onepeterfive.com-Un artículo publicado el 12 de Junio por kathpress.at, la agencia Católica de noticias financiada parcialmente por obispos austriacos, se ha convertido en el centro de atención de Europa.
Dos sitios web italianos La Nuova Bussola Quotidiana e Il Timone han hecho eco del mismo.

La razón de toda esta atención, es que el mencionado artículo en kathpress.at, incluye declaraciones importantes de algunos teólogos católicos progresistas que han leído -muy seguramente- Amoris Laetitia de una manera muy laxa y sentimentalmente liberal.

Una de estas declaraciones fue tomada del teólogo suizo Eva-Maria Faber, quien, en un artículo, escrito conjuntamente con su colega (Martin Lintner), propone adaptar el Catecismo Católico a los nuevos avances propuestos por la exhortación papal Amoris Laetitia. Además. Rainer Bucher – teólogo de Graz, Austria – ha propuesto “re-contextualizar la teología moral y el derecho canónico” para que estén más de acuerdo con la mentada encíclica. Según Kathpress, un teólogo más, Stephan Goertz – un fuerte defensor de la homosexualidad – ve que Amoris Laetitia ha “despejado [sic] el camino para diferentes interpretaciones en las diócesis locales.”

De acuerdo con Kathpress, otro teólogo alemán de amplios antecedentes progresistas, Klaus Lüdicke, ha hecho especial hincapié, en que Francisco ha a re-definido el término “relaciones irregulares” en general, señalando que no pueden seguir siendo consideradas per se, como un pecado grave. Por consiguiente, ha llegado a la conclusión de que todas estas parejas – que incluyen los divorciados vueltos a casar – pueden ahora permitirse el acceso al Sacramento de la Eucaristía. Faber y Lintner llegaron a una conclusión similar, afirmando que ninguna “situación irregular” puede per se, ser descrita como un pecado grave – según la propia Amoris Laetitia.

Lo importante a recordar en este contexto, es que el profesor Faber de Chur, Suiza, fue uno de los oradores en el controvertido “Consejo de la Sombra” de mayo de 2015 en la Universidad Gregoriana de Roma. Como dice el autor católico alemán Mathias von Gersdorff, el profesor Faber había escrito anteriormente un libro en el que se pone en duda la indisolubilidad del matrimonio. Martin Lintner también había causado un gran revuelo cuando fue entrevistado el pasado verano por la rama alemana de Radio Vaticano, que publicase por primera vez, la entrevista acompañada de una imagen que muestra a dos mujeres besándose. Pero fue Edward Pentin el primero en reportar la historia al mundo de habla inglesa. En la entrevista, Lintner propuso que ya era tiempo de “replantear las enseñanzas de la Iglesia Católica sobre el tema de la homosexualidad”.

El tono editorial de la Agencia Austriaca Católica de noticias sobre este tema es perceptiblemente neutral y concluye con estas palabras:

En resumen: “Después de Amoris Laetitia, corresponde ahora a las iglesias locales y las Conferencias Episcopales el sacar sus propias conclusiones pastorales del documento”.

A modo de contraste, La Nuova Bussola Quotidiana ofrece un comentario más fiel a las enseñanzas y moral de la Iglesia Católica Tradicional. Esta última cuestiona si la “novedad de Amoris Laetitia” -la que parece ser pastoral-, pero que en realidad, bien podría conducir a una “revisión doctrinal del Catecismo”, no tiene, después de todo, nada que ver con un “avance armonioso”.