[alert-success]ChurchMilitant.com –
Autor: Bradley Eli, M.Div., MA.Th
Artículo original – Traducción: Proyecto Emaus[/alert-success]

Diego Duterte: “De todas las instituciones, la más hipócrita es la Iglesia Católica”.

El presidente electo de Filipinas, Rodrigo Duterte, sigue con sus ataques a la Iglesia Católica y a sus obispos.
Duterte recientemente elegido presidente en la predominantemente Católica Filipinas, se expresó de manera vulgar de los obispos de aquel país durante una conferencia de prensa que tuvo lugar el sábado pasado.

“Algunas personas aquí en Filipinas no pueden pagar ni siquiera su comida o medicinas mientras ustedes disfrutan del dinero del pueblo. No tienen vergüenza de ustedes mismos? Saben qué?, la institución más hipócrita es la Iglesia Católica.”

Duterte quien es actualmente alcalde de la ciudad de Davao y asumirá la presidencia el 30 de Junio, esta molesto con los obispos por decir a la gente que no voten por el. Luego de su apabullante victoria de 6 millones de votos sobre su más cercano rival, Duterte se mofó de los obispos diciéndoles “Ven, fueron capaces de detenerme?”

Como el sitio ChurchMilitant.com reportase en Noviembre del año pasado, el auto proclamado dictador insultó al Papa Francisco llamándolo “hijo de p…”. Duterte se disculpo con los obispos después de este incidente.

El Arzobispo Socrates Villegas, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de las Filipinas, reprendió a Dutertepor el insulto al Papa. “Cuando un hombre que es admirado y amado como lo es el Papa Francisco, es insultado por un candidato político y la audiencia se ríe, Yo solo puedo agachar la cabeza y afligirme con gran vergüenza”.

Apodado “El Castigador”, Duterte admite haber empleado escuadrones de la muerte para ejecutar a criminales en la ciudad de Davao, de la que fue alcalde por 20 años. En Diciembre del año pasado, Duterte prometió:

Yo voy a destruir a la Iglesia y todo lo que están haciendo. Ustedes sacerdotes, obispos, ustedes me condenan y sugieren me retire de la contienda, pero, yo comenzaré a abrir mi boca. hay tantos secretos que mantuvimos… No me fuercen a hablar por que esta religión no tiene nada de sagrado”.

Ahora, está acusando a los obispos de violar sus votos de celibato con mujeres, y de buscar favores de politicos, como autos y propiedades. Duterte reclama que esta “corrupción” es una violación del edicto constitucional que define la separación entre Iglesia y Estado.

Como alcalde, Duterte continua su promesa de matar criminales. Su vulgaridades y ofensas publicas, se extienden a “bromas” como el desear el haber sido el primero en la fila para violar a un misionero australiano que muriese en 1989 durante una revuelta de prisión en Filipinas. También habla sin tapujos sobre sus relaciones adulteras.

Como ex-católico, Duterte proclama creer en Dios pero no en la religión y cuestiona abiertamente la relevancia de la iglesia Católica en la sociedad moderna. Ha prometido también, hacer que los métodos anticonceptivos sean más fácilmente disponibles en las Filipinas, una jugada en oposición directa a las enseñanzas de la Iglesia.

El presidente electo ha anunciado que continuara revelando públicamente “los pecados de la Iglesia Católica” hasta que asuma la presidencia el próximo mes. Despues de lo cual, ha prometido ser más respetuoso.