San Pablo

San Pablo

spPablo es el nombre griego de Saulo, hombre de raza hebrea y de religión judía, oriundo de Tarso. Fue educado en el fariseísmo, una de las facciones del judaísmo del siglo I. Como él mismo narra en uno de sus escritos, la Carta a los Gálatas, su celo por el judaísmo le llevó a perseguir a los cristianos, pues los consideraba como “impuros”.
Un dia, persiguiendo un grupo de ellos camino a Damasco, es confrontado por el mismo Jesús cuya voz le recrimina, “Saulo, por que e persigues?”. Lo llamó además a convertirse y a seguirle, como lo habían hecho sus apóstoles.
La conversión de Pablo es uno de los momentos clave de su vida, porque es precisamente entonces cuándo empieza a entender lo que es la Iglesia como cuerpo de Cristo: perseguir a un cristiano es perseguir a Jesús mismo.

Festividad: 25 de enero (conversión); 29 de junio.
Patrono de: Roma, cordeleros, alfombreros, teólogos, trabajadores de relaciones públicas, fabricantes de tiendas de campaña, contra calambres, contra el temor, de la prensa católica.

Oración a San Pablo

sp2


Glorioso apóstol San Pablo, vaso escogido del Señor para llevar su santo nombre por toda la tierra; por tu celo apostólico y por tu abrasada caridad con que sentías los trabajos de tus prójimos como si fueran tuyos propios; por la inalterable paciencia con que sufriste persecuciones, cárceles, azotes, cadenas, tentaciones, naufragios y hasta la misma muerte; por aquel celo que te estimulaba a trabajar día y noche en beneficio de las almas y, sobre todo, por aquella prontitud con que a la primera voz de Cristo en el camino de Damasco te rendiste enteramente a la gracia, te ruego, por todos los apóstoles de hoy, y que me consigas del Señor que imite tus ejemplos oyendo prontamente la voz de sus inspiraciones y peleando contra mis pasiones sin apego ninguno a las cosas temporales y con aprecio de las eternas, para gloria de Dios Padre, que con el Hijo y el Espíritu Santo vive y reina por todos los siglos de los siglos.
Amén.

Oración a San Pablo #2

sp2


San Pablo, amigo de Jesús, apóstol de los que están lejos, hermano nuestro en la Iglesia,que conociste la debilidad y las penas,la persecución y el dolor, la incomprensión, las cadenas,te “deslumbraste” solo por Cristo y compartiste con gozo tu conversión,te entregaste solo al Señor y lo anunciaste con valentía y pasión, te doy gracias por tu ejemplo de sabiduría y amor, de fortaleza y fervor, de coraje y entrega.
Necesito tu ayuda de amigo para seguir de cerca a Jesús. Peregrino incansable del Señor, mensajero indecible de la Gracia, apóstol de los pueblos y naciones, mira a tus hermanos que quieren llegar al Padre, protégenos de los peligros del camino y condúcenos por las sendas seguras de la Cruz.
Pídele a Jesús resucitado que sepamos vivir en su paz, con fe y alegría, siendo amables y fraternos. Que tengamos corazones misioneros, libres y serenos, profundos y sinceros, llenos de buenos sentimientos, y que siempre nos dejemos guiar por el Santo Espíritu de Dios.
Amén.