todos sus pecados serán perdonados y mi Hijo será su consuelo y gozo eterno.»

San Alfonso María de Ligorio y la devoción de los 7 Dolores

El gran santo mariano San Alfonso María de Ligorio nos cuenta en su obra «Las Glorias de María» lo siguiente:

«El mismo Jesús reveló a la beata Mónica de Binasco que él se complace mucho en ver que se siente compasión por su Madre, y así le habló:

 

Hija, agradezco mucho las lágrimas que se derraman por mi pasión; pero amando con amor inmenso a mi Madre María, me es sumamente grata la meditación en los dolores que ella padeció en mi muerte».

Según San Alfonso María Ligorio, Nuestro Señor reveló a Santa Isabel de Hungría que El concedería cuatro gracias especiales a los devotos de los dolores de Su Madre Santísima:

1. Aquellos que antes de su muerte invoquen a la Santísima Madre en nombre de sus dolores, obtendrán una contrición perfecta de todos sus pecados.
2. Jesús protegerá en sus tribulaciones a todos los que recuerden esta devoción y los protegerá muy especialmente a la hora de su muerte.

3. Imprimirá en sus mentes el recuerdo de Su Pasión y tendrán su recompensa en el cielo.

4. Encomendará a estas almas devotas en manos de María, a fin de que les obtenga todas las gracias que quiera derramar en ellas.

Meditar los 7 Dolores de Nuestra Madre Santísima es una manera de compartir los sufrimientos más hondos de la vida de María en la tierra.

¿Cuales son los 7 dolores de la Santísima Virgen María?

1. La profecía de Simeón (Lc. 2, 22-35)

2. La persecución de Herodes y la huída a Egipto (Mt. 2, 13-15)

3. Jesús perdido en el Templo, por tres días (Lc. 2, 41-50)

4. María encuentra a Jesús, cargado con la Cruz (Vía Crucis, 4ª estación)

5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor (Jn. 19, 17-30)

6. María recibe a Jesús bajado de la Cruz (Mc. 15, 42-46)

7. La sepultura de Jesús (Jn. 19, 38-42)

 

 

Más enlaces sobre la devoción de los 7 Dolores de María