sf32Sor Faustina Kowalska, nació en el seno muy pobre de una familia campesina en Glogowiec, Polonia y es reconocida universalmente como la apóstol y promotora de la devoción a la Divina Misericordia. Escribió un diario con más de 600 páginas que según revelaciones de la Santa, fueron dictadas por Jesús:
“Pinta una imagen según el modelo que ves, con la inscripción abajo “¡Jesús, en TÍ Confío”!. Deseo que este cuadro sea venerado primero en vuestra capilla y después en el mundo entero”.
“Prometo que el alma que venere esta Imagen no perecerá. Le prometo además la victoria sobre sus enemigos ya desde este mundo, pero especialmente en la hora de la muerte. Yo mismo defenderé como a mi propia Gloria”.

Para alcanzar la Divina Misericordia para el mundo entero

sf332
Oh Dios de gran misericordia, Bondad infinita, hoy toda la humanidad clama desde el abismo de su miseria a tu misericordia, a tu compasión, Oh Dios, y grita con la potente voz de la miseria. Oh Dios indulgente, no rechaces la oración de los desterrados de esta tierra.
Oh Señor, Bondad inconcebible que conoces perfectamente nuestra miseria y sabes que por nuestras propias fuerzas no podemos ascender hasta ti, te imploramos anticípanos tu gracia y multiplica incesantemente tu misericordia en nosotros, para que cumplamos fielmente tu santa voluntad a lo largo de nuestras vidas y en la hora de la muerte. Que la omnipotencia de tu misericordia nos proteja de las flechas de los enemigos de nuestra salvación para que con confianza, como tus hijos, esperemos tu última venida, ese día que conoces sólo tú. Y, a pesar de toda nuestra miseria, esperamos recibir todo lo que Jesús nos ha prometido, porque Jesús es nuestra esperanza: a través de su Corazón misericordioso, como a través de una puerta abierta, entramos en el cielo.

Oración por la Iglesia y los sacerdotes

sf332
Oh Jesús mío, te ruego por toda la Iglesia: concédele el amor y la luz de tu Espíritu y da poder a las palabras de los sacerdotes para que los corazones endurecidos se ablanden y vuelvan a ti, Señor.
Señor, danos sacerdotes santos; tu mismo consérvalos en la santidad. Oh Divino y Sumo Sacerdote, que el poder de tu misericordia los acompañe en todas partes y los proteja de las trampas y asechanzas del demonio, que están siendo tendidas incesantemente para las almas de los sacerdotes. Que el poder de tu misericordia, oh Señor, destruya y haga fracasar lo que pueda empañar la santidad de los sacerdotes, ya que tú lo puedes todo.
Oh mi amadísimo Jesús, te ruego por el triunfo de la Iglesia, por la bendición para el Santo Padre y todo el clero, por la gracia de la conversión de los pecadores empedernidos. Te pido, Jesús, una bendición especial y luz para los sacerdotes ante los cuales me confesaré durante toda mi vida.

Oración de acción de gracias

sf332
Oh Jesús, Dios eterno, te doy gracias por tus innumerable gracias y bendiciones.
Que cada latido de mi corazón sea un himno nuevo de agradecimiento a ti, oh Dios.
Que cada gota de mi sangre circule para ti, Señor. Mi alma es todo un himno de adoración a tu misericordia.
Te amo, Dios, por ti mismo.

Oración de acción de gracias

sf332
Oh Jesús, qué pena me dan los pobres pecadores. Oh Jesús, concédeles el arrepentimiento y la contrición.
Acuérdate de tu dolorosa pasión. Conozco tu infinita misericordia, no puedo soportar que perezca el alma que tanto te costó.
Oh Jesús, dame las almas de los pecadores. Que tu misericordia descanse en ellas; quítame todo, pero dame las almas. Deseo convertirme en hostia expiatoria por los pecadores.
Que el cuerpo esconda mi sacrificio, ya que tú también escondes tu santísimo Corazón en la Hostia, a pesar de ser una inmolación viva.
Transfórmame en ti, oh Jesús, para que sea una víctima viva y agradable a ti. Deseo satisfacerte por los pecadores en cada momento.
Oh Creador mío y Padre de gran misericordia, confío en ti porque eres la bondad misma.