“Cuando las tribulaciones de espíritu y los padeceres del cuerpo parecieren oprimir y hacer naufragar, en ese mar sin fondo, una mirada a mi Sagrada Imagen será como la estrella del desamparado, pronta a escuchar sus gemidos y calmar sus llantos. Esta devoción será el pararrayo entre la Justicia Divina y el mundo prevaricador, para impedir que se descargue sobre esta tierra culpable, el formidable castigo que merece.”

Así se refería, hace cuatro siglos, la Santísima Virgen, al carácter profético que envolvía a la devoción a Nuestra Señora de El Buen Suceso, y la existencia de la Venerable Sierva de Dios, Madre Mariana de Jesús Torres, y acrecentó algo que nos dice mucho al respecto de nuestros días.

En 1634, la Reina del Cielo y de la Tierra así profetizó:

“La consoladora invocación de El Buen Suceso… será la sustentación y salvaguarda de la Fe ante la total corrupción del siglo XX”.

“Es voluntad de Dios reservar esta invocación y tu vida”, indicó Nuestra Señora a la Madre Mariana en alguna ocasión, para aquel siglo, cuando la corrupción de las costumbres será general, y la luz preciosa de la Fe estará ya casi extinguida.

En sus Revelaciones, que impresionan por su precisión y riqueza de detalles, la Reina de los Cielos, describía los días que corren y el futuro hacia al cual el mundo camina. Habló por tanto, de las terribles pruebas que habrían en el siglo 20, por ende, en el siglo 21.

Para avalar la credibilidad de previsiones hechas por una persona, abarcando épocas diferentes, es de buena ley considerar si algunas ya se cumplieron y de qué modo.

En el caso de los escritos de la Madre Mariana, conocidos con el nombre de “El Cuadernón”, es históricamente comprobado, que la mayor parte de las revelaciones que Nuestra Señora le hizo, se cumplieron, y con tanta exactitud, que no sería prudente poner en duda lo que aun está por realizarse.

A continuación, ponemos a consideración, algunos trechos de lo indicado por la Santísima Virgen de El Buen Suceso, tomados de la “Vida Admirable de la Madre Mariana de Jesús Torres”, de autoría del Padre Manoel de Souza Pereira, en sus tres tomos en castellano.

Para un mejor entendimiento, las partes correspondientes a las revelaciones, las hemos colocado en cursiva y negrillas.

Profecías ya cumplidas

1.-Independencia del Ecuador

La Santísima Virgen en sus mensajes, trazaría el mapa de la verdadera historia del Ecuador naciente y el del futuro. Entre esas varias revelaciones, citamos la de la aparición del 16 de Enero de 1599:

“La Patria en que vives dejará de ser Colonia y será República libre, entonces se llamará Ecuador. Y necesitará de almas heroicas para sustentarse en medio de tantas calamidades públicas y privadas”. En el año de 1830, se formaba la República, precisamente bajo el nombre señalado por Nuestra Señora, doscientos años atrás. Ese nombre era Ecuador.

2.-Presidente verdaderamente cristiano, que recibirá la palma del martirio

Otra profecía verdaderamente impresionante, señalaba:

“En el siglo 19 habrá un Presidente de veras cristiano, varón de carácter, a quien Dios Nuestro Señor, le dará la palma del martirio en la misma plaza dónde se encuentra éste mi convento; Consagrará la República al Divino Corazón de mi Amantísimo Hijo, y esta consagración, sostendrá la Religión Católica en los años posteriores, los cuales serán aciagos para la Iglesia”

Esta Revelación tendría su cumplimiento en dos fechas distintas, más con un solo personaje, a quien Nuestra Señora de El Buen Suceso, se refirió en términos muy honrosos en más de una ocasión.

En efecto, el 25 de Marzo de 1874, durante el gobierno del re-electo presidente, Gabriel García Moreno, el Ecuador se convertiría en el primer país en el mundo, en ser consagrado al Sacratísimo Corazón de Jesús.

Un año más tarde, el 6 de Agosto de 1875, primer Viernes de mes, luego de comulgar en la Iglesia de Santo Domingo, y de dar los últimos repasos al Mensaje Presidencial, que debería leer en la Sesión Inaugural del Congreso Nacional del día 10, García Moreno se dirigía al Palacio de Carondelet, cuando apareció el machete asesino de Faustino Rayo, alcanzando la cabeza del presidente mártir, siendo asesinado por odio a la fe.

Mientras agonizaba, consiguió mojar el dedo en su propia sangre y escribir en el suelo: DIOS NO MUERE..!
La profecía se había cumplido al pie de la letra…

3. -Proclamación de los Dogmas de La Inmaculada Concepción y de la Asunción de Nuestra Señora

También en 1634, la Santísima Virgen esta vez, le entregó a la Madre Mariana el Niño Jesús en sus brazos. Entonces Nuestro Señor le reveló:

“El Dogma de Fe de la Inmaculada Concepción de mi Madre Santísima, será proclamado en tiempos en que más esté combatida la Iglesia, y mi Vicario se encuentre cautivo. Y será proclamado el Dogma del Tránsito y Asunción de Mi Madre, en cuerpo y alma a los Cielos, cuando la Iglesia acabase de salir de un río de sangre”.

A mediados del siglo XIX, el racionalismo y el modernismo habían devastado la sociedad europea y americana. El espíritu humano profundamente trabajado por los materialistas, sentía ardiente deseos de llevar a cabo una rebelión contra lo sobrenatural.

En 1848, debido a la invasión de la Ciudad Eterna por las tropas revolucionarias, El Papa Pío IX tuvo que refugiarse en Gaeta.
Los liberales habían conseguido eliminar el derecho de enseñanza de la Iglesia, habiéndole confiscado sus bienes. El mundo asistía a uno de los momentos más difíciles y peligrosos en la historia de la Esposa Mística de Cristo.

En medio de la tormenta, y ante un mundo ya decidido a alejarse de Dios, Pío IX, proclama, el 8 de Diciembre de 1854, el Dogma de la Inmaculada Concepción. Y el 15 de Agosto de 1950, cinco años del final de la Segunda Guerra Mundial, en la cual murieron más de 40 millones de personas, el Papa Pío XII, lo hacía con el Dogma de la Asunción.

4.-El Santo Cura de Ars

En el año de 1634, en la última aparición a su fiel sierva, Nuestra Señora anunciaba lo siguiente:

“Los sacerdotes, a partir del siglo XIX, deberán amar con toda el alma a Juan María Vianney, un siervo mío que la bondad divina prepara para con él congratular a aquellos siglos, como modelo ejemplar de sacerdote abnegado”.
El 8 de mayo de 1786, en Dardilly, pequeña ciudad perdida en las montañas que circundan Lyon, Francia, nacía el propio modelo de sacerdote, el santo Cura de Ars.

5.-Canonización de la Madre Beatriz de Silva

En su testamento espiritual, la Madre Mariana de Jesús Torres, hablando del nexo existente entre Concepcionistas y Franciscanos a través de la Regla que normaba ambas Ordenes, decía a sus hijas:

“Quien pretenda privarse de Francisco y Beatriz, no pertenecerá a la real y verdadera Orden Concepcionista Franciscana. Y por tanto, ni este santo Padre Francisco ni la Santa (sic) Beatriz las reconocerán como hijas. Ella subirá a los altares en el siglo XX”.

En 1492, luego de fundar la Orden de la Inmaculada Concepción, moría en España la Madre Beatriz de Silva. En 1976, cerca de 500 años después, era canonizada…

Fuentes

Adaptado de una serie de documentos publicados originalmente en http://www.traditioninaction.org/OLGS/olgshome.htm

Traducción y Adaptación por Proyecto Emaús.