¿Puede un objeto perder la bendición?

cdsb-150x150No. De ninguna manera. Un objeto bendecido por un sacerdote jamás pierde la bendición. De hecho, es práctica común de algunas personas muy devotas, el comprar medallas de San Benito, Milagrosas o Rosarios, hacerlos bendecir por el sacerdote de su parroquia, para luego regalarlos a familiares y conocidos.  Tampoco se pierde la bendición a consecuencia de limpiar, lavar, pintar o restaurar el objeto.

La bendición, tampoco se desvanece con el pasar del tiempo, ni mucho menos es necesario “reforzarla” con agua bendita. Tampoco es necesario salpicar agua bendita sobre objetos que hayan recibido la bendición, a manera de “recargarlos”.

Es muy diferente, si el objeto en cuestión es vendido, así se intente lucrar con su bendición o no. Al cometer tal acción, se cae en pecado de simonía (nombre que proviene del personaje Bíblico “Simón el mago”, quien pretendiese comprar para sí, los dones de los apóstoles de Cristo). Por ejemplo, no se puede vender un objeto religioso “pues ha recibido la bendición del Padre Pio”, o vender  Rosarios en Internet que “han recibido la bendición del Santo Padre”. Un objeto que ha recibido la bendición NO puede ser vendido, y si lo es, pierde la bendición.

Muy por el contrario, no hay en absoluto problema alguno con el comercio de objetos religiosos que aún no han recibido la bendición.

Tampoco se puede combinar el agua bendita ni la sal, con limpiadores o químicos de ningún tipo. Ten en cuenta que todo objeto religioso que recibe la bendición, se eleva a la calidad de “Sacramental” y como tal,  su uso está reservado exclusivamente para Dios.

“Gratis lo recibisteis, gratis lo daréis”.
Mateo 10, 8

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *