Los sedevacantistas, son aquellos quienes consideran que después del Concilio Vaticano II, ningún Papa es válido, y que por lo tanto, la sede está vacante. De ahí el origen del nombre.