Lifesitenews . – Una poderosa conciencia pro-vida, viene resucitando en Rusia, luego de casi un siglo de llevarse a cabo abortos sin ningún tipo de restricción, apoyados por el otrora estado comunista.

Más de 300,000 ciudadanos Rusos, incluidos en Patriarca Kirill de Moscú y el recientemente creado ente gubernamental, la Defensoría de los derechos del niño, han firmado y apoyado una petición, en la que se hace un llamado para “terminar con el asesinato legal de los niños antes de nacer”, que tiene por objetivo, el prohibir por completo el aborto en todas sus formas en la nación.

El objetivo de la organización, es el de obtener un millón de firmas para así poder presentar el proyecto a Putin en persona.

Trabajando en conjunto con la Iglesia Ortodoxa Rusa, la petición incluye además, la prohibición de contracepción abortiva, también conocida como “píldora de la mañana siguiente” considerada, más que “infanticidio legal” y un “acto similar a los sacrificios paganos de niños”.

Los firmantes sostienen como argumento, que el aborto además, daña la salud de la mujer, tanto física como psicológicamente y repercute además, demográficamente en la nación.

La petición advierte, que la legalización del aborto, se lleva consigo “las bendiciones de Dios”, lo que podría conducir, a derrotas militares y desastres sociales.

Además sostienen, que el aborto como parte del servicio de salud universal en Rusia, viola los derechos de los ciudadanos pro-vida, que tienen que pagar -sin así quererlo- por el.

Conjuntamente con esta petición, se incluye el reconocimiento de que la vida humana, comienza en el momento mismo de la concepción, y que por lo tanto, todos los no nacidos, deben de estar protegidos legalmente y hace un pedido para brindar mejor apoyo, tanto a mujeres embarazadas como a niños pequeños.

El Patriarca Kirill, líder de 150,000,000 de Cristianos Ortodoxos, firmó la petición, agradeció y dio la bendición a la petición de los organizadores. Kirill se ha referido al aborto como “catástrofe nacional” que mata “más de un millón de ciudadanos al año”.