La túnica de la Virgen María o Timia Esthita, es sin lugar a dudas, una de las reliquias más sagradas del cristianismo.  Según cuenta la tradición, la túnica de la Virgen Madre de Dios, habría sido encontrada en el año 473, cuando fue comprada de un hombre judío en Tierra Santa. La reliquia mariana ahora se haya guardada en el museo del estado en Zugdidi, Georgia, donde se conserva desde la caída de Constantinopla en el año 1453.

¿Es realmente la túnica de la Virgen María?

Nadie puede decir con un 100% de seguridad si estas reliquias son genuinas o no. Es sabido que el Santuario de Santa María (Marienschrein), en la catedral de Aquisgrán en Aix-La-Chapelle, Alemania, alberga cuatro reliquias similares, que incluyen el manto de “Santa María”, los pañales del Niño Jesús, la tela de decapitación de San Juan Bautista, y la trusa o pareo empleado por Jesús durante su crucifixión. Las reliquias rara vez eran mostradas públicamente; sin embargo, desde mediados del siglo XIV, estas han sido retiradas del santuario cada siete años (aproximadamente) para su veneración pública.
Es sabido que durante la Edad Media, circularon hasta diez cráneos de San Basilio…como si fuera la Hidra de Lerna.

Algunos detalles

La túnica de María, es una antigua obra de bordado doméstico. Está hecha de lino de color natural (a pesar de esto, tradicionalmente se representa a María vestida de azul) y está bordada con líneas verticales y horizontales que forman un patrón de rejilla. En Israel, el lino y el algodón, sólo se encontraban en la costa y en las tierras bajas de Jordania.

El vestido tiene sesenta pulgadas de largo (150 cm aproximadamente); la circunferencia de la costura es de 96 pulgadas (240 cm aproximadamente) ; y el tramo de las mangas es de 52 pulgadas (132 cm).