rosadif

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios Nuestro.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

V: Ave María Purísima
R: Sin pecado concebida

V: Abre Señor mis labios
R: Y mi boca proclamara tu alabanza

V: Dios mio ven en mi auxilio
R: Señor apresúrate en socorrerme.

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser vos quien sois, bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.
Amén.
Dales Señor el descanso eterno y brille para ellos la luz perpetua.


Ofrecimiento del Rosario

misteriosdolorosos

Dios Padre Todopoderoso, apoyados en nuestra fe que proclama la vida, muerte, pasión y resurrección de tu Hijo Jesucristo, te ofrecemos este Santo Rosario por nuestro(a) hermano(a) _____ y te pedimos, que así como ha participado ya de la muerte de Jesucristo que también llegue a participar de la alegría de la gloriosa resurrección.
Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

¡Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, Reina del Santo Rosario! Fiados en vuestra bondad nos acercamos a Vos, para honrar vuestro nombre y consolar nuestras almas.
María con solo nombrarte mi alma recibe alegría, con la esperanza que tengo de verte en mi compañía , del arca testamento y de la paz alegría, con el nombre de María empezamos el Padre Nuestro.

Rezar 1 Padre Nuestro:
Rezar el Credo:
Rezar 3 Avemarías:
Rezar el Gloria:


Primer Misterio: La agonía de Jesús en Getsemaní

agonia

Aunque Jesús era Hijo de Dios, sintió la necesidad de prepararse a la muerte mediante la oración. Es precisamente en la oración donde Jesús encuentra la fuerza para enfrentarse con valor a los sufrimientos. Es un ejemplo para nosotros. No podremos superar las distintas pruebas de la vida si no tenemos la costumbre de orar. En realidad la oración es la fuerza del cristiano.
¡Oh dolorosísima Madre de Jesús!, quien, despedido y apartado de tu compañía, oró con mortales agonías en el huerto, donde por un ángel fue confortado!, este Misterio te lo ofrecemos, para que por tu intercesión nuestro(a) hermano(a) _____ y aquellos que están en el purgatorio, sean confortados por Jesucristo en sus penas.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Rezar el Padre Nuestro:
Rezar 10 Avemarías:
Rezar el Gloria:

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Por tu limpia Concepción ¡oh! Soberana Princesa, de una muy grande pureza te pido de corazón, que las almas no se pierdan ni mueran sin confesión.

Señor Jesucristo, que nos dejaste las señales de tu Pasión en la sábana santa, en la cual fue envuelto tu cuerpo santísimo cuando por José fuiste bajado de la cruz: Concédenos, piadosísimo Señor, que por tu muerte y sepultura santa, y por los dolores y angustias de tu Santísima Madre María, Señora nuestra, sea llevada a descansar el alma de tu siervo(a) ______ y todos los que están en el purgatorio, a la gloria de tu resurrección, donde vives y reinas con Dios Padre en la unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos.
Amén.

Si por tu preciosa sangre Señor lo(a) habéis redimido. Que lo(a) perdones te pido por tu pasión dolorosa.


Segundo Misterio: La Flagelación

flagelacion

En nuestra vida buscamos siempre las comodidades. Y, muchas veces, para conseguir más satisfacciones, nos olvidamos de la Ley de Dios. Jesús tuvo que pagar todos estos pecados mediante la flagelación, que transformó toda su espalda en una inmensa llaga.
¡Oh, María, mar de dolores!, este Misterio te lo ofrecemos en memoria del inmenso dolor que tuviste, viendo desnudo y azotado cruelmente al Hijo de tus entrañas; por Él te suplicamos que intercedas para que nuestro(a) hermano(a) _____ y todos aquellos que se encuentran en el Purgatorio, sean liberados de sus sufrimientos.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Rezar el Padre Nuestro:
Rezar 10 Avemarías:
Rezar el Gloria:

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Por tu limpia Concepción ¡oh! Soberana Princesa, de una muy grande pureza te pido de corazón, que las almas no se pierdan ni mueran sin confesión.

Señor Jesucristo, que nos dejaste las señales de tu Pasión en la sábana santa, en la cual fue envuelto tu cuerpo santísimo cuando por José fuiste bajado de la cruz: Concédenos, piadosísimo Señor, que por tu muerte y sepultura santa, y por los dolores y angustias de tu Santísima Madre María, Señora nuestra, sea llevada a descansar el alma de tu siervo(a) ______ y todos los que están en el purgatorio, a la gloria de tu resurrección, donde vives y reinas con Dios Padre en la unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos.
Amén.

Si por tu preciosa sangre Señor lo(a) habéis redimido. Que lo(a) perdones te pido por tu pasión dolorosa.


Tercer Misterio: La Corona de espinas

coronaespinas

El orgullo ha sido siempre la causa de muchos pecados. Para pagar nuestros pecados de orgullo, Jesús aceptó la humillación de ser coronado con espinas, como un rey de burlas. Si queremos vivir como verdaderos cristianos, tenemos que luchar en contra del orgullo y la soberbia. ¡Cuántos pleitos y cuántos rencores se pueden evitar mediante la humildad!

¡Oh, María, rosa entre espinas!, este Misterio te lo ofrecemos en desagravio por el dolor que tuviste viendo a tu Hijo, afectado y coronado de espinas; te suplicamos que, por este dolor, nuestro(a) hermano(a) _____ y los que se encuentran en el purgatorio, sean, por tu intercesión, libres de las penas que padecen y coronados en la Gloria.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Rezar el Padre Nuestro:
Rezar 10 Avemarías:
Rezar el Gloria:

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Por tu limpia Concepción ¡oh! Soberana Princesa, de una muy grande pureza te pido de corazón, que las almas no se pierdan ni mueran sin confesión.

Señor Jesucristo, que nos dejaste las señales de tu Pasión en la sábana santa, en la cual fue envuelto tu cuerpo santísimo cuando por José fuiste bajado de la cruz: Concédenos, piadosísimo Señor, que por tu muerte y sepultura santa, y por los dolores y angustias de tu Santísima Madre María, Señora nuestra, sea llevada a descansar el alma de tu siervo(a) ______ y todos los que están en el purgatorio, a la gloria de tu resurrección, donde vives y reinas con Dios Padre en la unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos.
Amén.

Si por tu preciosa sangre Señor lo(a) habéis redimido. Que lo(a) perdones te pido por tu pasión dolorosa.


Cuarto Misterio: Con la Cruz a cuestas

golgota

Por amor a nosotros Jesús cargó con la cruz y subió al Calvario. En lugar de juzgar y condenar a los demás, tenemos que hacer el esfuerzo por soportar sus defectos y ayudarlos a superarse. Sólo así imitaremos a Jesús.

¡Oh, María, traspasada de dolor en la calle de la amargura, por encontrar en ella a tu inocente Hijo, sentenciado a muerte y agobiado con el grave peso de la cruz!, este Misterio te lo ofrecemos suplicándote que nuestro(a) hermano(a) _____ y aquellos que están en el purgatorio, por tus ruegos ante Jesucristo, sean libres de la cruz de penas que padecen.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Rezar el Padre Nuestro:
Rezar 10 Avemarías:
Rezar el Gloria:

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Por tu limpia Concepción ¡oh! Soberana Princesa, de una muy grande pureza te pido de corazón, que las almas no se pierdan ni mueran sin confesión.

Señor Jesucristo, que nos dejaste las señales de tu Pasión en la sábana santa, en la cual fue envuelto tu cuerpo santísimo cuando por José fuiste bajado de la cruz: Concédenos, piadosísimo Señor, que por tu muerte y sepultura santa, y por los dolores y angustias de tu Santísima Madre María, Señora nuestra, sea llevada a descansar el alma de tu siervo(a) ______ y todos los que están en el purgatorio, a la gloria de tu resurrección, donde vives y reinas con Dios Padre en la unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos.
Amén.

Si por tu preciosa sangre Señor lo(a) habéis redimido. Que lo(a) perdones te pido por tu pasión dolorosa.


Quinto Misterio: Crucifixión y muerte de Jesús

crucificcion

“No existe amor más grande que éste: dar la vida por los amigos” (Juan 15, 13-15), había dicho Jesús. Y lo prueba sufriendo y muriendo por nosotros en la cruz. Jesús nos dejó la prueba más grande de su amor. Ahora depende de nosotros saber aprovechar este amor, renunciando a nuestra vida de pecado y tratando de empezar una nueva vida.
¡Oh desconsolada Reina, afligida Madre, desamparada Virgen!, este Misterio te lo ofrecemos para que intercedas ante tu Hijo, que nos redimió con su muerte, a fin de que nuestro(a) hermano(a) _____ y todos aquellos que están purificándose en el purgatorio se vean aliviados por Su sangre.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Rezar el Padre Nuestro:
Rezar 10 Avemarías:
Rezar el Gloria:

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Por tu limpia Concepción ¡oh! Soberana Princesa, de una muy grande pureza te pido de corazón, que las almas no se pierdan ni mueran sin confesión.

Señor Jesucristo, que nos dejaste las señales de tu Pasión en la sábana santa, en la cual fue envuelto tu cuerpo santísimo cuando por José fuiste bajado de la cruz: Concédenos, piadosísimo Señor, que por tu muerte y sepultura santa, y por los dolores y angustias de tu Santísima Madre María, Señora nuestra, sea llevada a descansar el alma de tu siervo(a) ______ y todos los que están en el purgatorio, a la gloria de tu resurrección, donde vives y reinas con Dios Padre en la unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos.
Amén.

Si por tu preciosa sangre Señor lo(a) habéis redimido. Que lo(a) perdones te pido por tu pasión dolorosa.


Oh Soberano Santuario,
Sagrario del Verbo Eterno,
Libra Virgen del infierno,
a los que rezamos tu Santo Rosario.

Emperatriz poderosa,
consuelo de los mortales,
Ábrenos, Virgen, el cielo,
con una muerte dichosa,
y danos pureza de alma,
Tú que eres tan poderosa.


Avemarías por la Fe, Esperanza y la Caridad:

maria3Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima antes del parto. En tus manos encomendamos nuestra fe para que la ilumines y el alma de nuestro(a) hermano(a) _____ para que la salves. Llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita Tú eres, entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega Señora por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

maria3Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima en el parto. En tus manos encomendamos nuestra esperanza, para que la alientes y el alma de nuestro(a) hermano(a) _____ para que la salves. Llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita Tú eres, entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega Señora por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

maria3Dios te salve, María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen Purísima después del parto. En tus manos encomendamos nuestra caridad para que la inflames y el alma de nuestro(a) hermano(a) _____ para que la salves. Llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita Tú eres, entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega Señora por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

Dios te salve, María Santísima, Templo, Trono y Sagrario de la Santísima Trinidad. Virgen concebida sin la culpa del pecado original.
Amén.


El Salve:

diostesalve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve, a Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.
Amén.


Petición:

maria3Pidamos a la Virgen María que interceda por el alma de nuestro hermano(a) _____ y por quienes se están purificando en el purgatorio, así como por los que aún vivimos, para que alcancemos de Dios la resignación, el consuelo y la paz; invocándola con los títulos más bellos, que durante siglos, el pueblo cristiano ha ido descubriendo en su honor.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades; antes bien, líbranos de todos los peligros, oh Virgen Gloriosa y Bendita.
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.
Amén.

Por estos misterios santos de los que hemos hecho recuerdo, te pedimos, ¡oh María!, de la Fe santa el aumento; la exhaltación de la Iglesia; del Papa el mejor acierto; de la Nación (mencionar su país), la unión y feliz gobierno. Que el gentil conozca a Dios; que el hereje vea sus yerros. Que todos los pecadores tengamos arrepentimiento. Que los cautivos cristianos sean libres de cautiverio. Goce de puerto el navegante y de salud a los enfermos. Que en el purgatorio logren las ánimas refrigerio. Y que este santo sacrificio tenga efecto tan completo en toda la cristiandad, que alcancemos por su medio, el ir a alabar a Dios en tu compañía en el cielo.
Amén.


Oración del Santo Sudario

logoSeñor Jesucristo, que nos dejaste las señales de tu Pasión en la sábana santa, en la cual fue envuelto tu cuerpo santísimo cuando por José fuiste bajado de la cruz: Concédenos, piadosísimo Señor, que por tu muerte y sepultura santa, y por los dolores y angustias de tu Santísima Madre María, Señora nuestra, sea llevada a descansar el alma de tu siervo(a) ______ y todos los que están en el purgatorio, a la gloria de tu resurrección, donde vives y reinas con Dios Padre en la unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos.
Amén.


Oremos:

logoTe rogamos nos concedas, Señor Dios nuestro, gozar de continua salud de alma y cuerpo, y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, vernos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.


Peticiones Finales:

logoPidamos a Dios, una vez más, por el eterno descanso de nuestro hermano(a) _____ y por las necesidades de la Iglesia y el mundo entero.
*A cada petición respondemos: Te rogamos Señor.

-Por todos nuestros familiares y amigos difuntos, para que Dios limpie completamente su alma de toda mancha de pecado y les conceda el descanso eterno.
Te rogamos Señor.

-Por todos los que están por dejar este mundo, para que se arrepientan de sus pecados y entreguen su vida a Cristo, como ofrenda agradable.
Te rogamos Señor.

-Por todos los que no conocen a Cristo, para que Dios mueva su corazón y les conceda la oportunidad de conocerlo y entregarse a Él, sin reservas.
Te rogamos Señor.

-Por todos nosotros, para que estemos siempre preparados para el gran encuentro con Cristo.
Te rogamos Señor.

-Por los pastores de la Iglesia, para que prediquen con valentía y autenticidad la Palabra de Dios y así vayan despertando en los feligreses el sentido verdadero de la vida y de la muerte.
Te rogamos Señor.


Oración de los fieles:

logoPidamos por nuestro(a) hermano(a) _____ a nuestro Señor Jesucristo, que ha dicho: Yo soy la Resurrección y la Vida, el que cree en Mí aunque haya muerto vivirá y el que está vivo y cree en Mí no morirá para siempre.
*A cada petición respondemos: Te lo pedimos, Señor.

-Señor, Tú que oraste en la tumba de Lázaro dígnate enjugar nuestras lágrimas.
Te lo pedimos, Señor.

-Tú que resucitaste a los muertos. Dígnate dar la vida eterna a nuestro(a) hermano(a)_____
Te lo pedimos, Señor.

-Tú que perdonaste en la cruz al buen ladrón y le prometiste el paraíso, dígnate perdonar y llevar al cielo a nuestro(a) hermano(a) _____
Te lo pedimos, Señor.

-Tú que has purificado a nuestro(a) hermano(a) _____ con el agua del bautismo y lo ungiste con el óleo de la confirmación. Dígnate admitirlo entre tus santos y elegidos.
Te lo pedimos, Señor.

-Tú que alimentaste a nuestro(a) hermano(a) _____ con tu Cuerpo y tu Sangre. Dígnate también admitirlo en la Mesa de tu Reino.
Te lo pedimos, Señor.

-Y a nosotros que lloramos su muerte, dígnate confortarnos con la fe y la esperanza de la vida eterna.
Te lo pedimos, Señor.

Letanías de la Virgen María

opn2

Las Letanías de la Virgen María se recitan al final del Rezo del Santo Rosario, ya sea después de los 15 misterios o al final de los 5 misterios del día (si no tiene tiempo para rezar los 15 misterios diarios que con tanta insistencia nos pide la Santísima Virgen María). Las Letanías pueden ser también recitadas en cualquier momento pero su uso esta ampliamente asociado con la devoción del Santísimo Rosario de la Virgen María.

**Las frases coloreadas en verde corresponden la parte responsorial de las Letanías.


Señor, ten piedad de él (ella)
Señor, ten piedad de él (ella)

Cristo, ten piedad de él (ella)
Cristo, ten piedad de él (ella)

Señor, ten piedad de él (ella)
Señor, ten piedad de él (ella)

Cristo, óyenos
Cristo, óyenos

Cristo, escúchanos
Cristo, escúchanos

Dios, Padre celestial,
Ten piedad de él (ella).

Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Ten piedad de él (ella).

Dios, Espíritu Santo,
Ten piedad de él (ella).

Santísima Trinidad, un solo Dios,
Ten piedad de él (ella).

Santa María,
Ruega por él (ella) (emplear esta respuesta de ahora en adelante).
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
Perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
Escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
Ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

ORACIÓN
Te rogamos nos concedas, Señor Dios nuestro, gozar de continua salud de alma y cuerpo, y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, vernos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutar de las alegrías eternas. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria por las intenciones del Papa.
En el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo, Amén.