Lifesitenews . -Tres poderosas agencias de las Naciones Unidades, respaldan la publicación de un documento que pretende cambiar las enseñanzas de la Iglesia Católica sobre el tema de la contracepción, pero que además incluiría, cambios sobre homosexualidad, masturbación y fertilización In Vitro.

El documento ha sido preparado por el disidente y ex-sacerdote John Wijngaards y cuenta hasta el momento, con más de 100 firmas de respaldo de académicos católicos disidentes y de un pequeño número de no católicos.

El documento en cuestión, es parte de los preparativos para el 2018, del 50 aniversario de la encíclica Papal Humanae Vitae, la que reafirmó las enseñanzas de la Iglesia sobre la anticoncepción, como moralmente incorrecta y no permisible entre Católicos casados.

La declaración de Wijngaard, ha puesto la mira sobre el tema de la infalibilidad de la enseñanza católica sobre la anticoncepción, pues sostiene que no puede ser considerada infalible por no ser una “verdad revelada”, ni mucho menos explica o defiende una verdad de “la revelación Cristiana.”

Académicos de universidades alrededor del mundo, sostienen que el acto conyugal, no necesita estar abierto a la transmisión de la vida, ya que implica muchos otros fines, incluidos; el “placer, el amor, la comodidad, la celebración y el compañerismo.”

El documento convoca un nuevo proceso democrático dentro de la Iglesia, donde “expertos” (que no solamente incluiría “expertos católicos”) puedan examinar diversos temas y determinar, cual debería ser la enseñanza católica sobre los mismos. Los firmantes, esperan que este “conclave” de “expertos”, pueda cambiar las enseñanzas sobre masturbación, relaciones homosexuales y fertilización In Vitro.

Este documento esta siendo patrocinado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas, ONU Mujeres, y de las naciones unidas contra el SIDA, organismos poderosos cuyos presupuestos combinados suman más de mil millones de dólares al año.

Los defensores de la planificación familiar al estilo de la ONU, incluyendo en algunos casos el establecimiento de programas coercitivos de control de la población, han visto durante mucho tiempo a la Iglesia Católica, como su principal oponente. Creen que la Iglesia está en el camino de la aceptación universal de los “medios modernos de anticoncepción.”

De acuerdo con las Naciones Unidas, el mundo está ya “inundado” de anticonceptivos. Existen sólo unos pocos lugares en la tierra donde no son utilizados ampliamente.
El documento será publicado el 20 de Septiembre en el auditorio del Salvation Army de Nueva York.