12 de Octubre: Día de la Virgen del Pilar

La venerable María de Agreda, a quien se le mostró en detalle la vida de la Santísima Virgen María, escribe en su Ciudad mística de Dios que Santiago, hermano de San Juan, a quien nuestro Señor llamó “Hijos del trueno“, tenía una especial devoción por la Santísima Madre.

Convertido en el apóstol de lo que hoy es España, a Santiago le costaba mucho evangelizar la región norte de Zaragoza. Una noche, mientras oraba pidiendo ayuda para su situación, de repente vio una gran luz en medio de la cual vio a Nuestra Señora rodeada por una multitud de ángeles.

Lo interesante es que María todavía vivía en Jerusalén en ese momento. Pero como reina de la Iglesia, se le dio a ver todo lo que se refería a la obra de su Hijo, y se le mostró la oración de su devoto, que Jesús le había ayudado de una manera especial.

Al enterarse de los deseos de su dama, los ángeles en su séquito construyeron rápidamente un trono de nubes luminosas en las que se sentó su reina, y la llevaron rápidamente a través del Mediterráneo, acompañándola todo el camino.

Ahora, la Santísima Madre consolaba a su hijo Santiago y le aseguró ayuda en sus esfuerzos. Ella le pidió que construyera un santuario en el lugar, y como muestra de su ayuda a la región, dejó una columna de mármol o un pilar coronado por una pequeña estatua de ella que sostenía al pequeño niño Jesús.

Para el pilar, dejó un ángel para garantizar la seguridad de la imagen sagrada hasta el fin de los tiempos. Según la antigua tradición española, esta aparición se produjo el 2 de enero del año 40dC. Su fiesta se celebra el 12 de octubre.

De hecho, Santiago construyó el primer santuario en ese lugar sagrado, alrededor del cual se erigió la actual Basílica de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza. No mucho después, Santiago fue llamado a Jerusalén, donde sufrió el martirio. Mientras se preparaba para soportar la muerte por decapitación, Nuestra Señora y sus ángeles nuevamente estaban visiblemente presentes ante él, fortaleciéndolo y consolando.

Su cuerpo fue regresado a España y  desde aquel entonces descansa en la catedral de Compostela,  lugar de famosas peregrinaciones.

Sobre la Imagen

La imagen de la Virgen es una talla en madera dorada; mide treinta y seis centímetros y medio de altura y descansa sobre una columna de jaspe forrada de bronce y plata y cubierto, a su vez, por un manto desde los pies de la imagen de la virgen hasta la base vista de la columna o pilar, a excepción de los días dos, doce y veinte de cada mes en que aparece la columna visible en toda su superficie. En la fachada posterior de la capilla se abre el humilladero, donde los fieles pueden venerar la Santa Columna a través de un óculo abierto.

Se trata de una escultura de estilo Gótico tardío franco-borgoñón de hacia 1435 atribuida a Juan de la Huerta, imaginero de Daroca. En cuanto a su iconografía, se observa a María coronada y con túnica y manto, que recoge con su mano derecha, contemplando a Jesús niño que agarra el manto de su madre con la mano derecha y un pájaro con la izquierda. El Niño puede haber sido objeto de una restauración poco cuidadosa.

Oración

Oh Virgen del Pilar, Reina y Madre. España y todas las naciones hispanas reconocen con gratitud tu protección constante y esperan seguir contando con ella.

Obténnos de tu Hijo fortaleza en la fe, seguridad en la esperanza y constancia en el amor.

Queremos que en todos los instantes de nuestra vida sintamos que tu eres nuestra Madre.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *