El terrible habito de nuestros días: No importa qué suceda, si hay un herido, algún accidentado, hasta la tragedia, es todo secundario. Lo importante es tomar el teléfono cual rayo y ser de los primeros en “capturar” el momento para compartirlo en las redes sociales.

[alert-success]Crédito de imagen: https://catolicochapin.wordpress.com
[/alert-success]