No sorprende en absoluto que la tecnología haya llegado a este punto, lo que sí sorprende, es la insensatez de algunos.