Regla Mariana a la Theotokos

Cuando todo parecía indicar que esta hermosa devoción mariana estaba condenada a desaparecer sin mas remedio, fue rescatada por el santo Serafín de Sarov, quien la practicaba a diario y recomendaba a los fieles, el rezo de por lo menos 5 decenas diarias según las posibilidades de cada quien.
Este Santo ruso es muy conocido por su gran amor a la Virgen María y por los milagros y favores que recibiera de la Theotokos (palabra griega que significa “Madre de Dios”) sobre todo en los momentos más difíciles de su vida.

Allí en la soledad de su retiro, San Serafín regalaba a su Madre del Cielo todos los días, el rezo completo de la regla mariana a la Theotokos, arrodillado sobre una enorme piedra y frente a un icono de la Virgen María y con la eventual compañía de animales salvajes a los que alimentaba con sus propias manos.
Así pasaría miles de noches, honrando y venerando a la Madre Dios. Esto se supo gracias a su pequeño diario, mismo en el que llevaba registro de todos los prodigios obtneidos de la Madre de Dios por medio del rezo de la regla mariana.

San Serafín, hacia insistencia en la práctica de esta devoción -completa- (las 15 decenas) todos los días, y la consideraba como una condición fundamental para obtener los favores y protección de la Madre de Dios.