Quién es la ramera de Babilonia

Quién es la Gran Ramera de Babilonia? Esta es la pregunta que generación tras generación se ha venido haciendo, ignorando que la respuesta, siempre ha estado escrita en el mismo libro…

Como nos cuenta el conocido apologista Frank Morera (quien basa sus argumentos en la obra de David Chilton: Días de retribución), el gran problema con la lectura de este libro, es que comúnmente es interpretado fuera del contexto para el que originalmente fue escrito, y he aquí que gracias a esto, se construyan las interpretaciones más “alucinadas” sobre el tema.

La Ramera de Babilonia es una de las figuras más delirantemente utilizadas por la Apostasía y es a quien erróneamente identifican con la Iglesia Católica, insultando así a Jesús, esposo de esta. Pero partamos de la base de que el Apocalipsis, es un Libro encarnado en la Biblia, y que como todo Libro Profético, habla del presente que se vive, en el momento que el Señor da la Palabra de Profecía. “La Gran Babilonia” en lenguaje bíblico simboliza el poder pagano y los perseguidores del pueblo de Dios.

Muchas de las alegorías empleadas en el Apocalipsis, están basadas en las ceremonias celebradas por los sumos sacerdotes en el templo de Jerusalén, de tal suerte, que pierden su sentido original cuando intentamos interpretarlas con mentalidad del siglo XXI o mucho peor aún, si pretendemos emplearlas para un tiempo diferente. Sólo quienes participaron en aquellas ceremonias, entienden muchas de las alusiones empleadas en este libro. Dicho esto, es necesario establecer que a la Ramera de Babilonia, se la ha ubicado en tiempo y espacio. En cuanto su ubicación temporal se refiere, es puesta en claro en el primer párrafo del primer versículo del libro de revelaciones dice:

La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto...”

La palabra “pronto“, no connota de ninguna manera o hace alusión al concepto «futuro lejano». Muy por el contrario, significa “en breve”, “casi de inmediato”, por lo tanto, deben de ser tomadas como referencia de ubicación temporal de los sucesos que están próximos a ser descritos en ese libro.

Otro indicio importante, asoma en Mateo 23:34-36, en donde Jesús advierte, que el castigo llegará sobre aquella generación:

“Por tanto, he aquí yo os envío profetas y sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad; para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar. De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación”.

También el episodio bíblico en el que Jesús llora por Jerusalén:

Cuando se acercó, al ver la ciudad, lloró sobre ella, diciendo: ¡Si tú también hubieras sabido en este día lo que conduce a la paz! Pero ahora está oculto a tus ojos. Porque sobre ti vendrán días, cuando tus enemigos echarán terraplén delante de ti, te sitiarán y te acosarán por todas partes. Y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no conociste el tiempo de tu visitación“.
Lucas 19:41-44

Aquí es necesario entender, que Juan escribió el Apocalipsis mientras se encontraba exiliado en la isla de Patmos, y muy probablemente, antes de la destrucción del templo de Jerusalén a manos de Tito, y que tuvo lugar entre los años 70-73.

En cuanto su ubicación espacial, se nos ha provisto de información insuficiente, pues Juan nos dice que la Ramera descansa sobre 7 colinas.
La ciudad de Roma descansa sobre 7 colinas: Palatino, Capitolino, Quirinal, Viminal, Esquilino, Celio y Aventino. La ciudad de Jerusalén también: Goath, Gareb, Acra, Besetah, Sion, Ophel y Moria.
Por lo tanto, es necesario buscar más elementos que nos ayuden a identificar a la Gran Ramera.

Cómo es la Ramera de babilonia?


lgr“Y me llevó en el Espíritu a un desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata, llena de nombres blasfemos, y que tenía siete cabezas y diez cuernos. La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada con oro, piedras preciosas y perlas, y tenía en la mano una copa de oro llena de abominaciones y de las inmundicias de su inmoralidad, y sobre su frente había un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA. Y vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los testigos de Jesús”.

Apocalipsis 17:3-7

El primero de estos elementos, ha de ser el que describe más precisamente a esta mujer: se la presenta como una ramera. Esto descarta a la ciudad de Roma, pues a lo largo de las Sagradas Escrituras, sólo una ciudad es descrita como tal por haberse alejado de Dios y por haber adorado ídolos: Jerusalén.

“¿Cómo te has convertido en ramera, oh ciudad fiel? Llena estuvo de justicia, en ella habitó la equidad; pero ahora, los homicidas”.
Isaías 1:21
“Porque desde muy atrás rompiste tu yugo y tus ataduras, y dijiste: No serviré. Con todo eso, sobre todo collado alto y debajo de todo árbol frondoso te echabas como ramera”.
Jeremías 2:20
“No te alegres, Israel, con gran júbilo como las naciones, porque te has prostituido, abandonando a tu Dios; has amado el salario de ramera sobre todas las eras de grano”.
Oseas 9:1
“¡Qué débil es tu corazón —declara el Señor Dios— cuando haces todas estas cosas, las acciones de una ramera desvergonzada! Cuando edificaste tu santuario en toda cabecera de camino y te hiciste tu lugar alto en cada plaza, al desdeñar la paga, no eras como la ramera. ¡Mujer adúltera, que en lugar de su marido recibe a extraños! A todas las rameras les dan regalos, pero tú dabas regalos a todos tus amantes y los sobornabas para que vinieran a ti de todas partes para tus prostituciones. En tus prostituciones eras distinta de las otras mujeres: nadie te solicitaba para fornicar; tú dabas la paga, pero a ti ninguna paga se te daba. Eras distinta.
Por tanto, ramera, oye la palabra del Señor. Así dice el Señor Dios: Por cuanto fue derramada tu lascivia y descubierta tu desnudez en tus prostituciones con tus amantes y con todos tus detestables ídolos, y a causa de la sangre de tus hijos que les ofreciste, por tanto, he aquí, yo reuniré a todos tus amantes con quienes te gozaste, a todos los que amaste y a todos los que aborreciste; los reuniré de todas partes contra ti, descubriré tu desnudez ante ellos y ellos verán toda tu desnudez…”
Ezequiel 16:32-37

La ciudad que mató a sus profetas

En la descripción, se nos dice que la ramera, estaba ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los testigos de Jesús. A lo largo de Mateo 23:24-37, Cristo se lamenta de la conducta de Jerusalén y la reprime severamente.

“!!Guías ciegos, que coláis el mosquito, y tragáis el camello!
!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de robo y de injusticia.
!!Fariseo ciego! Limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera sea limpio.
!!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.
Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.
!!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque edificáis los sepulcros de los profetas, y adornáis los monumentos de los justos, y decís: Si hubiésemos vivido en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en la sangre de los profetas.
Así que dais testimonio contra vosotros mismos, de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas.
!Vosotros también llenad la medida de vuestros padres!
!!Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?
Por tanto, he aquí yo os envío profetas y sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad; para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar. De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación”.

Pero es realmente en el libro de Lucas donde Jesús es mucho más especifico:

“!Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! !!Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!”
Lc. 13.34-35

Un aspecto muy importante

Un aspecto muy importante queda de manifiesto a continuación:

“Alégrate cielo por su ruina. Alégrense Santos Apóstoles y PROFETAS, por que al condenarla Dios les hizo justicia a ustedes…”
Apocalipsis 18, 20-24.

Esto muestra que la Ramera persiguió a Apóstoles y Profetas. Los Apóstoles solo existieron en el Siglo I y los Profetas en el Antiguo Testamento, cuando no existía el Vaticano, sin embargo JERUSALÉN SI persiguió y mato a Profetas, Apóstoles y Santos.

Vestida de púrpura y joyas

Los Sumos Sacerdotes de Jerusalén se vestían de púrpura, se enjoyaban y daban un culto profanado en vasos de oro. En este enlace se puede apreciar la indumentaria empleada por los sumos sacerdotes en aquellos días con el chaleco bordado o efod y la bolsa del pecho, de oro con 12 piedras preciosas incrustadas.. Por cuestiones de derechos de autor, nos es imposible incluir la imagen en este artículo. Abrir enlace para ver imagen.

El versículo que debió haber bastado

Este versículo es más que concluyente pues descarta por completo a Roma e identifica plenamente a Jerusalén:

“Y sus cadáveres yacerán en la calle de la gran ciudad, que simbólicamente se llama Sodoma y Egipto, donde también su Señor fue crucificado”.
Apocalipsis 11:8

Este sólo versículo debería de bastar para tirar por los suelos la versión que pretende presentar a Roma como si fuese este funesto “personaje”. Nuestro Señor Jesucristo, no fue crucificado en Roma. Fue crucificado en Jerusalén.

En resumen

“Apóstoles y PROFETAS, por que al condenarla Dios les hizo justicia a ustedes”, esto muestra que la Ramera persiguió a Apóstoles y Profetas. Los Apóstoles solo existieron en el Siglo I y los Profetas en el Antiguo Testamento cuando no existía el Vaticano, sin embargo JERUSALÉN SI persiguió y mato a Profetas, Apóstoles y Santos.

-Jerusalén y no Roma es quien ha matado Profetas y Apóstoles.
-Jerusalén y no Roma es la Gran ciudad donde Jesús fue crucificado.
-Jerusalén también se sienta sobre siete colinas.
-Jerusalén es llamada repetidamente por los profetas prostituta en la Biblia.
-Los Sacerdotes de Jerusalén se vestían de púrpura y oro.
-Jerusalén bebió la copa de la ira de Dios.

 

Conclusión

Si vemos a la Ramera de Babilonia fuera del contexto Bíblico y desligada del Pacto, podemos dar rienda suelta a nuestras fantasías o rencores, esto será una profecía de uso personal y esto es la NO VOLUNTAD DE DIOS. Viendo a la Ramera de Babilonia dentro del Pacto, definitivamente no puede ser Roma, pues nada tiene que ver Roma con las Profecías ni con el Pacto, la Ramera de Babilonia, es la Jerusalén Apóstata que no Cumplió las estipulaciones del Pacto y que fue destruida por quien se alío en comercio contra el Mesías y sus seguidores, como lo estipula el pacto, a este incumplimiento, solo es posible la destrucción y la muerte, la Iglesia naciente debe salir de este Templo, de su culto y de su Ley.
Jerusalén y el Templo fueron arrasados en el año 70 (70 semanas de Samuel como indica toda profecía de la Antigua Ley) y de ellos no quedo piedra sobre piedra, el actual Israel es una Nueva Nación que nada tiene que ver con un pacto que perdió.

Ya lo sabes Católico: La siguiente vez que alguien te sugiera en nombre de Roma…dile que aquí en estos enlaces podrá encontrar información más que suficiente para que pueda salir de su ignorancia, pero sobre todo, para dejar de insultar a Nuestro Señor Jesucristo.

Fuentes
David Chilton, (1988). Días de retribución: Una Exposición del Libro de Apocalipsis.
Frank Morera: http://apologeticasiloe.net/Apologetica/Apocalipsis%201.htm
http://www.ewtn.com/v/experts/showmessage.asp?number=643682
Padre Jordi Rivero: http://www.corazones.org/apologetica/ramera_apocalipsis.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *