13 de Marzo: Santa Eufrasia, virgen


Santa Eufrasia

Santa Eufrasia, virgen y eremita, nació en Constantinopla estaba emparentada con la familia real de Teodosio. Se le conoce también como Santa Eufrasia de Tebaida. Optó por hacer vida eremítica en el desierto, en humildad, pobreza y obediencia. Su nombre proviene de una palabra griega que significa «Alegría».


Día celebración: 13 de marzo.
Lugar de origen:  Constantinopla (Actual Turquía)
Fecha de nacimiento: 380.
Fecha de su muerte: 410.
Santa Patrona de:


Contenido

– Introducción
– Vocación de Santa Eufrasia
– Virtudes Religiosas de Santa Eufrasia
– Pruebas de la Santa
– Satanás intenta quitarle la vida
– Milagros de Santa Eufrasia
– Muerte de Santa Eufrasia
– Oración a Santa Eufrasia


Introducción

En el reinado del emperador Teodosio el Grande distinguíase en la corte de Constantinopla un senador de elevada alcurnia, llamado Antígono, conocido por su bondad y liberalidad para con los pobres. Su esposa, Eufrasia, de sangre real como él, señalábase por su piedad, mansedumbre y sencillez, cualidades harto raras entre los grandes.

Ambos se hicieron agradables al Señor por sus obras y, en premio de su fidelidad, concedióles el cielo una hija hacia el año 380, quien, como su madre, recibió el nombre de Eufrasia, palabra griega que significa alegría.

Esta niña debía ser el único fruto de su matrimonio, ya que algunos días después de su nacimiento, los dos esposos, cediendo a los impulsos de la gracia, resolvieron, de común acuerdo, renunciar a los placeres mundanos y vivir en perfecta castidad.

Al cabo de un año de tan santa vida murió Antígono. El emperador lloró en él a un pariente y a un amigo servicial; la corte, a un consejero fiel, y los pobres, a un verdadero padre. La Iglesia le cuenta en el número de sus Santos, y celebra su fiesta el 4 de marzo.

El gran cariño que el emperador profesaba a Antígono, lo pasó a su viuda, que se vio rodeada de honores, y a su hija, a la que desposó desde la edad de cinco años, según costumbre corriente en aquella época, con un joven senador principalísimo.

Mientras que la joven viuda, no pensaba en otra cosa que en velar por la suerte de su hija, ella misma era pretendida por otro senador. Éste dio conocimiento de su proyecto a la emperatriz, que con gusto se encargó de favorecer su propósito; pero la viuda de Antígono, fiel a su voto, rechazó enérgicamente el partido que se le ofrecía, y para superar toda clase de dificultades, se retiró a Egipto con su hija, a las propiedades de su marido, hacia el año 386.

Durante el viaje socorrió copiosamente con limosnas a los monasterios pobres y a los indigentes, pidiendo en retomo que rezasen por el alma de su marido y por su hija.

En una ciudad de Tebaida, encontró Eufrasia un monasterio de mujeres, que gozaba de gran fama. Las religiosas eran unas ciento treinta; comían solamente legumbres cocidas en agua, y no tomaban nunca vino, ni aceite, ni frutas; su ayuno era continuo y no hacían más que una comida después de puesto el sol; más aún, algunas ayunaban a pan y agua dos o tres días a la semana.

La abadesa, por vencer molestas tentaciones, pasó una vez cuarenta días sin tomar ningún alimento, sostenida milagrosamente por el auxilio de Dios. Semejante centro de piedad, hizo las delicias de la ferviente Eufrasia, que fijó su residencia a corta distancia de él. Visitábalo con frecuencia, gustando conversar acerca de las dulzuras de la vida contemplativa, y sobre todo, ponía especial empeño en que su hija se aprovechase de aquellas piadosas pláticas, para formar sólidamente su corazón en el amor y práctica de la virtud. Pretendió Eufrasia conceder rentas al monasterio, pero la abadesa lo rehusó, prefiriendo vivir pobremente a nadar en la abundancia.

Vocación de Santa Eufrasia

Cierto día tuvo la abadesa del convento un pequeño desahogo con la joven, a modo de broma o pasatiempo:

— Eufrasia — le dijo— , ¿quién te gusta más: las monjas con quienes vives o tu prometido?

— Yo no conozco prometido alguno —contestó la inocente niña— , pero a ustedes las conozco bien y las quiero de veras.

— Si tanto nos quieres — dijo la Madre en chanzas— , quédate con nosotras.

— Con mucho gusto, si mi mamá me deja.

— ¿Nos quieres más que al esposo que te tienen destinado? —reiteró la abadesa.

— No conozco a ese esposo —respondió cándidamente Eufrasia— , mientras que a vos y a vuestras religiosas, os conozco y os tengo cariño. Y vos­otras, ¿me queréis a mí?.

— Te queremos tiernamente, hija mía, y queremos también a Jesucristo con todo corazón.

La madre, que oía en silencio este diálogo, accedió sonriente a su pretensión sin por eso tomar la cosa en serio y, como declinase el día, cortó la conversación, diciendo:

— Vámonos, hija mía, que ya es tarde.

— Madre, yo quiero quedarme aquí —respondió con viveza Eufrasia.

— No puede ser —le dijo entonces la abadesa, que lo tomaba por capricho de niña— , nadie puede quedarse aquí sin consagrarse por completo al servicio de Jesucristo.

— ¿Y dónde está Jesucristo?

La abadesa le mostró la imagen del divino crucificado, y la niña, besándolo con amor, exclamó resueltamente:

— ¡Oh Señor! Vos sois mi único dueño y mi exclusivo Esposo. A Vos me consagro para siempre.

Creyendo la abadesa que el relato de las austeridades de la vida religiosa darían al traste con su resolución, le dijo:

— Pero tendrás que aprenderte el Salterio, ayunar todos los días, guardar vigilias y otras muchas obras de mortificación.

— Nada de eso me asusta —replicó la niña— , confío cumplirlo fielmente.

Y era verdad; nada fue capaz de quebrantar aquella voluntad fortalecida en un instante por la gracia de Dios. Comprendiendo entonces que su hija obedecía a la voz de Dios, la cristiana madre, cayendo de hinojos ante la imagen de Jesús Crucificado y con voz entrecortada por los sollozos, exclamó:

— Recibid, oh Jesús mío, a esta niña, que no desea ni busca más que a Vos, y sed su única recompensa. En cuanto a ti, hija mía, el que ha criado las montañas inconmovibles en su base te confirme en el temor de su santo nombre.

Por fin, dejando a la niña en manos de la abadesa, la virtuosa madre se retiró derramando lágrimas, pero lleno el corazón de ese gozo que Je­sucristo se complace en derramar en las almas de los que saben imponerse generosos sacrificios. Pocos días después la tierna novicia vestía el tosco sayal de religiosa.

Virtudes Religiosas de Santa Eufrasia

Una desgracia muy sensible vino a entristecer a nuestra Santa: la muerte de su madre, que abandonó este mundo en 390; su cuerpo fue inhumado en el monasterio. Venérase a esta santa viuda el 4 de marzo, juntamente con San Antígono, su esposo. Quedó, pues, la pequeña Eufrasia huérfana a los diez años, y a pesar de su corta edad, soportó con resignación perfecta aquella nueva prueba. Pero tan pronto como el empe­rador Teodosio supo la muerte de la esposa de Antígono, escribió a la joven Eufrasia, rogándole que fuese a la corte para casarse con el senador, pro­metido suyo.

La santa joven le dirigió esta hermosa respuesta:

«Sabiendo, oh invicto emperador, que he prometido a Jesucristo vivir en perpetua castidad, espero que no pretenderás que viole mi promesa desposándome con un esposo mortal, cuyo cuerpo será dentro de pocos años pasto de gusanos.No insistas pues, oh emperador, y por aquella bondad con que honraste a mis amados padres, te suplico dispongas de los bienes que me legaron distribuyéndolos entre los pobres, los huérfanos y las iglesias más necesitadas, para que se acuerden, ante Dios, de Antígono, de su esposa y de su hija.»

Admirado el emperador exclamó:

¡Digno vástago de un árbol santo!

Desde aquel momento, Eufrasia abrazó con ardoroso celo la vida religiosa y, a pesar de su juventud y de su débil complexión, veíasela siempre la primera en los trabajos manuales, eligiendo con preferencia los que a su parecer la humillaban más. Celosa de la observancia de la regla, llegó a ser en poco tiempo modelo de regularidad y de edificación para todo el convento.

El ayuno, que tanto asusta a las almas en el siglo, no parecía arredrarla; con frecuencia pasaba dos y tres días sin comer, sin dejar por eso de cumplir todas sus obligaciones y de asistir al coro. De esta suerte domaba su cuerpo y daba más libertad al espíritu, a fin de que pudiese elevarse a las cumbres de la contemplación.

Pruebas de la Santa

El demonio, que no podía tolerar tanta piedad, dio a la joven religiosa terribles asaltos; pero era tal la virtud de aquella alma escogida y tal su obediencia, que el espíritu maligno no pudo nada contra ella. Eufrasia dio cuenta a la abadesa de todo lo que le pasaba, y el espíritu de las tinieblas, que nada teme tanto como la sincera manifestación de las tentaciones a una persona ilustrada, se retiró avergonzado.

Sin embargo, para triunfar con más facilidad en lo porvenir, la Santa añadió un día más de ayuno a los tres que ya practicaba. Para probar el espíritu de obediencia de las almas religiosas suelen los Superiores imponer algo que parece rebasar el límite de lo razonable.

Y así fue que cierto día le mandó la abadesa que trasladara de un sitio a otro del jardín unas peñas enormes, que apenas hubieran podido mover dos hermanas juntas. Cualquiera otra hubiera vacilado ante orden tan extraña, pero Eufrasia obedeció al punto. «Ha hablado la abadesa — dijo— , punto en boca.» Cogió, pues, las piedras y sin dificultad las trasladó al lugar señalado. Al día siguiente, tuvo que volverlas al mismo sitio donde antes estaban. Treinta días consecutivos la ocuparon en el mismo trabajo, sin que pudiese observarse en su rostro el más insignificante indicio de descontento o de impaciencia.

Vivía unida a Dios con oración continua aun en medio de las faenas más duras, de suerte que no pudiendo el demonio vencerla de día resolvió intentarlo de noche. La tierna virgen, recurrió al remedio tan poderoso como ordinario de declarárselo a la abadesa, la cual la animó con saludables conse­jos, y le permitió, a petición suya, ayunar en adelante la semana completa.

La valerosa virgen observó fielmente tan riguroso ayuno sin por eso omitir ninguna de sus obligaciones ordinarias. Su vida era un milagro continuo, porque a pesar de su austeridad y de sus numerosas obligaciones, nunca estuvo enferma; jamás se sentaba, ni aun para comer y no tomaba otro descanso que las breves horas que pasaba de noche echada en el suelo.

Sin embargo, el demonio no se cansaba de atormentarla. De nuevo volvió a turbar su sueño representándole las vanidades y placeres del mundo, pero Jesucristo velaba por su fiel esposa, la cual, abandonando inmediatamente su cama, salió del convento y se fue a hacer oración al aire libre, a pesar del frío de la noche y, levantando sus manos al cielo, imploró el auxilio del Omnipotente.

Diez días hacía que se hallaba sumida en oración cuando las hermanas, movidas de lástima, pidieron a la abadesa que la hiciera cesar, pero ésta prohibió que la estorbasen. De esta suerte transcurrieron treinta días y la valerosa virgen proseguía su oración, sin tomar alimento ni descanso.

Por último, el cuadragésimo quinto día, agotadas sus fuerzas por la fatiga, cayó en tierra sin conocimiento. Lleváronla al monasterio; tal era la rigidez de sus miembros, que hubiérase dicho que llevaban un cadáver. La abadesa se acercó y, haciendo la señal de la cruz, le dijo, dándole un poco de caldo caliente; —Eufrasia, en nombre de Jesucristo, toma este alimento. Eufrasia, recobrando en seguida el conocimiento, bebió lo que le presentaban y no tardó en recobrar las fuerzas.

Satanás intenta quitarle la vida

No es raro en la vida de los santos encontrar casos aflictivos de intervención diabólica y huellas dolorosas de la lucha con el espíritu del mal. ¡Cuántos directores de espíritu saben de estos combates!

Un día que Eufrasia sacaba agua del pozo para la cocina y que, según su costumbre, oraba trabajando, el espíritu maligno la cogió con violencia y la precipitó de cabeza al fondo. Tan pronto como se sintió caer, la sierva de Cristo exclamó: «¡Oh Jesús, asistidme en este trance!» Al oír este grito acudieron las religiosas apresuradamente y la sacaron del pozo con gran trabajo.

Luego que se vio fuera de peligro, Eufrasia hizo la señal de la cruz y exclamó llena de regocijo: «¡Viva Jesús!», y sin perder momento cogió sus dos cántaros llenos de agua y los llevó tranquilamente a la cocina. Otra vez la arrojó el demonio desde lo alto de una torre elevada, pero la Santa no se hizo daño alguno. Apenas tocó el suelo, corrió al encuentro de las Hermanas, que creían no encontrar sino un cadáver. La abadesa consideró este prodigio como la mayor prueba de la protección de Dios sobre la Santa y dispuso preces en acción de gracias.

Vencido tantas veces, hizo Satanás la última tentativa. Hallábase Santa Eufra­sia preparando la comida de las Hermanas, cuando he aquí que el espíritu del mal, aprovechando el momento en que llevaba una olla llena de agua hirviendo, la hizo dar un traspiés con la perversa idea de escaldar su rostro.

Las Hermanas testigos del accidente no pudieron contener un grito de espanto y se miraron consternadas; pero, cuál no fue su sorpresa, cuando vieron a Eufrasia levantarse al instante y decirles con rostro radiante de alegría: «¿Por qué os asustáis de este modo, hermanas mías?» Y, sin embargo, el agua que quedaba en la olla seguía hirviendo. Este descalabro fue el postrero que aguantó el príncipe de las tinieblas en sus luchas con Eufrasia.

Milagros de Santa Eufrasia

Dios, que había probado a su fiel sierva, y mostrado con obras cuán grata le era, obró por su intercesión estupendos milagros. Aconteció que cierto día trajeron al monasterio un pequeñito, que era a la vez sordomudo y paralítico. La abadesa mandó a Eufrasia que fuera a tomarlo de manos de su madre.La Santa obedeció al momento pero, cuando vio en sus brazos a una criatura tan raquítica, se sintió movida a compasión y, haciéndole la señal de la cruz en la frente, le dijo: «Cúrete el que te ha creado».

Santa Eufrasia

Cuando lo llevaba a la abadesa, el niño lanzó unos gritos e hizo tales esfuerzos que la Santa hubo de ponerlo en el suelo y, no bien se halló en libertad, echó a correr en busca de su madre. Refirieron a la abadesa lo ocurrido y fácilmente comprendió que Dios glorificaba a su humilde sierva.

Por aquel tiempo había en el convento una mujer poseída del demonio desde su infancia, pues, no sabiendo sus padres lo que hacer de ella, la confiaron a las religiosas, que se veían obligadas a tenerla constantemente encadenada. A veces rechinaba los dientes, echaba espuma por la boca, o lanzaba terribles alaridos, y tal era el terror que infundía, que le daban de comer con un palo largo que llevaba en el extremo una escudilla en donde echaban la comida.

Durante largo tiempo pidieron a Dios su curación sin obtenerla; mas, conociendo la santidad de Eufrasia, la abadesa le confió aquella desgraciada. Un día, cuando le llevaba de comer, preguntóle la abadesa si sentía miedo. «Nada temo —dijo la Santa— , puesto que vos me mandáis.»

Tomando un poco de comida, se presentó ante la posesa, que empezó a gritar y, lan­zándose contra Eufrasia, trató de romper la vasija que llevaba; pero la Santa, cogiéndole inmediatamente las manos, dijo con voz resuelta al espíritu impuro:

«¡Vivan Dios y sus ángeles!; si te rebelas, te arrojaré al suelo y te vapulearé duramente».

Apaciguóse el demonio y entonces la Santa dijo con bondad a la posesa:

«no te maltrates hermana mía, y come».

Viendo su poder sobre el demonio,y la gran caridad con que cumplía tan penoso encargo, la abadesa mandó a Santa Eufrasia que expulsase definitivamente al espíritu infernal. Retírase Santa Eufrasia al oratorio y, echándose de hinojos ante el Señor, con el rostro pegado al suelo, implora el auxilio del cielo para llevar a cabo la misión que le ha sido confiada; luego se levanta llena de fortaleza y a una señal de la abadesa se va derecha al demonio y trazando la señal de la cruz en la frente de la desgraciada, dice:

— Cúrete Nuestro Señor Jesucristo que te ha creado.

— ¡Qué locura y qué audacia — replicó sarcásticamente el demonio —; hace mucho tiempo que estoy aquí sin que nadie haya podido arrojarme y quiere hacerlo hoy una muchacha perdida!

— No te arrojo yo, te arroja Cristo que es tu Dios.

— Tú no tienes poder para arrojarme y no me iré.

— Obedece a Cristo — dijo con firmeza Eufrasia, levantando su vara amenazadora sobre la cabeza de la endemoniada— , o te vapuleo duramente.

— Pero si me voy de aquí, ¿a dónde iré?

— ¿Que a dónde? Al fuego eterno, preparado para tu padre Satanás y para los que le siguen.

El demonio se puso a forcejear desesperadamente; repitiéronse los gritos, y la desgraciada se retorcía echando espumarajos por la boca. Las religiosas oraban entretanto con fervor, y Eufrasia, alzando las manos al cielo, exclamó:

«¡Señor mío Jesucristo, no humilles a tu sierva en este instante, antes bien confunde al enemigo del género humano!»

Oyó Jesús esta plegaria; el demonio martirizó por última vez a la desventurada, la arrastró por el suelo, pero huyó moviendo un espantoso ruido infernal.Seguidamente fue la Comunidad al oratorio para dar gracias a Dios por tan señalada merced, y Santa Eufrasia acrecentó aún sus ayunos y mortificaciones, para así hacerse digna del favor con que Dios la distinguía.

Muerte de Santa Eufrasia

Años después de estos acontecimientos supo la abadesa, por una visión, el día de la muerte de Santa Eufrasia y la gloria que Dios le reservaba en la eternidad. Comunicóselo a la Santa, la cual al oír que su juicio estaba tan próximo se deshizo en lágrimas, y suplicó a la abadesa pidiese a Dios que le concediese un año más de vida para hacer penitencia de sus pecados. Pero, el fruto estaba ya maduro para el cielo; fue de pronto acometida de violenta fiebre.

Las monjas acudieron presurosas en derredor de su lecho, deshechas en llanto. También la pobre mujer que había sido librada del demonio quiso besarle las manos y una religiosa, que había sido siempre su compañera y amiga, le pidió en aquel momento supremo que no la dejase largo tiempo separada de ella. Y en efecto, tres días después fue a juntarse con ella al paraíso.

Poco antes de expirar, Eufrasia pidió perdón a las Hermanas por las molestias que hubiera podido causarles, se recomendó una vez más a sus oraciones y luego voló su alma al cielo a recibir la recompensa merecida. Era hacia el año 410, en el pontificado de Inocencio I. Tenía a la sazón treinta años.

Sus santos despojos fueron inhumados al lado de los de su madre y su sepulcro se hizo glorioso por los portentosos milagros que en él se obraron. La veneración de los griegos a Santa Eufrasia se ha conservado a través de los siglos y los coptos celebran su fiesta el 8 de enero.

Oración a Santa Eufrasia

Jesús Buen Pastor, tú que nos diste a santa Eufrasia, mujer de un amor ardiente por la salvación de las almas, concédenos las gracias que por medio de ella te pedimos.

(Hacer la petición)

Y ayúdanos a vivir el amor hecho misericordia para con cada uno de nuestros hermanos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Santa Eufrasia Virgen | Fuentes
Vida de los Santos: El Santo de cada día por Edelvives.