Rosario de liberación y Sanidad

Se trata del Rosario enseñado por el Sacerdote Colombiano, el Padre Moisés Lárraga (QEPD) y que a diferencia del Rosario de la Virgen María, no emplea al Avemaría como oración principal. Este Rosario de Liberación y Sanación esta compuesto de 5 misterios, cada de ellos compuesto a su vez por cuatro súplicas que han de ser repetidas una después de la otra un total de 10 veces. El texto en verde corresponde a la parte responsorial.

El Rosario de Liberación y Sanidad inicia con la Señal de la Cruz.

SALMO 91 (90)

Tú que habitas al amparo del Altísimo,
a la sombra del Todopoderoso,
dile al Señor: mi amparo, mi refugio
en ti, mi Dios, yo pongo mi confianza.

El te libra del lazo
del cazador que busca destruirte;
te cubre con sus alas
y será su plumaje tu refugio.

No temerás los miedos de la noche
ni la flecha disparada de día,
ni la peste que avanza en las tinieblas
ni la plaga que azota a pleno sol.

Aunque caigan mil hombres a tu lado
y diez mil a tu diestra,
tú permaneces fuera de peligro;
su lealtad te escuda y te protege.

Basta que tengas tus ojos abiertos
y verás el castigo del impío
tú que dices: “Mi amparo es el Señor”
y que haces del Altísimo tu asilo.

No podrá la desgracia dominarte
ni la plaga acercarse a tu morada,
pues ha dado a sus ángeles la orden
de protegerte en todos tus caminos.

En sus manos te habrán de sostener
para que no tropiece
tu pie en alguna piedra;
andarás sobre víboras y leones
y pisarás cachorros y dragones.

“Pues a mí se acogió, lo libraré,
lo protegeré, pues mi Nombre conoció.
Me llamará, yo le responderé
y estaré con él en la desgracia.

Lo salvaré y lo enalteceré.
Lo saciaré de días numerosos
Y haré que pueda ver mi salvación”.

Libera Jesús a tu pueblo, libera Jesús a los hombres enfermos y mujeres, por el odio, el vicio, la apatía religiosa; libéranos Jesús de la influencia maligna, ¡rompe las cadenas a través de esta alabanza!

 

Credo de Nicea

Creo en un solo Dios,
Padre todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios,
Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros lo hombres,
y por nuestra salvación
bajó del cielo,
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen,
y se hizo hombre;
y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.

Creo en la Iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo bautismo
para el perdón de los pecados.
Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.
Amén.

Si Jesús me libera, quedo verdaderamente liberado.
Si Jesús me libera, quedo verdaderamente liberado.

Primer Misterio

Jesús ten piedad de mí
Jesús ten piedad de mí

Jesús sáname
Jesús sáname

Jesús sálvame
Jesús sálvame

Jesús libérame
Jesús libérame

10 Veces:

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Si Jesús me libera, quedo verdaderamente liberado.
Si Jesús me libera, quedo verdaderamente liberado.

Por el Santo Nombre de Jesús Padre, te pedimos que nos liberes, por el Santo Nombre de tu Hijo Jesucristo sana a los enfermos, por el Santo Nombre de tu Hijo Jesucristo libera nuestra familia, libera nuestra casa, por el Santo Nombre de tu Hijo Jesucristo libéranos de nuestros enemigos, por el Santo Nombre de tu Hijo Jesucristo, libéranos Jesús de la corrupción y los vicios, por el Santo Nombre de tu Hijo Jesucristo, libéranos Jesús de la desgracia, de la pobreza, de los fracasos, de los accidentes, de las enfermedades. Al Nombre de Jesús toda rodilla se doble, en la tierra en el Cielo y los abismos, y toda lengua proclame que Jesús es el Señor.

Segundo Misterio

Jesús ten piedad de mí
Jesús ten piedad de mí

Jesús sáname
Jesús sáname

Jesús sálvame
Jesús sálvame

Jesús libérame
Jesús libérame

10 Veces:

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Si Jesús me libera, quedo verdaderamente liberado.
Si Jesús me libera, quedo verdaderamente liberado.

Padre Santo, Padre Bueno, Padre Misericordioso, por el amor que le tienes a tu Hijo Jesucristo, y por su dulce Nombre, hoy te pedimos que tengas compasión de los enfermos, que libres a los oprimidos. Padre bueno: muchos hombres y mujeres estamos oprimidos, por los vicios, por el resentimiento, por el recuerdo de una amarga infancia, por el abandono de un padre o de una madre. Padre bueno: por el dulce Nombre de tu Hijo Jesucristo, libéranos; muchos hombres y mujeres hemos andado en la corrupción y el pecado; en la brujería, en los horóscopos; en la ouija, en el satanismo, ¡libéranos por el Santo Nombre de tu Hijo Jesucristo, porque al Nombre de Jesús toda rodilla se dobla en el Cielo, la tierra y los abismos, y toda lengua proclama que Jesús es el Señor.

Tercer Misterio

Jesús ten piedad de mí
Jesús ten piedad de mí

Jesús sáname
Jesús sáname

Jesús sálvame
Jesús sálvame

Jesús libérame
Jesús libérame

10 Veces:

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Si Jesús me libera, quedo verdaderamente liberado.
Si Jesús me libera, quedo verdaderamente liberado.

Al Nombre de Jesús ¡huye el espíritu de la lujuria!, al Nombre de Jesús ¡huye el espíritu de la ambición!, al Nombre de Jesús ¡huye el espíritu del resentimiento y del odio!, al Nombre de Jesús ¡huye el espíritu de pereza espiritual!
El Nombre de JESÚS unifica a las familias, santifica a los hijos.

Cuarto Misterio

Jesús ten piedad de mí
Jesús ten piedad de mí

Jesús sáname
Jesús sáname

Jesús sálvame
Jesús sálvame

Jesús libérame
Jesús libérame

10 Veces:

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Si Jesús me libera, quedo verdaderamente liberado.
Si Jesús me libera, quedo verdaderamente liberado.

¡Bendito seas Señor! ¡Alabado sea el Señor!, a ti el honor y la Gloria; ¡Oh dulce Nombre de Jesús! ¡Oh dulce Nombre de Jesús! ¡Oh dulce Nombre de Jesús! ¡Ten compasión de tu pueblo Señor!, ten compasión de tu pueblo.

Quinto Misterio

Jesús ten piedad de mí
Jesús ten piedad de mí

Jesús sáname
Jesús sáname

Jesús sálvame
Jesús sálvame

Jesús libérame
Jesús libérame

10 Veces:

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Si Jesús me libera, quedo verdaderamente liberado.
Si Jesús me libera, quedo verdaderamente liberado.

Al Nombre de Jesús toda rodilla se dobla, en el Cielo, en la tierra y en los abismos, y toda lengua proclame que Jesús es el Señor.

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal.
Líbranos Señor de todo mal.

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal.
Líbranos Señor de todo mal.

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal.
Líbranos Señor de todo mal.

Jesús ten piedad de mí
Jesús ten piedad de mí

Jesús sáname
Jesús sáname

Jesús sálvame
Jesús sálvame

Jesús libérame
Jesús libérame

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal.
Líbranos Señor de todo mal.

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María!, ruega por nosotros Santa Madre de Dios para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.
Amén.

Ave María Purísima.
Sin pecado concebida .

Ave María Purísima.
Sin pecado concebida .

Ave María Purísima.
Sin pecado concebida .


Nota del Padre Moisés Lárraga: El Señor está liberando mucho a través de este rosario de liberación. Se puede aplicar por otras personas (en vez de decir “Jesús ten piedad de mi”, se puede decir “Jesús ten piedad de……” – nombre de la persona a la que se quiere liberar). Cuando se ofrece como NOVENA, aumenta su eficacia.